Carmelopoli

¿Te acuerda de este pó?

martes, 7 de febrero de 2012

Ahora estoy en tuister:




Y en Feisbu:

domingo, 11 de julio de 2010

Bichos maravilloso

Yo no se porque la gente se sorprende tanto con el pulpo ese de los alemane. No me digai que no sabéis de lo que estoy hablando que hasta Setapé ha intervenio pa darle cobertura y asilo al pulpo si fuera presido. Eso porque Setapé no ha probao como pone el pulpo en lasaña Carlito en el bar Nono porque ese pulpo sí que se merece profesión internasioná que yo no he probao cosa ma rica en los día de mi vida. Esto lo dejo como dato pa los que vayan a venía a Cádiz de vacasione y pa que mi amigo Obeli se lo apunte en su bló.

Ya te digo que lo de que un bicho asierte las predisione a mi no me paread tan raro. En tó caso lo raro es que el dueño del pulpo no se esté forrando echando quinielas a costa el sefalópodo y siga recibiendo visita en un acuario, aguantando niño chico y bañandose con los delfine. Asquí podría hase una referensia al hecho de que Carlos Día proyestase un acuario como exenta Cádi en la parte de Muerto América y que, como tos los proyesto de Carlos Día se queó en ná.

Pero bueno, que ese no era el tema y no quiero ensenderme que están los del Infoca tela de procupao con los insendio. La cosa es que yo he conosio a lo largo de mi vía distinto bicho maravilloso capase de predisí el futuro. No me refiero sólo al cangrejo ese que disen que tú lo ponía en lo alto de la clasificasión del Diario de la división en la que estaba el Cádi y el cangrejo se movía hasta el puesto de la clasificasión en el que iba a está la semana siguiente. Má que ná porque el cangrejo siempre va pa atrá, má o meno como el Cádi.

Me estoy refieriendo a otros bicho maravilloso y carnavalero. Mismamente yo tenía una pareja de jilguero que eran estupendo pa adiviná el resultao en coro. Había que ponerle a tó volumen los repertorio de los coro favorito y según quien fuese a ganá asín hasìan los jilguero. Si la jilguera ponía huevo al día siguiente es que iban a ganá el coro los niño. Si los jilguero se ponían a comé, es que iba a ganá el coro del Gordo, si se ponían a cantá desafinando es que iba a ganá Faly Pastrana y si movían los ojo tó raro ramaje ganaba el Coro La Viña. Al finá tuve que soltaron porque vinieron los de la protestora de animale que disian que base escuchá los repertorio de los coro a los jilguero era maltrato animá.

No fue el primé bicho con podere que tuve. Bueno, no era mío, era de mi mare. En mi casa había un gato que sobrevivió porque en mi casa no había ningún chino y porque mi mare aprovechaba mu bien el hueso de los puchero. Po ese gato era el number one pa las comparsa. Ná má que había que ponerle un cuenco con comía y la afoto que sacaba el Diario. De donde comiera el gato, esa iba a sé primé premio y si el gato no comía sino que se cagaba ahí había cajonaso. Asín asertó desde Estampa Goyesca en adelante. Incluio el cajonaso de Caleta. El pobre estuvo a punto de morí el año que ganaron los Alcántara y, al finá, la pobre mi mare lo echó de casa cuando predijo lo de La Parra Bomba. Pensaba que había perdío los podere.

Pero lo má raro que yo he visto ha hecho lo del geranio que tenía mi Chari. Mi Chari tenía un geranio que compró en la plasa hase una jartá de tiempo. El geranio era maravilloso. Al geranio tú le ponía la astuasión de la comparsa de Martíne Are de ese año y según fuera la comparsa asín hasía. El geranio se puso presioso el año de Los Miserable y toavía mejón el año de Los Pirata. Sin en cambio, el año de La Milagrosa paresía que se iba a morí, aunque mi Chari lo regaba y lo regaba pa hasé trampa, pero el geranio sabía lo que le esperaba al Niño y se puso tó mustío. Mi Chari no quiso tirarlo y, el año siguiente, cuando escuchó La niña de mi sojo se puso otra vé presioso. Lo malo ha hecho que, despué de La Calle de la Má el geranio Martíne Are no florese ni a la de tré. El Angelín ha querio tranformarlo pa que prediga los resultao del Aragón, pero por mucho que le pone la presentasión de Araka la Kana, no hay forma de que el geranio le coja el punto y eche una puñetera fló.

sábado, 10 de julio de 2010

El peso de la caló

Aprovechando que mi Chari está mejorsita, me desidí ayé a volvé a La Caleta. Fue nuestro regreso que tuvo como gran ayuda la del médico que le ha quitao la escayola y le ha puesto una venda elástica. Como se entere de que la escayola se puede sustituí por venda elástica el dueño de la casa en la que está alquilao el Angelin, ya no arregla el gachó ni una vé má el techo la cosina, porque el dueño de la casa del Angelín con las obra es má duro que el mismísimo ministro Pepiño Blanco con su segundo puente, que con el retraso que lleva va a sé el tersero. Aunque el tema del puente lo vi a dejá pa otro día de crítica política.

Como iba disiendo, que ayé aprovechamo pa irno a La Caleta a echá la tardesita y cogé un poco de coló que nos estábamo queando má blanco que el culo de Iniesta despué de los día de baja playera que se ha cogio mi Chari y que a mi me han tocao de forma conyugá, que quiere disí, por cojone (con -yugo), porque si no, cualquiera aguanta a la parienta.

Totá, que estábamo allí sentao en la silla, mi Chari, y yo y llegó el Angelín que se puso al lao nuestra resguardaíto una mijita del levante que estaba porculerillo, aunque en La Caleta se note meno que en las playa de Puerta Tierra porque hasta pa eso tiene mi Caleta suerte. totá, que estábamo allí sentao, tomando el solesito, medio traspuestillo, los tré y al Angelín se le ocurre disí:

- ¿Tú te imagina que no biera nasio en Cádi, Carmelo? -me soltó sin anestesia el Angelín.
- Hombre, po si no fuera de Cádi me habría gustao sé de Barbate y haberme venio a viví de chico a Cádi -le contesté yo, rápidamente, entendiendo que dentro de la desgrasia de habé nasio fuera del territorio sagrao que delimita la bahía el Aslántico y las Puerta de Tierra, lo del pueblo sercano con llegada temprana a la capitá podía compensá la desgrasia. - Pero no creo que biera hecho posible porque mi pare, desde que mi mare estaba de sai mese no la dejaba crusá las Puerta de Tierra, por si acaso, no fuera a sé que tuviera un niño beduino. Asín que Barbate, mucho meno.
- No, Carmelo, me vengo a referí a no habé nasio en Cádi, habé nasio en otra familia, o en tu familia pero que tu familia no fuera de Cádi -me esplicó el Angelín.
- Pero eso es imposible. Yo no podría sé yo si no biera nasio fruto del amó y del Carnavá entre mi pare y mi mare -le contesté rechasando su propuesta por asurda. En ese momento intervino mi Chari:
- Lo que el Angelin te está intentando disí -¿cómo carajo sabe esta lo que el Angelín me está intentando disí?- que si tú fuera otra persona que no fuera de Cádi tu vida sería totalmente distinta.
- Aro, y la tuya, mi Chari, que no nos habríamo conosio -dije en tono romántico, pero resibí la respuesta de un aleteo de pestaña en plan, ni me lo cuente que me pongo pitosa asquí mismo.
- No puedo ni imaginarlo -refrendó mi Chari.
- Eso es. Yo, lo que tes quiero disí que si no fuéramo de Cádi las cosa serían mu diferente.
- Y mucho má chungo -completé yo enmientra que perdía mi mirada en el sielo caletero justo en donde confluye con el Castillo de San Sebastián.
- Aro. Porque, tú imagínate por un momento que biera sio tú de Jaén.
- Y pronunsiara las jota asín to rara, que al disí reló, paresiera un gargajo al finá que te atraganta-le añadió mi Chari.
- Ayé, con cuarenticuatro grado a la sombra, que con esa temperatura dise que hasta la saliva se evapora -continuó el Angelín.
- Que te trompiesa en la asera, te cae en la calle y en vé de una brecha te hase una quemadura de tersé grado -pensè en vó alta enmientra que me subía el caló. Pa superarlo abrí la nevera y le hise el boca a boca a una litrona fresquita.
- Con lo lejo que está Jaén de Cádi -serró el Angelín- que no hay ni autobuse.
- Pero no es cosa de distansia -retomó mi Chari-. Porque los miarma están ahí al lao y no vea el caló que pasan.
- ¿Tú te imagina a Carmelo miarma? -se cachondeó el Angelin dirigiéndose a mi Chari-. Devoto del Gran Podé, sosio del Beti, con su cadena de la Macarena.
- Como el gangoso, ma caena, ma caena -dijo entre risa mi Chari recordando el chiste de Arévalo, ese gran hombre que nunca hiso chiste de maricone ni de gangoso.
- Y leyendo a Antonio Burgo -sumó el Angelín.
- Dejarse de rollo, que me están entrando sudore -traté de cortá porque lo de Antonio Burgo me paresía mu fuerte.
- Y pasando caló, hoy. Sentao en la orilla del Guadalquiví pa vé si coge algo de fresquete, porque este con lo miseria que es no paga ni el peaje -añadió mi Chari.
- O trabajando. Porque los miarma no tienen prejubilasione, ni baja, que no tienen el arte de Cádi pa esas cosa.
- Hombre, Angelín, tampoco te pase, que no es que los miarma vayan a levantá el paí a estas altura -le corrigió mi Chari.
- Pero el caló no se lo iba a quitá nadie. Triana república independiente, pero ponerle aire condisionao.
Las carcajás de los dó se oían a la altura del Corralón. Yo cada vé me estaba acalorando má, le pegué otro buchaso al sumo de sebada embotellao pa vé si me se pasaba, pero no se habían quedao contento. Estaban dispuesto a empeorarlo.
- O que fuera de Jeré. Con el pelo engominao y su bandera de puta Cádi colgá en la mobilete -propuso el Angelin.
- Aro, y en la habitasión, en vé de la afoto de Nuestra Señora, una con el Pacheco dándome la mano -metí yo pensando en que si era yo mismo el que retomaba el cachondeo, se acabaría el cachondeo cormigo.
- La afoto de la inagurasión del sircuito. Y la camiseta asulina enmarcá en la salita. -Mi Chari no estaba dispuesta a dejá de cachonderase de mi.
- La de Mendosa. Y un autógrafo de Gorosito -empeoró el Angelin.
- Y en día como hoy, en vé de la playa tol día dando vuelta por el Ikea a vé si cogía un poco de fresquito.

Ya aquello era demasiao. Estaba notando en mi tol peso de la caló. Me levanté, me metí en el agua y estuve nadando hasta serca de agua tapá tratando de olvidá lo chunga que podría sé mi vida si yo no fuera de Cádi. Y el caló que habría pasao un día como ayé, sin sombrilla, servesita y bañito en La Caleta.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner