Carmelopoli

miércoles, 7 de noviembre de 2007

La pissina

Ayé fue un dia de estreno, como el Corpu cuando era chico, que era el día que mi madre nos compraba la ropa pa que dejaramo los churrete y las rodillera al meno durante un diita. Ayé también estrené la Carmelopedia, como tos los que estai por asqui ya sabei. Pero no solo eso, sino que también fue mi dia de estreno en la pissina. Evidantemente, hoy estoy baldao y me duele hasta el sielo de la boca, pero lo peó no fue el cansansio.

Felí por habé llegao a la dósienta entrada y por el estreno de la Carmelopedia, desidí que no había que esperá má y tocaba cogé el toro por los cuerno y desidirse por inisiá la astividá deportiva. Ya me habia enterao que el sitio má barato pa nadá en Cádi (quitando la playa) era el pabellón ese que Carlo Día hiso allí lo lejo que por poco no lo hase fuera de Cádi.

Cogí la mobilete y me fui pa allá, Mi Chari me dijo que si queria hasé ejersisio que fuera andando, pero claro, andando desde mi casa hasta Cortadura me habría dao a mi un doló de pierna y habría llegao al día siguiente. Totá, que mi mobilete fue má lejo de lo que había ido nunca y cuando llegué al pabellón me tuve que apuntá. Había una cola del carajo de larga pa apuntarse y sei gachone detrá del mostradó, pero solo una chavala atendiendo a la gente (con un escote de impresión, que to hay que disirlo) y los demá charlando, con las pata por alto. Vamo, la imagen de una ofisina gaditana.

Pa apuntarme me tuve que hasé un afoto con una camara de ese wescam que he tenio que salí pa que me peguen tré patá. Le pregunté a la chavala si podia empesá ya y me dijo que si llevaba gorro y gafa, sí. Le dije que si valia con las gafa de só, pero me dijo que no, que tenian que sé gafa de nadá, que yo no sabía que pa nadá en la pissina hisieran falta gafa, porque allí ni hay pescaito ni ná pa verlo. Totá, que me tuve que ir a una tienda de deporte que hay en la avenida y allí me compré el gorro y las gafa y to maqueao estaba preparao pa mi primé dia en la pissina.

Pasé el contró, me cambié y na má entrá me hisieron ducharme. Eso a mi no me gusta ná, porque hay que ducharse ante de entrá y despué de salí, que si voy dó vese a la semana y me ducho dó vese cada día que voy vi a subí mi media de lavao. Lo bueno es que con esa dó ducha ya no hase falta que me duche má en casa y vi a ajorrá en auga y butano.

Totá, que despué de ducharme, me desidí a entrá en el agua, hasia un poco de frio, pero yo vi esa pissina con tanta agua y tan bonita y allí fui del tirón a tirarme en bomba que es como a mi me gusta entrá en las pissina de siempre. Pegué un bombaso que yo creo que salió agua de la pissina como pa dá de bebé a sei pueblo en el sajara con tan mala suerte que un monitó de los que estaba allí con el polito amarillo acabó to chorreando. No vea el broncaso que me pegó... Será malage el tío, ni que yo fuera el primero que se tira a la bomba en una pissina.

Despué del rapapolvo, me puse a nadá, pero yo no sabia que esa pissina era tan larga. Yo daba brasá y brasá, pero la paré cada vé estaba má lejo, una agobio, una angustia me entró que ya no sabía que hasé yme agarré a un salvavida de eso que hay paralelo cada poquito porque se ve que la gente tiene que pasarle como a mi y se tiene que pará mucho, aunque de los que había allí no había nadie parao, porque los que van por la mañana son los má pofesionale. Como estaba ya mu cansao porque había nadao casi medio largo, me desidí a haserme un poquito el muerto allí, pa descansá, pero un nota que nadaba por allí se mosqueó cormigo porque disía que le estaba ostaculisando. No me pegué con él, porque no hasía pié, que si no. Será hijoputa, po coge por otro lao, con toa la pissina que hay, no ve que yo estoy descansando.

Al finá, hise un esfuerso sobrehumano y logré volvé al sitio donde habia dejao las babucha y la llave de la taquilla, me duché y me volví a mi casa, con el cuerpo destrosao por el impresionante esfuerso fisico. Tan cansao estaba que me tuve que ir a la tienda de enfrente y comerme un paquete de papa y un bocadillo de choriso. Espero que no se repita, porque si no, lo de nadá me va a salí por un pico.

7 comentarios:

Ana dijo...

Vamos despues de todo el ejercicio, no veas un paquete de patatas y bocadillo de chorizo. Ahí tienes otra vez todas las calorias quemadas....jajaja. De "ná te ha servío" tu primer día de natación,ajjaja.
Bueno por lo menos tienes piscina. Aquí en este pueblo a ver si la hacen de una vez ya, que lleva 8 años en programas electorales y todavia no ha comenzado las obras...... !Somos muyyyyyyyy de pueblo!.
Me has echo sonreír. Creía imaginarte haciendo la bomba.....jajaja.
Besos, Carmelo.

m. dijo...

jajajaja me hiciste reír, tirarse bomba a la pileta, bueno, piscina, es lo más incivil que hay.

m. dijo...

ah, excelente el nuevo diseño, un oasis para mis cansados ojos.

salvochea dijo...

Carmelo, quillo pudiendo bañarte bajando por la escalerilla que hay detrás del parque Genoves( donde estaban antes los militares), pa que vas tan lejos, totá pa cansarte na más llegá. Allí al menos estabas al lado de casa.
Tenias que haberle echo caso a tu Chari, mejor que hubieses ido andando que entre la ida y la vuelta hacías más ejercicio que en la piscina.
Procura no ahogarte, que el agua de la piscina sabe fatal, eh.

Un saludo.

El futuro bloguero dijo...

otiá que cambio pisha. Menuda pinta tiene el bló ahora.

Manuel Rubiales dijo...

Yo creo que der bombaso que pegaste en la pisina se te mojó hasta el bló, fíjate lo clarito que se te haquedao picha. ¿Qué pacha quillo...? No había lavao la página desde que la hisiste, ¿no?. Yo, por mi parte, pienso que lo de tené una pisina en Cádi es ir contra natura, e gana de mosquea al océano, vamo, como pa darle una mijita de celo, eso e como montá una tienda de rayos uva en el sahara... ¿o no?.

Carmelo dijo...

Ana: mira que viví en un pueblo sin pissina pudiendo viví en Cádi. Ademá, yo no quería comerme el bocadillo de choriso, pero es que me entró un hambre.

M.: no vea el broncaso que me llevé porque me tiré a la bomba, mira que eso lo he hecho yo siempre en el puente caná y alguna vé que he ido a una pissina de un hoté con la comparsa (porque son las vese que yo salgo) o cuando estuve en el viaje de novio. Pero se vé que el gachó que estaba allí al cuidao no habia visto nunca nadie tirarse asín porque en su pueblo la gente es más pija y se tira hasiendo la carpa.

Salvochea: espero no ajogarme porque yo lo último ques quiero es morirme en Cortadura (si no es en un coche dandole que te pego).

Manolo: eso mismo digo yo, que lo de la pissina en Cádi no está bien, pero es que a vé quién es el guapo que se mete ahora en la Caleta que hasta las caballa llevan gabardina del frio que hase.

Sobre el nuevo diseño, hoy os esplico tó en mi pos.

Un abraso
Carmelo de Cádi

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner