Carmelopoli

martes, 27 de octubre de 2009

El mercado de las maravilla

Ante de que naide me lo pregunte, yo lo respondo. "Sí. Ayé estuve en la inagurasión de la plasa". En verdá no era la inagurasión sino que era la primera de las dó jornada de puerta abierta que presederán a la entrega de las llave a los detallista y que serán la antesala de la inagurasión que está prevista pal prósimo 14 de noviembre. O pal 16, porque eso ya es lo de meno. Lo importante es que los gaditano sabemo que esto está ya hecho, terminao. Que ya tenemo la plasa nueva.


Los gaditano nos bemo coscao, má que ná porque no es que ayé fuera yo solo sino que acabaron yendo siete mil quinienta persona a la jornada de puerta abierta. Buenos má que abrieron las puerta, porque siete mil quinienta persona con las puerta serrá habría hecho aquello agobiante. Aunque ha quedao mu amplio y mu luminoso. Y mu limpio. Que Nuestra Señora pa toa estas cosa es mu limpia.

Porque Ella es la prinsipá responsable de que tengamo nueva plasa. Ella se empeña en llamarle nuevo mercado. Pero yo creo que debe conservá su nombre de siempre, La Plasa, por mucho que lo de mercado suene a má caché, a má estilo. Si fuera mercado sería el mercado de las maravilla, de lo bonito que ha quedao. Porque es que esos pasillo tan amplio pa que no haigan aglomerasione que puede aparcá un Lan Rove con las puerta abierta en cada pasillo, del espasio que hay. Que es verdá que ya no se podrá aprovechá los jaleo pa poné rabo, como en la carpa, que no vea cómo se han jinchao alguno entre los puesto de pescao de la carpa.

Pero el cambio es pa mejón. Como la luminosidá. La de lú que entra en el mercado, perdón, en la plasa que uno no sabe si está comprando o en la Ópera de Milan con tó los foco apuntando a esa breca gigantesca que podría sé la mismísima Monserrá Caballé. Eso también tiene sus inconveniente, porque ahora no van a podé darle coba a las maría con asedía de segunda bé, vendía a presio de lenguao de estero. Pero tampoco creo yo que los pescadero se mosqueen porque ello van a sé los grande benefisiao, porque de tanta lú como entra se pondrán moreno sin nesesidá de ir a La Caleta.

Eso por no hablá de lo limpio que estaba tó, que si yo compró unos choco en esos mostraore como una patena no nesesito ni lavarlo despué. Esensialmente, porque en tó caso los choco los lavaría mi Chari que es la que se encarga de las cosa de la cosina. Es lo que tiene que nosotro seamo una pareja clásica. Aunque meno, que yo a vese le ayudo y si le falta pimiento molio bajo a comprarlo. Pero que este pó no está pa que yo hable de mi consiliasión entre mi vida laborá y mi vida sosiá. Está pa que yo hable (bien) del peaso de plasa que nos ha hecho Nuestra Señora.

Porque el hecho coyunturá de que Nuestra Señora es la única y prinsipá responsable de que haiga una plasa nueva queaba claro en el momento justo de entrá en la misma durante la jornada de puerta abierta. O lo que es lo mismo. Que cuando llegaba te daban un panfleto de Nuestra Señora y en toa la puerta había un letrero que ponía Ayuntamiento de Cádi y una pancarta con un eslogan claro "Un compromiso hecho realidá". El compromiso de Ella. Y la realidá la plasa.

Ella también estuvo por allí y el pueblo de Cádi presente en siete mil quinienta persona, se lo agradesió, con muchas palma, porque Nuestra Señora cuando pasea por Cádi es como la chirigota del Selu, la aclaman con aplauso. Que si no te fija, no sabe si está paseando Nuestra Señora o es el Via Crusi de la Piedá. Ademá, como también va Pepe Blá. Y Ella corresponde con su público. Repasa los puesto. Pero no como harían otros político que echan una miraita y pal bá a tomarse una servesita. Ella revisa a consiensia y controla que las alcayata lleven espiche, que las teta de las gachí de los calendario no sean de silicona y que las nevera no hagan escarcha. "Romaní, ¿esto qué es? ¿Un cable del enchufe de la nevera sin la toma tierra? Ya lo está cambiando". Tanto perfesionismo es lo que da lugá a un mercado como éste: el mercado de las maravilla.

Por si fuera poco con la visita, cuando salía te regalaban una bolsita de castaña. El poblema es que sólo habían traío mil bolsita, porque ni los má ostimista esperaban tanta gente. Pero Cádi responde cuando se le nesesita. Cádi demuestra lo que vale la pena. Y, sobre tó, Cádi se desborda cuando hay algo de grati.

4 comentarios:

Marisa Pérez Muñoz dijo...

¿Y cuando abran la plaza Tu señora irá todos los días a mirar los puestos antes de abrir?

Ya me la imagino como a la alcaldesa de Pamplona revisando las calles antes de cada encierro.

Otra cosa ¿La tienda del Melli estará en el mismo sito?
Es que si voy en Febrero, quiero ir a fisgotear para traerme unos cuantos CEDESES, que las chirigotas ya sabes que las prefiero "sin piratear".

Felicidades por la nueva plaza, que yo tengo fotos hechas en 2005 de una cabeza de pez espada muy grande y era una plaza "tercermunditas", aunque lo mejor de esa plaza, era verla desde la terracita de "La Marina" tomando un chocolatito con churros.

Besos.

Marisa

Sonia dijo...

Una plaza así se merece un gran pó.
Lo que me ha dejao un poco soprendía es que no ayudes en las tareas de la casa a tu Chari...Eso de ser una pareja clásica ya no se lleva, Carmelo.
Marisa, yo estuve el domingo y los dos puestos del Melli seguían allí, aunque cerrados, jeje.

Saludos :-D

Anónimo dijo...

En un libro de cocina escrito por Eyvind Hellstrøm dueño de un restaurante con tres estrellas en la guía Michelin, cuenta que lo flipó con la plaza y que la calidad y variedad del pescado es de lo mejor que ha visto.

Pa que vean.

Un abrazo desde Oslo

Almudena dijo...

Buenasssss!!

no tengo tanto tiempo como antes para leer a diario y sobre todo para comentar y estar al tanto, pero de vez en cuando paso por aquí a deleitarme con la fina ironía carmelera y las noticias de la buena gente que por aquí anda!!

Besos para todos!

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner