Carmelopoli

miércoles, 4 de febrero de 2009

Invitada 9: Nuestra Señorita

Serían las onse de la mañana cuando sonó el móvi con la sintonía que como siempre, era un pasodoble, pero en este caso de Juan Carlo: "la mujé es enemiga del hombre que la enamora..." y cuando lo cogí iba ya por "La mujé es madre de los hombre que han nasio..."
 
- ¿Carmelo? - Yo que estaba resién dispertao pese a lo evidente que resultaba no me había coscao de quien era.
- Sí, soy yo, ¿quien ere?
- Soy la ministra de Cádi -dijo ella mu convensia. Ministra de Cádi sólo hay una, asín que no había confusión
- Ahhh. Bibi. Es que estaba acostao porque como estamo en el concurso po a estas hora estoy toavía en la cama.
- ¿Y tu Chari? ¿También está acostá? -preguntó mu interesá.
- Sí. Anda que no es difísi levantarla a ella.
- Po entonse a mi me da iguá que tú esté acostao, porque yo lo único que quiero es la igualdá -me dijo y aprovechando el hilo siguió-. Y por eso mismo te llamaba.
- ¿Porque mi Chari está acostá? -le pregunté yo to sorprendio.
- No, por la igualdá. -No sabía por donde iban los tiro, pero al poquito lo descubrí- ¿Cuánta gente ha llevao a tu casa con esto de lo del concurso?
- Po contando esta noche que viene Subiela, serán nueve.
- ¿Y cuánta mujere? -tuve que pararme a pensá
- Po una, sólo una gachí. La Jefa, pero fue la primera.
- Po me parese mu malamente, Carmelo. Ya está llamando a Subiela y disiéndole que no va a tu casa, que esta noche voy yo pa compensá por lo de la igualdá.

No me quedó otro remedio que asestá y avisá a Subiela pa que no viniera, porque cualquiera le pone pega a una ministra en una cosa como esta. Y meno pa ella que va a sé Nuestra Señora del futuro y yo ya empieso a rendirle pleitesia. 

Nuestra Señorita llegó a lo justo pa vé empesá la astuasión de El coro del futuro. "¿Este era el coro de los niño?" preguntó mi Chari que se pegó a Nuestra Señorita porque no se fiaba ni un pelo de ella. "Los niño y las niña, querida Chari", matisó Bibi. No se quedó mu conforme con mi esplicasión de que eran sólo el coro de los niño porque no salían niña y meno toavía cuando escuchó el primé cuplé. "¿Por qué es sobre la suegra? ¿Por qué no  se lo dedican al suegro? ¿No sabe cosiná el suegro? Hay que eliminá estas muestra de discriminasión..." empesó a esplicá y porque le pidí que se callara ante de que empesara el segundo cuplé, que si no, me lo pierdo. Tampoco le gustó el pupurrí, porque enviniendo del futuro no habían dicho ná de que Nuestra Señorita fuera la alcaldesa de Cádi y ella estaba deseando escuchá eso. Se quedó desesioná.

Aunque má desesioná se quedó cuando escuchó la comparsa de Coní, Mis dulses tentasione. El primé pasodoble le daba caña a su jefe y eso no le gustó ni mijita. Tampoco le gustaron los dó cuplese. "Un homosesuá como protagonista del primé cuplé, me parese un recurso contrario a la igualdá. Podría protagonisarlo una mujé. O un heterosesuá. O un bisesuá..." Paresía que la Bibi iba a dá mucho caló esa noche con el porculeo de la igualdá.

Cuando llegó la chirigota de Trebujena Los mimoso, le lansé la gran pregunta. "¿Tú sabia que el Mosto de Trebujena tiene alcó?" "Po claro", respondió la ministra. "A vé si tú te va a cré que yo soy tonta, un poquito despistá, pero tonta ni mijita". El comentario me dejó a la altura de la enana de Gran Hermano porque yo no tenía ni idea de esa dualidá de mosto trebujenero y el resto del mosto. Pero ya lo sé y no me se va a volvé a olvidá en mi vida.
  
En la astuasión de Las batallita del "Tío Chusmeta" nos dedicamo a picoteá unas papa frita de paquete Franjosé (o Franjosefa, según la Bibi), unas pipa (o pipo) de girasó y unos chochito, que según la Bibi era una osenidá y un nombre machista porque dise que eso se llama altramuse, nombre que yo no había escuchao en mi vida. Tó pa prepararno pa escuchá a la chirigota del Yuyu.

Lo que se pudo reí Nuestra Señorita con la chirigota del Yuyu Air con el carair, carair carair... Hubo cosa que no le gustaron como por ejemplo que fueran dó de asafata. "Las compañía aérea tienen que profundisá en la igualdá y a la vé que piloto tiene que habé también pilota, y copilota, y asafato..." Pero ensiguía se le olvidó a partí de que el Yuyu empesó a tradusí con el megáfono. Y no paró de reí hasta que acahó el pupurrí. A mi también me gustó, aunque no tanto como a ella, porque se ve que esta chirigota triunfa entre el género feminino.

Despué del descanso estaba toavía má contenta cuando vio que venía la comparsa feminina La hora de las sombra. "Hay que profundisá en el papé de la mujé en la fiesta, cultivando la igualdá del Carnavá o la Carnavala". Despué de escuchá a la comparsa le pregunté si siguía pensando lo mismo. Pero la tía no se bajaba del burro. O la burra. "Acaban de empesá las chavala, hay que apostá por ella, apoyarle pa que sigan aprendiendo de poco a poco, ahondando en la Igualdá de los miembro y miembra de las comparsa y comparso. Ya estoy ahora mismo tramitando una suvensión pa los grupo feminino del Carnavá". Como el de la chirigota de las sosialista con Diputasión, pensé, pero no dije ná.
 
Con el rollo llegaron los de la chirigota del Barrio de Santa María la de Los robó de cosina. El tipo le encantó a Nuestra Señorita. "Está mu bien que los robó sirvan pa redusí las astividade doméstica y contribuí a la consiliasión de la vida laborá y familiá de las persona española de España". Se ve por el tono que ha aprendio de Sapatero a hablá sin disí ná. Despué el repertorio no le hiso tanta grasia porque disía que en España no había crisi y que el segundo cuplé no tenía sentio. Lo dicho, mucho tiempo al lao de Setapé.

Cuando llegó la comparsa de Algesira la de El batallón de la orilla no se le ocurrió otra reflesión a Nuestra Señorita que preguntá: "¿por qué se dise la arena y el agua y no la arena y la agua o el arena y el agua?" La pregunta mandó a mi Chari a la cama porque estaba un poco jartita de tanta igualdá y tantas preguntita. Yo no le hasia caso, pero se ve que está acostumbrá a que no le hagan caso de los consejo de ministro. "Y las caracola. ¿Por qué son las caracola y no los caracolo? ¿Y las concha porque no son los concho?"

Como estaba dando tanto coñaso yo le propuse que se fuera, aunque siempre con gran delicadesa. "Bibi, a lo mejón es tarde pa ti, que mañana tendrá que hasé tus cosa". Pero ella me contestó, "no te procupe Carmelo, si yo soy la ministra de Igual Dá, porque Igual Dá que vaya o que me quede, Igual Dá que esté o que no esté". Asín que se quedó a escuchá la chirigota cañailla de ¡Qué corra el aire! pero no le gustó mucho la idea y ante de que acabara el pupurrí se levantó y se fue. 

"Me voy que he quedao con el Follonero", me dijo. "Y ya sabe, que no vuelvan a vení siete hombre, sin vení ninguna mujé. Que hay que cultivá la Igualdá, joé". Le prometí tenerlo en cuenta, aunque no sé si podré, pero lo tendré en cuenta. 

2 comentarios:

raùl junquera dijo...

Que no podrá CARMELO??, empiesa por la Pá Padilla picha, mucho musa mucho musa y no te acuerda de ella pa ná, ya despué saldrá má mujere que puedan acompañarte picha como Maria la Yerbawena o la Petroleo...Enga coone que si puede..

manolo rubiales dijo...

Fú Carmelo, no te junte con esa gente que se corre el peligro de volverse uno gilipoya, o gilipoyo

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner