Carmelopoli

viernes, 2 de mayo de 2008

Confesión

Cuando entró en su cuarto y ensendió la lú, mi Sergio se llevó el susto de su vida. Yo estaba sentao en el filo de la cama, esperándolo. Buenos má que no llegó mu tarde, que si no me quedo estroncao en su cama y el efesto sorpresa no habría hecho el mismo. Es que el papé de pare duro no lo llevo mu bien, que yo ha hecho siempre má de jiji jaja, pero a la fuersa ajorcan y un hecho como el cometio por mi Sergio esigia que tomara carta en el asunto, que ya perdió la Vane su gaditanismo y yo no supe hasé ná. No estoy dispuesto a que me pase lo mismo con mi Sergio.


- Opá, ¿qué hase asquí? -me preguntó con toa la cara de habé visto a Pajare con el bigote y la pistola de juguete.
- ¿Dónde ha estao?
- Ná, por ahí dando una vuelta. -Una escusa meno originá que un Rafaé de Córdoba.
- ¿Dónde ha estao? - le repetí la pregunta.
- Opá, estoy mu cansao.

Se resistía, pero le puse la misma cara que pone el Seisdeo cuando llega el dueño del coche que se lleva la grúa. No pudo soportá la presión, se derrumbó y confesó. "He estao en la Feria".

Con mucho esfuerso aguanté las lágrima que estuvieron a puntito de saltarmese de lo sojo cuando escuché esas palabra de la boca de mi Sergio, del heredero de mi apellido, de ese hijo que estaba destinao a lográ el primé premio de comparsa que yo nunca he consiguio... Me levanté con cara de despresio, de asco como si me biera comio adobo de un freidó de Sabiñánigo.

- Pero nunca se va a repetí, opá. Lo he pasao mu malamente. Ha hecho tó mu chungo.

Me hise el silla de Ikea, pero no podía resistirme del gustaso de sentí que mi Sergio había aprendio la lesión. Pero siguí pa lante como si fuera el Ese Mater Tua, ni una paraíta. Entonse, mi Sergio me agarró del braso pa detenerme.

- No me toque hasta que no te lave las mano con lejia que está contaminao.
- Opá, ha hecho sin queré. Yo no sabía, yo no quería,
- Asín se empiesa, hijo mío, asín se empiesa. Y despué te veo en el Rosio, o de costalero en la cofradia nueva de Salesiano, o lo que es peó, en el coro del Lama. Ere un Arié Sarate de la vida.
- No me diga eso, opá. Sárate, no, por la Virgen.
- ¿Por qué Virgen? ¿Por la de la Mersé? ¿O por San Dionisio? Anda quítate de mi vista.
- Opá, escúchame, que nesesito confesarlo tó, que tengo este doló por dentro y no vi a podé ni cogé el sueño.

Entonse me empesó a contá la historia. Había ido pa la Feria con otro dó amigo del intituto cuando acabaron las clase. El mamarracho se está volviendo un mamonaso. Ni siquiera había hecho rabona pa escaquearse. Vaya tela de niño. A lo que iba, que se había ido pa ese sitio porque le habían dicho que había un montón de pibas buena vestía de flamenca. Otra cosa que no entiendo, que le pueda atraé una gachí vestía de flamenca. De piconera, por supuesto, pero es que yo veo a una con el traje faralae y me se viene la líbido pa abajo del tó.

Cuando llegó el tren se bajaron y le preguntaron a uno con gomina si la Feria estaba mu lejo. "Compare, eso está un viaje de lejo", dijo el nota sin podé negá que era anónimo de los de solera. El Pichi propuso cogé el autobú y allí estuvieron serca una hora sin coscarse de que había huelga de los autobuse de Jeré. Los que pasaron iban lleno y tuvieron que irse andando. Llegaron y eran serca las sinco de la tarde, con má hambre que el perro un pastó. No había ni un freidó allí, ná má que rabo de toro y hamburguesa (de caballo, pensé yo, que es la carne que le sobra allí). Le cobraron sai leuro por un bocaillo de tortilla (con sebolla) y una lata servesa.

Con la caló que tenían no se podía ni paseá por allí, igualito que en Caranvale, que se está siempre de categoría. Fueron a una caseta de esa de la juventú que vendían rebujito y cosa que no son rebujito, pero de las otra las vendían afuera de la barra. Se compraron una maseta de rebujito y despué otra. Se pusieron a bailá hasta que el Moi se quitó la camisa que llevaba y debajo se había puesto la camiseta de "Lo siento picha, tol mundo no pude sé de Cádi". No vea la que se lió en la caseta. Hasta le pusieron el hisno del Jeré (con Equi) "Jeréeeee Deporrrrtivo..." y la gente allí saltando, tuvieron que cambiá de caseta. Dise que el Moi disía,  pero no disen los anónimo que lo de llevarse malamente era culpa nuestra. Pero no porque en la siguiente, tal como entraron empesaron a gritá  "Gaditano el que no bote, é é..." Por consenso, el Moi se quitó la camiseta amarilla y se la metió en los calsonsillo pa no tené poblema.

De tos modo, pa evitá disjusto, ya que estaban calentito se fueron a una caseta de esa de nivelaso y mi Sergio se fijó en una niña con las mecha rubia y dó perlita en lo salsillo. Entre el basilón que llevaba y el calentón se fue pa ella habé si podía darle por culo a alguien de Jeré. Empesaron a hablá y la niña le preguntó "Y en tu finca, ¿cuántos caballo teneís?, tío". A mi Sergio, la afloró el gaditanismo y salió por Paco Alba con lo de la jaca enjaesá lo que dejó impresioná, negativamente, a la niña que dijo "Ayyy que asco, un bajuno de Cádiz". Y los tré colega tuvieron que huí de aquella caseta ante de que un nota con el traje corto le arriara con el vaso ese con mango que usan pa echá el vino.

Como se estaba meando se fueron pa los bate y en la cola aparesieron tré con una bandera de Kolestivo Sú que pone "Anticadista". Mi Sergio se quitó corriendo la pulserita amarilla y asú que tiene en un asto de ocultasión, pero ligítima defensa. Lo que no esperaba él fue que un guei anónimo (que por lo visto también los hay), quisiera entrá en el bate pa buscarle el punto "G". "Yo el único punto "g" que tengo es el de gaditano", le dijo y puso su culo a salvo lo má rápido que pudo.

Totá, que al finá de medio bajada se sentaron en el albero, con to los pantalone naranja y se le asercaron unas pibita bastante cani, con los pantalone blanco y los tanga negro, del tipo que le gustan a mi cuñao Angelin, pero en niña de quinse año. Empesaron a tonteá y cuando iban a meterle mano al Mollete de Antequera aparesieron unos niñato con melenita, unos pendiente de crusifijo, un tatuaje con la cara de camarón y casco de amoto que resulta que eran los novio de las cani. No vea los tré corriendo pa la estasión de tren pa tratá de escaparse con la de rotonda que hay allí y cada una con un bicho distinto. No se aclaraban si era la de los caballo de colore, la del toro, la del nota mitá caballo mitá persona... Al finá cada uno cogió por un lao y mi Sergio llegó a la estasión y cogió el tren a lo justito pero del Pichi y el Moi no sabe ná.

Despué del mal rato, me juró y me perjuró que no volvería a cometé un asto impuro de ese calibre. El pare Pepito me enseñó a mi que el propósito de enmienda era un elemento esensiá en el sacramento de la penitensia. Y mi Sergio estaba arrepentío. Pero no basta con eso, también tenía que cumplí la penitensia pa no volvé a caé en un pecao tan grave. Asín que le dije que dejara de lao tó los plane que tuviera pal jueve que le iba a dá una sesión de gaditanismo. Pero eso lo contaré mañana.

8 comentarios:

salvochea dijo...

Joé Carmelo, que duro eres pisha, pero haces bien en mantenerte firme, de lo contrario el Sergio es capaz de volver y traerte una jerezana pa casa y matarte de un disgusto, con lo delicaito que estas tu del corazón un dusgusto de esos te lleva a Chiclana del tirón vamos.

Ah, al pajarito de los cojones le podían poner la marcha militar esa de: ya está aquí el pajaro, ya está aquí el pajaro, total pa un cangarrio dos da igual.

Oye y si le pones música al blog, te recomiendo esa que le hizo Martinez Ares a la pasión Vega, la habanera de los ojos cerrados, o algo así me parece que se llama.

Realmente hermosa.

Cuida a tu vástago que lleva mal camino, un par de lecciones de gadita no le venían nada mal.

Saludos desde el bierzo.

Moe de Triana dijo...

Cuidao, cuidao el niño Carmelo...Pa esnuncarlo, haces bien teniendo esa mano dura, que se empieza por ir a la fería, y luego te gasta más en gomina que el coro mixto en purpulina...

Llevátelo por la Caleta, paséalo por Lubé, Pericón, la plaza del Tío la Tiza, el Corralón, convíalo en el Manteca(o que te convíe el mejor), pero haz to lo posible por no perderlo...

Por cierto cucha, todavía hay una cosa peor que salir con el Lama en el coro, que le diera por sacar con los dos amigotes una antología de Villanego...

¡Un saludasso!

Anónimo dijo...

A ver Carmelo, eso son cosas de crios.Todos hemos hecho tonterias hasta encontrar nuestra identidad, pero que si ves que reincide un par de tortas (yo abogo por la vieja escuela)y ya veras como se endereza. Lo que yo no haría nunca es eso de esperarlo a traición en la oscuridad, que tu imaginate que al crio le da por entrar contando "Mi jaca, galopa y corta el viento......", te quedas privado alli en la cama y a la criatura lo marcas de por vida, que esas cosas ni psicólogo ni nada.
No sabes como te agradezco que me tengas en cuenta para lo de la sintonía. Es todo un detallazo que a una recien llegada le pidas opinión, ya se que es pura cortesía pero a mi me ha emocionado.
Un saludo para todos de la anónima fiel.

Paco Rodríguez dijo...

Carmelo te voy a contar lo que yo viví hace por lo menos 15 años.

salía una procesión en sevilla, tu sabes que yo soy medio miarmilla en este aspecto, y jugaba el Cádiz en el Sánchez Pizjuán. Nos pusimos en el fondo sur, que allí le llaman gol sur arriba de las brigadas amarillas. Recuerdo que estos antes de entrar llegaron escoltados por un montón de polis y muchos de ellos a caballo, (esto es verdad, nada tiene que ver con lo de jere...)y cantando canciones de puta sevilla y otras cositas. Pues cuando terminó el partido, no recuerdo el resultado, todo el publico de nuestro alrededor empezaron a insultar a las brigadas, y nosotros en medio, total que nos miramos y empezamos ¡MARICONES A SEGUNDA! asi como otras cositas, pero diciendoselo a las brigadas para evitar una bronca, pues ya nos estaban señalando algunos sevillanos.

Alguno de las brigadas nos señalaban pues nos reconocieron, pero encima le deciamos ¡BORRACHOS! nosotros gaditanos, por los cojones, si somos de triana.

Moraleja,si hay que renegar un momentito se reniega, todo sea por salvaguardar nuestra carita.

Por cierto, afortunadamente esa época se olvidó

oriental dijo...

Te comunico que te he concedido el premio Brillante Weblog 2008. Para saber más pásate por mi espacio :

http://imagine1952spain.spaces.live.com/guestbook/. Besitos , Oriental.

Manolín Rubiales dijo...

Quillo Carmelo, no está mal que er niño se haya ido una noche a mordé albero a "esa" feria, así el chavea puede compará y darse cuenta, pal resto de su vida, que no se le ha perdío ná más pallá de Cortadura, que ya es lejo, por sierto, y el día de mañana podrá alesioná a tus nieto de lo asqueroso que está ese mojón de rebujito.

Carmelo dijo...

Salvo, cojone, al finá lo de mi Sergio no fue tan malamente. Yo creo que se ha arreglao. En lo del pájaro, cada vé estoy má de acuerdo con vusotro, que parese el bombo del sorteo de Procasa puesto en pájaro. Pero si a Nuestra Señora le gusta, a mi me gusta. Sobre lo de la sintonia (homenaje a la fié) del bló, estoy dándole vuelta, ya pondré un pó al respesto, pa que se pueda escogé. Apunto tu sugerensia.

Moe, mi Sergio ya se pone gomina sufisiente pa finansiá, como mínimo la P de Patrico, lo que pasa es que el no se echa tol pelito pa trá y los riso abajo. Al meno de momento. Lo de la antología de Villanego es de imposible realisasión porque no tiene ningún amigo con un aire en la boca, impresindible pa largá un repertorio del Villanego.

Anónima fiel. De momento, te pido que te quite lo de anónima y te nombre solamente como fié, que lo de anónimo en este bló, tiene conotasione negativa. Lo de pegarle dó torta a mi Sergio queda descartao despué de vé la esparda que ha echao mi Sergio, que con los yugure que se comía de chiquetito tiene una mano que me da un guantaso y me manda pa la Torre Tavira. Lo de la sintonía lo disía en serio, no por compromiso. Ya tenemo una propuesta de Salvo (Habanera de los ojo serrado), una mía (Cai) y espero alguna má. A vé qué me dise tú.

Paco, eso se llama ligítima defensa y está justificao. Aunque también lleva lo tuyo que te fuera al Sanche Pisjuan, yo no habría pisao eso ni por tol oro del mundo.

Orientala, muchísima grasia por el premio. ¿Qué tengo que hasé ahora? ¿Hasé un pó? ¿Darle el premio a alguien? Dirme algo porque yo no soy el Barden y no estoy acostumbrao a cogé premio.

Manolin, mi Sergio va a quemá el pasaporte pa no podé salí nunca jamá del Puente Carransa. ¡Ques tiempo aquello que había peaje allí y la gente sólo salía de Cádi por obligasión!

SaNLuKeÑo dijo...

Carmelo pisha a visto tu bló por primera vé y no vea si ma reio, que arte, ya entrare má vese...
Un saludo cojone.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner