Carmelopoli

miércoles, 27 de mayo de 2009

Alegando

Y de ahí no sale.Ayé por la mañana me tocó ir a San José a acompañá a mi Chari. Que nadie se asuste que no tiene ná que vé con el Rosio, aunque la misa de romero la hisieran allí mismo, en la Iglesia de San José. Por sierto, despué se quejarán de que los que van al Rosio no van a la misa previa, pero a quién se le ocurre poné la misa a las ocho de la mañana. eso es una invitasión a no ir a pesá de que, como tol mundo sabe, el sentimiento religioso es la carasterística predominante entre tó esos fiele y devoto que hasen la peregrinasión del Rosio cada año...


Como iba disiendo, mi acompañamiento a San José no tuvo ná que vé con el Rosio, porque yo a mi Chari se lo consentiría casi tó meno que se hisiera rosiera. Y no porque yo sea rasista o senófobo, sino porque en mi casa sienta mu malamente el polvo del camino, sobre tó si lo echa mi Chari que mis cuerno, al meno, que sean sin que yo me entere, y no como los que se ponen año tras año cuando los rosiero se crusan la raya... Reá, se entiende.

Mi visita a San José tuvo como destino los jusgao. Pero tampoco quiero que nadie se asuste que toavía Martíne Are y su asesó de imagen no me han metio en juisio. Fuimo a los jusgao de San José porque allí está la Junta Elestorá de Sona, que aunque es Junta elestorá, no tiene ná que vé con Chave sino que es el sitio en el que hasen el sorteo pa que te toque de miembro de la mesa y cuando te toca tiene que ir allí a quejarte pa podé escaquearte.

Lo primero que quiero dejá dicho en este momento, es que si yo llego a enterarme ante me biera preparao las oposisione pa trabajadó de la Junta Elestorá de Sona. Los gachone trabajan ná má que cuando hay elesione y, ensima, ná má que atienden de onse a una y media. No se vayan a estresá los muchacho. A su lao, a los Reyes Mago le dan la mellada al mérito del trabajo, que vaya medalla má fea esa. Por sierto, esa mellada no se la darían a nadie de Cádi porque no vea la cantidá de gente que había allí pa intentarse escaqueá de su debé sívico y contitusioná de está sentao desde las ocho hasta las dié el domingo.

En concreto había dó grupo de gente. Por un lao estaban los suplente que iban a comprobá in situ si los titulare habían sido convocao. En plan Guti cuando tiene la comunión de su hija. Los que salían compungio o llorando eran los que comprobaban que a ello les tocaba la titularidá porque no habían encontrao a los auténtico titulare. Sin en cambio, el grupo má numberoso era el de los alegante, los que venían con rasone diversa pa tratá de no está el día siete en la mesa lestorá.

Cádi y su gente no defrauda. Había un auténtico derroche de ingenio en esa cola de gente con sus papelito y documento justificativo pa alegá las sircuntansia que le impedían podé asestá el cargo. Ná má llegá me encontré a un gachó con un mono (de los de trabajo, que no es que llevara un animá). Yo me puse en la otra punta, porque ese tipo de prenda son agente contaminante y despué me salen roncha, pero consiguí escuchá que el gachó quería escaquearse porque el domingo ese la empresa le había encargao hasé un chapú en Barselona. Otra señora estaba allí pa su hijo que estaba trabajando en Graná y no iba a viní pa las elesione. Había otro con la camiseta del Cádi que disía que el día siete era el último partio de segunda bé y que no podía perdérsela. Otra chavala iba con el carné del pesoe de su padre disiendo que como era hija de miembro de un partio político no tenía la independensia sufisiente pa podé desempeñá ese puesto con nutralidá.

La señora que estaba al lao nuestra venía con un papé del médico disiendo que ella no podía está tantas hora siguía sentá por su enfermedá de espalda. Los médico ganaban. Porque otra señora venía con un sertificao médico de su madre disiendo que ella tenía que cuidarla porque su madre estaba mu malita. Nosotro íbamo en la misma línia porque mi Chari llevaba los papele mio de cuando me dio el jamacuco pa disí que yo estaba malo y que no podía dejarme solo.

Lo que pasa es que la gachí que atendía era una auténtica espesialista anti escaqueo. Una profesioná de la reversión de la escusa. Al del chapú de Barselona, como se coló con las mano llena de escayola le sonsacó hasta que confesó que todavía les queaba curro en la obra de Chiclana en la que estaban hasta lo meno el 2010. A la del hijo en Graná le dijo que su hijo tenía que haberse desempadronao o, por lo meno, pidí el voto por correo, y que Graná no era Jelsinki que cuando serrase la mesa cogiese el coche y se fuera pa allá.

A la hija del del pesoe le dijo que no habían llamao al pare sino a ella y que si toavía fuese de Batasuna que a lo mejón se lo pensaba. Ademá, que el carné era má falso que la dentadura de Antonio Día. Se ve que la mujé era del Cádi porque la única alegasión era la del tio con la camiseta del Cádi, que eso sí era causa justificativa. Sin en cambio, de la de los médico, ni una. A la que le trajo el sertificao médico de que no podía está sentá le sacó un dosié de afoto en lo que se veía a la gachí sentá en una silla de playa viendo la finá del concurso de pupurrí en La Viña el año pasao y con ese carga argumentá se le quitaron las gana de siguí alegando.

Tampoco le asestó las alegasione a la de la mare. Le dijo que con el paro que había se buscase una boliviana por hora pa cuidá a su mare y cumpliera con su debé porque con los sesentitanto leuro que daban le llegaba y toavía le sobraba un pico. En ese momento llegó nuestro turno y mi Chari le preguntó:

- ¿Cuánto ha dicho que dan?
- Seseintiun leuro con vente, señora.
- Eso son cuarentitanto cartone de bingo -dijo mi Chari mirándome a mi. Ella es que no ha tenio poblema de la conversión leuro peseta porque su unidá de media del dinero es el cartón del bingo equivalente a dosienta peseta ante, leuro sincuenta ahora.- Por está un día sentá contando votito.
- ¿Y usté que escusa trae?- preguntó la cortapunto sin levantá la vista de la mesa.
- Yo escusa ninguna. Yo estoy encantá. Si puede, le dise usté al Sapatero que cada vé que haiga falta, me llame, que yo estoy dispuesta a está en la mesa lestorá. La urna, me van a llamá.
- Vale, po cuando lo vea se lo digo. Y enmientra vaya usté leyéndose este manuá de intrusione.

Le dio un librito de trentitanta página que mi Chari sólo ha leio en el punto en el que pone: 
"Los miembros de las Mesas Electorales que efectivamente actúen como tales el día de la votación, tienen derecho a una dieta de 61,20 €."
Y de ahí no pasa.

1 comentario:

el autor dijo...

Ja ja ja, bien por tu Chari! e imagino que tú ibas para insistir también, verdá? que el domingo de rodriguez no había dió que te lo quitara.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner