Carmelopoli

martes, 10 de febrero de 2009

Invitado 13. El Canijo

Despué de que por mi sofá biera pasao gente de tó tipo, me di cuenta que hasía falta volvé a hablá de Carnavá. En verdá no me di cuenta yo, que fue mi Sergio el que me lo comentó cuando se enteró que iba a invitá a Juande Ramo pa selebrá las sien mil visita. "Opá, yo creo que está invitando a muchos chufla", me dijo. "Tiene que invitá a alguien de Cádi. A un carnavalero de verdá".


La Cacelin, que estaba por allí escuchando, se metió en la conversasión. "Alguien de Cádi, no. De Cádi ya Carrmelo. A mi gustarr gente de afuerrra. Carrnaval univerrsal". Los dejé ensarsao en una discusión sobre si el Carnavá de Cádi es de Cádi ná má o es universá como si fueran Antoñito Martín y Juanfernánde. Pero yo tenía que tomá una desisión pal día siguiente y no quise desesioná a ninguno de los dó, porque aunque mi Sergio sea mi chiquillo, a la Cacelin también le he cogio un poco de cariño, que es lo único que la gachí me ha dejao cogerle. Asín que arrejuntando las dó osione me se ocurrió rápido la idea: alguien de Carnavá de afuera.

Del tirón descarté a los de la comparsa de Coní porque probablemente si esa gente vienen, en vé de vé la sesión me meterían fuego al sofá. Y ademá que tampoco tengo yo tan claro que en esa comparsa sepan de Carnavá. A los chavale de Herensia o de Beniaján no los iba a hasé vení en artobú pa vé la sesión en mi casa. Ademá, que con el asento que trajeron las dó chirigota yo creo que no soy capá de entenderlo cuando me hablaran. Había que buscá a otro sujeto.

Del tirón me se ocurrió la solusión: El Canijo. Era alguien de Carnavá, de afuera, pero que había estao tanto en Cádi que ya casi le penetraba por los poro de su pié. Se lo dije y, por supuesto, él no se negó que pa algo es amigo y me tiene un enlase en su página wes. Ademá, que a él no le cuesta trabajao vení a Cádi que el coche ya se sabe el camino. Le costará trabajao aparcá, como a tol mundo, pero eso no es porque sea de Carmona sino por tené coche.

Cuando se lo dije a mi Chari se echó las mano a la cabesa. "Pero, ¿tú ha visto a ese hombre?" "Aro, joé, cada vé que sale en el Falla". "Que yo no lo digo por ná, que a mi a pesá de sé sevillano no me cae mu malamente", y entonse me esplicó sus temore "pero es que ese gachó tiene que jamá como el ejérsito de lejonario de Etiopia". Yo le dije que no se procupara que con lo que me habían pagao de las primeras colusna de La Vó me asercaría al Lí de Varela a comprá algunas cosa pa que él Canijo tuviera de sená. Era pa verme a mi en mi mobilete tó lleno de bolsa que, por supuesto, llevaba yo desde mi casa porque en el Lí  te cobran por bolsa y eso es un auténtico robo.

El Canijo llegó a casa un cuarto de hora ante. "Me he emosionao y tó, que he encontrao un sitio pa aparcá en el Parque. Casi me se saltan las lágrima." Ya sabemo que el Canijo es mu sensible y a las primera de cambio se poné a llorá como una Mardalena, pero no sabía yo que el aparcamiento en Cádi también le ponía tontorrón.

Empesó el coro de Julio Pardo, sin Julio Pardo en uno de esos momento histórico del concurso. Viendo el coro me dijo "Me se ha ocurrio una idea de tango buenísimo pa este coro". Eso es lo bueno de traé a personaje carnavalero que te dan estas posibilidade escuchando las copla. Entonse se esplayó. "En el tango trasaría una comparativa entre Cádi y una melena. Cada calle de Cádi es un pelo que están tós organisaito y acaban en la Caleta, que sería el flequillo. La calle Sagasta sería como la raya enmedio y la Alameda sería como la coronilla y acabaría disiendo: Cádi no te pele nunca esa melena booooniiiiitaaaaa." Un tango al estilo del Canijo, sin duda alguna.

Con la chirigota del Selu noté al Canijo un poquito apocao, como metio en si mismo. "Son bueno, los cabrone", comentó entre diente. "Aunque se esquivocan y mascan letra", le dije yo pa animarlo, "que eso quita punto". "Pero son un bastinaso", siguió él. "Ira el primé cuplé no ha valio ná" yo siguía dándole ánimo. "Como el nuestro ayé", me respondió el gachó. Yo es que con estos chirigotero que se quieren y se apoyan unos a otro no pueo. Y como el Canijo es tan noblote, po ni siquiera le echa cojone al tema, ni los critica, ni ná. 

Despué llegó la comparsa de Córdoba, los del más pallá. No es que al Canijo no le gustaran mucho, pero es que le entró hambre y me miró con cara de perillo hambriento. Yo le dije que si quería unas aseitunita. "¿Unas oliva?" preguntó él y es que aunque a vese lo disimule, cada uno es esclavo de sus gene esensiale de la tierra endonde nasió. Totá que le puse un platito de aseituna y el gachó me pidió má a la altura del segundo pasodoble y pa no andá yendo y viniendo de la cosina, le dejé el cubo y el cucharón y ya él se iba sacando las aseituna. También le traje un barreño pa que fuera echando los hueso, que yo las aseituna las compro con hueso que asín distraen má pa comerla.

En el cuarteto Los del paraíso se vino arriba. "Ira, que arte, el Adan es hermano de uno de mi chirigota". "Adán serr hijo único", dijo la Cacelin, "crrreado porrr Dió". Entonse tuvimo que esplicarle a la Cacelin que era un gachó interpretando el papé y que era el Benite, el hermano del Beníte (evidentemente) que sale al lao del Canijo en la chirigota. "El pequeñín que me daba a probá la comida en los Juan Palome". Y entonse la Cacelin se puso a coreá aquello de "Maeeeestro, ¿cómo está esto?" Yo noté que el Canijo se estaba emosionando un poco despué de descubrí que sus letra superaban las frontera del mundo y llegaban hasta América, que hasta se le humedesieron lo sojo.

Cuando salió la comparsa Los que vinieron en platillo volante el Canijo se puso a pensá y me dijo: "No vea el pasodoble que me se ha ocurrio pa esta gente. Compararía Andalusía con el sistema solá. Plutón sería Almería que está mu lejo y no se sabe si es del sistema solá o no. Sevilla sería Mercurio por la caló que hase allí. Málaga sería Saturno con su anillo de corrusión..." "Y Cádi la tierra porque es en donde hay vida inteligente...", le interrumpí. "Esasto, Carmelo. Le está cogiendo el punto a esto de las metáfora paralelística".

Despué de vé al Libi en el descanso, aparesió el coro a pie, los de El maravilloso mundo de Cadilandia. El Canijo estaba flipao con la música del tango. "Ese gafa, que es el mejón músico del Carnavá", gritó en plan María de la Yerbabuena. Supongo que su amó no está relasionao con que Tino le hase la música de los pasodoble sino con que los tango que ha traio este año son presioso.

Viendo Pa un desavío, ahí está el tío, le entró hambre y como se había acabao el barreño entero de aseituna me pidió un poquito de fiambre. Yo que lo conosco le saqué un sobre de choriso, otro de salchichón, otro de chope y otro má de jamón yó que había comprao en el Lí pa que matara el hambre. No vea la rapidé con la que se tragó sobre trá sobre, con paquete de pico incluio. Y menos má que el papé que ponen abajo es dorao, que si llega a sé como el de las mardalena, se lo come también. Con la charcutería estuvo hasta la astuasión de Los nota, la comparsa de Tarifa. 

Llegó la chirigota del Sheri, la de Esta chirigota vende y el Canijo me dijo. "¿Sabe lo que me se ha ocurrio a mi ahora mismo?" "¿El qué?", le siguí la corriente sabiendo perfestamente que sería un pasodoble de los suyo. "Po que si yo sacara esta chirigota haría un pasodoble comparando España con un supermercao, en Madrí la caja sentrá, en Estremadura la charcuteria y Andalusía con la parte trasera, donde le han dejao ná má que la basura". La verdá que lo clavó porque el segundo pasodoble del Sheri estuvo má o meno en esa línia.

Pa acabá ya llegó la comparsa de Juanfernande de La imposible fábrica de los sueño. Ná má escuchá el nombre el Canijo me se puso a llorá. "¿Qué te ha emosionao, picha?" le pregunté. "El nombre. ¿Tú ha visto un nombre de má sentimiento, má bonito?" La verdá que el nombre es pleno de comparsa como el repertorio y los cuplese. "Son má flojito que los tuyo de ayé de los Majara". "Si es que es verdá, vestio de Fiona soy un kigüi de mil duro". "Y ahora mismo ere una piera de La Caleta, que toavía tiene verdín en la parte del cuello".

La verdá que echamo un buen rato, porque la sesión tuvo un par de momento de categoría y la compañía fue agradable. Lo que se demuestra claramente es la fasilidá que tiene el Canijo pa hasé una metáfora de paralelismo metio en el tipo. Y no sólo con sus grupo. A vé quién es su susesó.

4 comentarios:

Julito dijo...

Hoy he visto al Selu en el tilidiario. Han puesto su nombre y tó en el cartel que salía por la tele. Mira que me estaba fijando pa ver si vía al Carmelo, pero ná.
¿Ande te mete picha?

manolo rubiales dijo...

Ooooohhh..., qué monstruo ese canijo güeno, es un cráneo privilegiado.
Dale un abraso de mi parte, bueno, mejón dicho, os enlasai las mano toa la familia, como si estuviesei abrasando el árbo del Mora, y entres tó lo abrasaide mi parte.

Anónimo dijo...

Jajajajaj Quilllo Carmelo, soy el Canijo. Inmenso honor sinceramente de tu entrada en el blog. Buenísima entrada. Algún día daré contigo aunque ya tengo una ligera sospecha de quien eres. Gracias sinceramente.

manolo rubiales dijo...

Canijo, po cuando tentere de quien carajo e el Carmelo me lo sopla, que a vé si le sacamo una conviá entre los do.
Suerte, fiera...

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner