Carmelopoli

lunes, 31 de agosto de 2009

De judios

Los judio han hecho de siempre un pueblo perseguio. Un pueblo puteao. Empesando por su misma formasión. Porque pa quien no lo sepa el pare de tós los judío fue Abrahan, unos día ante de fallá el penalti en Alicante. Po Abraham, que era un viejo pellejo, le dijo Dió que iba a sé el pare del judaismo. Abraham se echó a reí y le dijo "Ya vé, el futuro que tengo yo como pare, si ya no me se pone dura ni con almidón".


Sin en cambio, cuando ya paresía que aquello iba a sé como las notisia que da Lidia Losano, que no se cumplen nunca, po resulta que la parienta de Abraham, la Sara, se quedó preñá y tuvieron un niño que se llamaba Isaá porque estudiaba en el colegio de la Barriada de la Pá. Po Dió le dijo a Abraham que cogiera y sacrificara a su hijo. Pero no que lo sacrificara porque lo dejara sin Pleiesteichon o sin bisicleta, sino que lo sacrificara cargándoselo, en plan cuchillo jamonero por el cuello. Abraham lo llevó al monte má alto del pueblo, casi tan alto como la Cuesta las Calesa y cuando le iba a pegá el cuchillaso pa sacarle cuarto y mitá de filete el mismo Dió le dijo que se parara, que había hecho tó un cachondeo. "Ya vé el susto que me había pegao", le dijo Isaá, y desde entonse se le quedó a Dió el nombre de Ya vé, pero ese es otro tema.

Despué vino lo de Moisé. Al Moi también lo putearon de lo lindo, porque el Moi vivía to tranquilo en la familia reá de Egisio con los faraone, Lola Flore y otros modelo de pirámide cuando de repente Ya vé le dijo que dejara su buena vida, los paseo en el yate Bribón en Mallorca y cogiera a tó su pueblo y se lo llevara por el desierto hasta la tierra prometida. La Tierra Prometida venía a sé como el Paseo Marítimo pero en versión judía y a Moisé le tocó jartarse de andá, enfrentarse a las plaga e, incluso, tené que crusá el mar colorao con toa la marea alta y aprovechó un ratito que soplaba el levante pa colarse entre medio. Sin en cambio, a la hora de la verdá Ya vé se mosqueó con el Moi y le dijo que no iba a llegá al Paseo Marítimo y justo cuando estaba a la altura de la calle Brasí le pegó un jamacuco y ni siquiera le dio tiempo de llegá al Samacola porque la espichó allí mismo. Que no vea como es el Ya ve ese que se lo cargó despué de cuarenta año andando.

No fue el último judío al que putearon, porque la cosa siguió durante muchos año. Con disirte que a tó los judio que nasen le pegan un tajo en la punta del tranco, con lo que tiene que dolé eso, que ya el corte te agria el caráste pa siempre y es la primera putada que sufre un judio en su vía.

También es verdá que los judio hisieron lo suyo que cuando le dieron pa escogé entre Jesú y Barrabá, escogieron a Barrabá. De toas forma, eso ahora ya no es tan estraño porque lo mismo le pasa a la chavalería gaditana que si tú le da a escogé un vierne por la noche entre el besapié del Nasareno y el Barrabá, casi tós prefieren al Barrabá y eso que allí es mucho má difísi de entrá. Es que las rasone que han justificao que a los judio se le tratara tan malamente han hecho diversa. Pa uno era porque los judio eran los que manejaban el parné, que siempre fueron de juntá monedita, billetito y lingote de oro y como tol mundo le tiene coraje a los banquero po le tenían un montón de coraje a los judio. Pa otro, sin en cambio, la rasón era que hasían fiesta los vierne, con lo chungo que es una semana que empiesa en sábado.

La cosa es que, por hache o por bé, los judio lo han pasao mu malamente. En España los Reye Católico los echaron porque estaban empeñao en venderle jabón a la Reina Isabé que ya se sabe que le gustaba meno lavarse que al Troy. Adolfito Jiler también les dio mucha caña que hiso las prueba del Gá Naturá en unas nave espesiale pa cargarse a tó los judio. Es lo que se llamó el Holocausto que no tiene ná que vé con el olor a claustro que es el que desprende el chumino de alguna solterona al cumplí los sincuenta.

Fíjate si son un pueblo persiguio que una vé que sacó la comparsa del Puerto a Israé y se llevaron un cajonaso de los que hasen época. Muchas putada, pero ninguna como la que les hiso el Tito Paco, según venía ayé en el Diario. Porque el Tito Paco los echó de España pero pa espulsarlo no escogió otra cosa mejón que espulsarlo por Cádi. Asín los pobre judio, la última imagen que contemplaron de España fue la de esa Cádi, maravillosa como siempre, despidiéndolo.

Con lo fási que habría hecho espulsarlo por Almeria, Vigo o Valensia, pero los pobre judio lo último que vieron fue el perfi de la plasa España, San Juan de Dió y Canaleja visto desde el má. Una imagen imborrable que no se les puede habé olvidao. Con rasón son un pueblo errante. Despué de haberse marchao de Cádi, están deseando de volvé.

4 comentarios:

Paco Rodríguez dijo...

Buena leccion de historia.

Almudena dijo...

Pues sí, es pa estar renegao si antes de echarte de España te enseñan lo mejorcito... si es que el Paco era mu retorcío!!

Besos, artista!!

Maruja dijo...

Coincido con Paco Rodriguez, una buena lección de historia. Carmelo, tienes unos conocimientos en tu cabeza, que no los puedes parar, son como una olla expres¡¡¡ es que salen solos!!!Pero veo que no has hablado de las judias (no se si te las estaras guardando pa otro po) Pero es que en mi casa las comemos de vez en cuando, no se si sera porque se quedaron de incognito, pero ahora se hacen llamar abichuelas ja ja ja
Carmelo, no sufras que los judios hace muchos años que volvieron a Cadi.Amos, digo yo, porque Alfonso XIII salió por Cartagena y hace más de cuarenta años que los Borbones volvieron a España.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Carmelo, si tú hubieras escrito la historia de España para los libros de texto, otro gallo estaría cantando en las aulas.

Besazos.

Marisa

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner