Carmelopoli

domingo, 22 de febrero de 2009

Entre la Finá y el Pregón

A eso de las dié, despué de escuchá el pregón en San Antonio, volvía pa mi casa a disfrasarme. Pa quien no lo sepa, en Cádi nadie dise nunca cual es su disfrá. Ante de la noche del sábado pa que no lo reconoscan y despué de la noche del sábado pa que nadie pueda disí: "po yo te vi con un moraso que no era normá meando en la esquina de la calle Pá". Asvierto, sin en cambio, dó errore en esa frase. El primero que la calle Pá va a desaparesé del nomenclato despué del fallo de Abran en el penalti de Alicante. Y segundo que una noche de sábado de Carnavá no hay moraso, sea de la categoría que sea, que pueda considerarse "no normá".


Totá que volvía yo pa mi casa cuando me encontré de frente lo que no me quería de encontrá. El pregonero y su séquito (que es la palabra que se utilisa pa mensioná a tó los que partisipan en el pregón y despué comen de grati en La Marea de la Sona Franca). Traté de haserme el dueño de una tienda del sentro de Gotebor pa que no me viera pero yo no sé qué capasidá tengo pa que la gente deteste mi presensia. Deteste del verbo detestá, darse cuentas, no del verbo destestá cogé coraje. Bueno, también hay alguno que detestan mi presensia como el anónimo que nos ha dejao el correo. Habrá que escribirle pa vé qué coño quiere.

- Carmelo, Carmelo... -escuché vose (cajonaso).
- Carmelos guapos... -ese forsamiento de ese sólo podía sé de ella, mi musa. No puedo mirá, no puedo mirá... Pero miré y me se asercaron los dó. Mi musa y el pregonero.

Yo le di un abraso a Javié y dó beso a mi musa. Yo creo que hubo filin entre los dó y estuve a punto de tirarle los tejo aprovechando que mi Chari estaba con su coro en Candelaria. Pero no me atreví. Es sierto, pa las mujere soy un cagueta. Y no lo digo por mi musa que a esa la cojo y nos cantamo junto unos cuantos cuplese de mi vesina Carmeluchi. Mi miedo feminino es que mi Chari se enterase al día siguiente. Ademá, que puesto a escogé mi Chari dise "carajo" con má arte que mi musa que me la estan refinando demasiao. Tó eso estaba pasando por mi cabesa y yo estaba allí plantao delante del pregonero y mi musa, embobao, como uno de Salamanca escuchando al coro de Julio Pardo. Buenos má que el hermano llamó a la Padilla y a mi me volvió un poco de sangre al selebro.

- Aprovechando que he encontrao, a un gadita convensio, dirme como he estao, dirme qué te ha paresio -me soltó el pregonero en forma de ripio.
- La verdá que en la astuasión del cuarteto del Gago en la finá no estuviste malamente. Te se vio mejón que a Visentito Sánche. Con la guitarrita te se ve suelto.
- No me refiero al Falla y a mi gran astuasión, sino que ante de que me vaya, valórame el pregón -al gachó se le había quedao el hablá como había hecho el pregón.
- ¿Con sinseridá?
- Yo valoro lo que dise, mi querido amigo Carmelo, cuéntame lo que viste, y ante todo, sé sinsero -esta rima era en asonante, pero por lo visto también le valía.
- Ha hecho un gran mojón. Me he aburrio má que en la astuasión del coro de Julio Pardo en la finá. Lo del castin me se ha hecho má largo que el pupurrí del susodicho coro.
- ¿No te han gustado acaso mis amigo e invitado, que desde Madrí han venio, pa está con los gaditano?
- Enga ya, Ruibalito, picha. Eso ha hecho una gran pamplina. Si eran tus amigo que bieran salio en las tabla, como hiso el Canijo con Manu el del Canal Sú y Raul Lópe. Ahí lo tiene, eso sí que es un buen cameo, sacá a Raul Lópe al esenario a dá patá. Pero lo tuyo de traé unos vidio grabao de gachone de Madrí. Eso no está bonito. Eso era meno creible que disí que el primé tango del coro de los Pastrana en la finá era por Fidel Castro y no por el Gordo.
- Pero son gente famosa, amigo de corasón, gente que está mu liá con sus cosa, como pa vení a Cádi pal pregón.
- A mi me di iguá que sean famoso. En el Carnavá no nesesitamo famoso. Si pueden vení que vengan, si no, que no salgan. Lo del vidio ha estao má chungo que el tango al comparsista feo de la comparsa de Luí Rivero que cantó el coro de Valdé la finá.
- Son gente con talento, gente mu importante, que dan lustre al evento que demuestra su arte.
- Que no, Javié, que no. Que el arte de verdá es el de Cádi. O no viste tú ayé al cuarteto del Morera. Lo bien que estuvo, las interpretasione de los personaje. Eso era una obra de teatro má mejón que la que hasen cualquiera de los chufla eso que han salio en la pantalla.
- No me puedo creé lo que dise, el más gadita, el Carmelo, ¿no te ha gustao ni siquiera nuestro gran amigo Juanelo?
- ¡¡Hombre, por favó!! Juanelo es punto y aparte. Juanelo y la Padilla en el pregón han hecho, como la astuasión del Selu el vierne, lo mejón de la noche. Juanelo porque es un disno representante del movimiento idológico conosio por el punpunpunismo. Y mi musa, porque ella es asín. Pero ahí es a lo que voy. Por Cádi. Cuando ha entrao por Cádi ha estao bien.
- Po desde arriba del tablao, me he fijao atentamente y con lo que yo he divisao, estaba contenta la gente.
- Amo a vé. Eso es como la astuasión  de los Tijerita. La gente se quedó con el tinglao, pero despué de letra la cosa estaba mu flojita. Ha tenio algunos golpe, que se nota que estaba el Góme por medio, pero le ha faltao sentimiento. Tenía que habé escuchao má atentamente los pasodoble de la comparsa de Quiñone pa descubrí lo que es echarle sentimiento a la cosa.
-Carmelo de mi alma, no me diga esas cosa, con tu sensasión tan horrorosa, yo pierdo mi calma -ese ripio era de los peore que había dicho, se notaba que se estaba viniendo un poquito abajo. Me tocó animarlo.
- Hombre, ha tenio cosas buena. El finá, me ha gustao. Iguá que el vierne que el finá fue Martin que sabía a Cádi y fue lo que se queará pal recuerdo, esa versión del Atune en el Paraiso que ha hecho al finá, a mi me ha gustao. Me queo con eso.
- Ya me deja má contento, si algo te gustó, no vaya a sé que el Ayuntamiento no me pague los gasto del pregón.

Justo en ese momento se asercó Nuestra Señora pa llevarse a Ruibá a la sena del pregonero endonde me imagino que se pondrían hasta el bigote de bigote de gamba. Ante de irse, por supuesto que me saludó con dó besito y me hiso la pregunta pertinente:

- ¿Que te ha parecido, Carmelo?
- Presioso. Señora. Ha hecho presioso y es que se nota el talento y la conjunsión de las nuevas tesnología que ha salio tó a la perfesión. Estaba tó mu preparao. Ahora mismo estaba yo felisitando al pregonero por lo bien que lo ha hecho. Y mis recuerdo al Góme y a Brú Guili.

Me podei considerá un falso, pero yo no iba a hasé que Ruibá queara malamente con Nuestra Señora delante. Asín se fueron los dó y a unos sincuenta metro, metro arriba metro abajo, Ruibá se volvió, me guiñó el ojo y levantó el pulgá en señá de alegría. El pulgá de su mano isquierda, por supuesto, que ya sabemo de que pie cojea ca uno.

5 comentarios:

MANOLO RUBIALES dijo...

PERO MIRA QUE ERE PELOTA CARMELO, PICHA, TU LO QUE QUIERE E SÉ EL PROSIMO PREGONERO, ESO SI, YO TE APOYO.
POR CIERTO, PÁSATE POR LA TRINCHERA, QUE HOY ESTOY NOSTALGICO Y ME ACORDÉ TAMNBIEN DE TI

Anónimo dijo...

La verdad que menuda porqueria de pregón.

Un saludo a tod@s, que hacia tiempo que no escribia ná. Mon

Anónimo dijo...

carmelo mojate y da tu opinion sobre el robo de la finaal!!

El Caballero de Corbata y de Sombrero dijo...

Gran tango de Los Cañamaque a Fidel Pardo. En breve formará parte del Hospital de Mora.

Saludos.

Paco Rodríguez dijo...

Lo mejor cuando el padilla amenazó a su hermana con llamar a mamá.

No obstante este pregón quedará en los anales como uno de tantos pregones malos. Veremos que hace para el año que viene el gordo.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner