Carmelopoli

sábado, 10 de noviembre de 2007

Oda a las martire

Da iguá de donde vengai, si de Huelva o de Sanluca, de América o de China. Da iguá si soi gallega o surafricana. Ustede habei nasio pa sufrí por el bien de nosotro, de los hombre gaditano que tanto os queremo, que tanto os apresiamo.

Ustede que convertí el convite de una boda en un lujo, que alegrai la vista, el olfato e, incluso, alguna vese, el gusto de todo aqué que pasa por vuestro lao y, en ocasione, hasta se atreve a acarisia vuestro cuerpo con su boca, en una espesie de orgia casi sesuá pero permitida por toas las religione.

Cuando yo era chico soñaba con ustede, imaginando el día que me hisiera mayó
y me permitieran probá el salado sabó de vuestro cuerpo, tierno y blandito que se deshasía en mi boca enmientra que por mi colusna vertebrá se recorría un repelús que me dejaba los pelo como puntilla del ocho.

¿Cómo olvidá la primera vé? Esa sensasión de visita al reino del misterio y del plasé, de probá el desconosido fruto de la pasión y de la locura. Si ya lo disia mi pare: por ustede han habio guerra, batalla, pelea, los amigo se han hecho enemigo, los vesino se han traisionao, los hermano se han retirao la palabra.

Por eso, hoy que me he enterao de que cada vé que os disponei a entregá vuestro cuerpo al plasé de un desconosio sufrí, como las martire que soi del nuevo mileno, hoy que he descubrio que nuestra pasión os duele, os quiero dedicá mi homenaje en este humilde pó.

Ustede: gamba, langostino, camarone, galera... E incluso ustede que apena os conosco: langosta, bogavante, sigala,... que formai ese maravilloso mundo del marisco y que, cada vé que os cuesen, sufrí, soi las verdadera martire que tenei que subí al reino de los sielo de los animale porque entregai vuestro sufrimiento pa el disfrute de los demá. Por ustede levanto mi vaso de servesa sin alcó y al camarero le digo: "Alberto, una de gamba".

5 comentarios:

melkart dijo...

Po ya se han quitao las ganas, hombre, con el dichoso estudio.
Pa navidad, no se que voy ha comer, me duele matar al pavo, del cerdo que me gustan hasta los andares haber si encuentro algún sitio donde los maten a besos.
El conejo me gusta un montón, pero hay que darle masajitos suaves pa que se retuerza de gustirrinin o darle el hostión trás las orejas.
Total que lo mejor era el marisco, ahora que se que sufre lo dejaré.

Vamos lo dejaré por lo caro que está, pero si la mujer se anima y lo trae, lo siento pero por mucho que le duele le hinco seguro.

Mi solidaridad a tanto sufrimiento.

Saludos

Ana dijo...

!Pues mira que seré mal pensada yo!.
Me nombrabas la primera vez, y que cuando te hicieras mayor.... y ya yo pensé.....jajaja.
Que sí, que yo tambien levanto mi copa (de tinto por fa) y brindo por las martires.
Un beso

El futuro bloguero dijo...

Pobresita gambita, pobresito langostino atigrao y qué malvado es el seño romerijo. Canalla...

bueno, otra de gambita blanca para esta parte de la barra.

kiyo, eshaté payá

manuel Rubiales dijo...

Esa muerte tiene que sé horrorosa. Puff...qué chungo quillo. Por eso hay que pensá seriamente en el génesis der jamón. En ese guarro, cochino, serdo o marrano, engordando a base de bellotas de la güena, rodeao de guarras a su disposisión, durmiendo la siesta toa las tarde debajo las encina, revorcándose por el fango como un infante de marina en los caños de San Fernando, y ar finá, peaso de tajo y jamón ar plato. Eso e de arte, picha.
Cucha, Carmelo, peaso artículo, por un momento pensé que estabas hablando de las ninfas der carnavá.

La Cibeles dijo...

http://www.lne.es/secciones/
noticia.jsp?pRef=1822_38_577672__Cuencas-bueno-leer

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner