Carmelopoli

sábado, 29 de agosto de 2009

De Burgo

La catedrá de Burgo es un intrumento de medida universá. Lo mismo te sirve pa medí el tamaño de la vena de un sujeto amariconao (tiene una vena como la catedrá de Burgo), la caraja de un individuo no pertenesiente a la familia reá (vino un gachó con un polvorón má grande que la catedrá de Burgo), e incluso pal grado de alcó etílico en sangre sin nesesidá de soplá en el aparato de los picoleto (llevaba una tajá como la catedrá de burgo).

Es que la gente de Burgo es gente seria que cuando se pone se pone. Son gachone de eso a los que le gusta levantarse a las sai de la madrugá y empesá a trabajá. Ladrillo, mescla, ladrillo, mescla, y asín hasta lo alto de la catedrá que tiene su mérito tantos metro de ladrillo y mescla. Pero es que esa gente son asín, gente del norte, responsable y curtia. Sentraita en lo que hasen.

También es comprensible, porque en Burgo hay poca cosa mejore que hasé que ponerse a trabajá y con tanto frío como hase por allí no está el cuerpo pa broma. Los de Burgo son como los chino de Uropa. Porque uno de Burgo no coge nunca una baja, ni siquiera por defunsión. Fítetú que el Síd Campeadó era de allí mismo de Burgo y ese era un tío que le gustaba tanto lo que hasía que se dedicó a ganá batalla hasta cuando estaba muerto.

Carlo Mar, que era el quinto de los hermano Mar pero que en vé de hasé pinícula se puso a tené niño con pocas gana de trabajá y por eso se le consiera el padre del comunismo, po Carlo Mar cada vé que lo entrevistaban disía que le tenía un montón de coraje a los burguese que eran los culpable de que los demá trabajadore lo estuvieran pasando tan malamente. Y es que los de Burgo trabajan mucho y nunca piden ni un aumento, ni la revisión salariá, ni la hora del bocadillo, ni las hora estra ni ná de ná.

Eso imprime caraste. Entre el frío que hase por las mañana de enero allí en Burgo y lo que les gusta doblá la espalda, la gente de Burgo son un poco sosete. Ná má que hay que vé sus plato tipico. La morsilla de Burgo, que es sangre de cerdo y arró, que yo no he visto cosa má desagradable en mi vida. Y el queso de Burgo, que es como un queso, pero en plan lacio, sosete, asín tó aguao y blancusco. Como son los burguese. Con lo bueno que está un queso payoyo metio en aseite.

Pero es que los burguese son mu distinto a los gaditano. Los queso y las persona humana. Uno de Burgo se cré que si se está de cachondeo no se puede trabajá. Cuando la única forma de trabajá es tomárselo un poquito a cachondeo. Por eso uno de Burgo no puede serví pa jusgá la forma de comportarse de un gaditano.

Porque iguá, en Burgo, contá un chiste en el trabajo tiene que sé motivo de sansión porque si no se tuerse el muro de la iglesia que están contruyendo. Pero asquí, en Cádi, se disen las cosa de otra forma y pa avisá de que hay medusa, no hay mejón forma que avisá de sus malas idea. Pero llega uno de Burgo que es el dueño de la empresa y nos quita a Juanito del megáfono. Ahora los aviso en La Caleta son formale, corresto, medido. Como si fueran de Burgo. Pero es que esto es Cádi. Y Cádi y La Caleta son un mundo aparte.

Por eso:

SOLIDARIDÁ CON JUAN
ESIGIMO MENSAJE GADITANO EN EL MEGÁFONO DE LA CALETA

5 comentarios:

Borja Cegato dijo...

Sí señor solidaridad con Juan, lo mejor que le puede pasar a cualquier trabajador, és que le guste su trabajo y se encuentre a gusto desempeñandolo, y el amigo Juan así lo hacía.
Y pa er de Burgo no le vendría mal una coletilla pa cuando den las cinco: por el.............

Carmelo un saludo y que pases un buen fin de semana.

Paco Rodríguez dijo...

Ea!!!!!

Maruja dijo...

Se dice... se comenta... se rumorea... que las quejas salieron del ayuntamiento, asi que para saber lo que ha pasado con Juan yo no me quedaria en Burgos, llegaria más arriba, a lo mejor... a lo mejor... hasta Santander.¡¡¡ que hay que hablas de fosma corresta, coño!!!
Bueno, misión cumplida: la Teo sabiendo que los plumillas ya estan trabajando duramente, se ha asegurado unas letrillas en el proximo carnaval.

Almudena dijo...

Solidaridad con Juan y con los gaditanos que se pierden sus mensajes, que ole el arte que tenía el hombre diciendo la hora!

Besos, Carmelo! y reparte, que capaz eres de quedártelos todos...

Marisa Pérez Muñoz dijo...

¡¡Qué ricas las morcillas, aunque jamás hayan visto la dicha ciudad!!

Besos.

Marisa

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner