Carmelopoli

miércoles, 5 de agosto de 2009

Cojetando

Como en unametáfora de la vida, cuando má dificultade tenía nadie me quería ayudá. Mi Chari por mi salú "Es que no es bueno que te ponga a andá tan pronto" Y eso que yo le enseñé una página wes en la que desía que los contraste de agua fría y agua caliente eran mu bueno pas los dejinse de tobilo. "Yo metó el pie en el agua y despué en la arena, y viene a sé lo mismo". Pero ni por esa, porque en el fondo creo que ella quería que yo me queara en casa con su mare y asín mataba dó pájaro (en este caso un pobre jilguerillo como yo y una auténtica urraca como su mare) de un tiro pa podé entrenarse pal campeonato del mundo de bingo (o loteria).


El Angelin tampoco quiso ayudarme. "Es que yo no puede verte malamente, me da mucha pena, porque pienso en que un día te hará viejo y te morirá y no estará entre nosotro". Ole esos amigo que te levantan el ánimo. "Po no te procupe que cuando me muera mi espíritu irá a buscarte pa haserte la puñeta por mal amigo y mal cuñao", le dije ante su respuesta negativa justo ante de colgá el teléfono.

La Vane también se negó. "Que va, Carmelo, tengo una reunión pa prepará una manifestasión contra la Rubia porque nos va a multá por ponerno en pelota en La Caleta." Le iba a regañá por referirse a Nuestra Señora como la Rubia y por queré ponerse en pelota en La Caleta, pero lo dejé porque no tenía ni fuersa ni gana de pelearme con nadie, aunque sea por una buena causa. Ademá, que en lo del desnudismo yo estoy dividio entre mi condisión de pare y mi condisión de morsegadó. Asín que veo mu bien que pa preservá las familia y la morá se prohiba que mi hija se ponga en pelota en La Caleta, pero pa mejorá el entorno y la visión se permita que las gachí de buen vé se pongan en pelota. Supongo que Nuestra Señora habrá pensao en eso y que las multa irán en escala, porque no es lo mismo, por ponero un claro ejemplo, que se ponga en pelota la novia del Beiro, que eso no puede multarse en la vida, a que se ponga mi suegra, que tiene que llevá hasta carse.

Ni siquiera mi Sergio me echó la mano que nesesitaba. "No, opá, no pueo, que si Blanca me ve en La Caleta la volvemo a tené mortá y últimamente está la agujá un poco mareá". Porejillo, mi Sergio que está de mal de amore como el Chupa. Aunque en su caso, má bien hay que alegrarse, porque si la Bicho lo deja, sólo puede cambiá pa mejón. "Vente, tonto", le dije "asín le da escusa pa librarte de ella". Pero por lo que se ve, mi Sergio la quiere. No sé porqué será, porque por el físico, desde luego que no.

Pero tanta negativa se convirtieron en un positivo, porque meno por meno es má, según me esplicó una vé mi primo Cristóba pa acabá disiendo que no me debía ná, porque dó númbero negativo multiplicao se anulan. Po yo lo mismo, ante el rechaso, fuersa de voluntá. Me levanté del sofá yo solo y pese a arrastrá el pie, me fui al dormitorio, me puse el meyba, la camiseta blanca de tirante, la cadena de oro de la Virgen del Carmen pa que protegiera mi tobillo y me fui a la Caleta.

Al vé que me largaba y la dejaba con la tele, el sofá y el mando, mi suegra empesó a gritá. "¿Pero dónde va? Te va a quedá cojo pa toa la vida. Lo que te faltaba a ti, ademá de incapasitao mentá, cojo. Ahora sí que va a sé un inúti integrá..." Pero me dio iguá, porque yo quería volvé a La Caleta y lo he consiguio.

Te juro que me he emosionao al llegá. Tantos día sin verla y sigue iguá de bonita de siempre. Al tenerla ante mi comprendí a esa dinastia de persona que llevan tres mil año mojándose el ombligo en sus agua. A Hércule cuando mandó al carajo los dose trabajo eso que le habían encargao y montó el primé chiringuito desmontable en Cádi. Y a los romano que dejaron un teatro y un anfiteatro en la parte de la Punta. Y me dio lástima por los moro, que se perdieron esta bellesa, porque ello no les gustaba bajá a la playa, que le traía recuerdo del desierto y les costaba mucho quitarse las chilaba.

Tenía delante mía ese triplete de la perfesión que forman los dó castillo y el Balneario, que eso sí que es un triplete y no lo que ha ganao el Barselona. Con esa bellesa tan grandísimamente grande entendí a esa larga serie de viajero que se habían ennamorao de Cádi. Como el pirata Drake, que cada vé que podía venía a hasé una visita. O como tós esos italiano que reniegan de Berlusconi y se quean encantao con la bellesa de este má y montan heladeria pa que nos suba el colesteró y yogurteria pa que yo me parta el tobillo. O como los piojoso que cada Carnavá vienen a verno y prefieren dormí al raso, en el Hotel Caleta Bich que cogerse una habitasión en un pueblo alejao del meollo del asunto. O como Paco Alba que dejó las papa y los tomate de Coní por embelesarse y embelesá a La Caleta que hasta tiene allí su monumento pa que se puede llevá toa la eternidá mirándola. Y ahor por cojone, porque le han puesto por detrá unas valla pa que no se escape y a Fernando Quiñone de cuerpo entero pa que le dé conversasión.

Ya sé que he arrastrao el pie, que el tobillo me molesta má que ante y que el bulto es má grande (el de la inflamasión del tobillo, no pensarse otra cosa) pero ha meresio la pena. Es que no hay ná como que te falte algo pa darte cuenta de lo maravilloso que es. Y a mi me ha faltao una semana mi Caleta y hoy al verla ha sio como recuperá el aliento y la vida. Con disirte que tal y como he bajao he besao el suelo en plan Juan Pablo Segundo tes quiere todo el mundo. Me he llenao toa la boca de arena, pero me da iguá. He podio simbolisá lo que yo siento por este trosito de Cádi. Y por Cádi entero, pero no me iba a poné a darle beso a toas las calle, que los del UTE limpian, pero tampoco tanto.

Y mañana volveré, aunque sea arrastrándome. Porque como disía el Ché Guevara un día que estaba posando pa un dibujo de una bandera "má vale morí en la Caleta que viví en mi sofá". Y ensima con mi suegra.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Carmelo te leo de hace tiempo aunque no te habia escrito hasta ahora, por cierto, te escribo desde el Puerto. Y hoy ya no me he podido aguantar por lo que cuentas de tu tobillo vete ya pal medico!!te lo digo xq algo se de esto y si no vas ya en vez de una semana como llevas vas a tener que estar un mes, que seguro q es un esguince de 2ºgrado y eso es jodio y si no se cura bien las molestias se vuelven cronicas.Ve joe, si en cadi te lo pasas bien hasta en el hospital, lo sé por experiencia propia, te vas echas un ratito y a hacerle caso a lo que te diga el medico u medica. Saludos

maruja dijo...

¡¡¡bueno Carmelo, ya estas en la calle!!!Lo que han dicho la Chari, la Vane y el Sergio, yo lo esperaba y es logico, pero lo que no se me pasaba a mi por la cabeza, es que no le dijeras cuatro cosas bien dichas al Angelin. Vamos, que yo te imaginaba montao en la Movilete y apoyandote en una escoba pa buscar al Angelin y decirle:¡¡¡ piazo cabrón, cuando decias que me querias como a un hermano y que to lo tuyo era mio, no esperaba que me mandaras a tu maire!!!
Bueno Carmelo, a disfrutar, que tu ves tu Caleta y pierdes el sentio. Amos y además has caido de trompa como el Juan Pablo segundo y te has llenao toa la cara de arena.

Vale, cuidate.

Jesús Herrera Peña dijo...

Vale Canmelo; mu bien relatao tu relato de lo deh tobiyo, lo que ziento e que eze relato zea too veddaero.
T'admiro y te envidio.
T'admiro po lo bien que ehcribe y te envidio por zer de Cái. ¿No habría arguna forma de conseguí la doble nasionalidá? E desir —no me malintempretes—, yo lo que te quío planteá e que me diga zi hay arguna manera de haserse con e canné de gaditano zin tené que renunsiá a mi condisión de cagggteyanomanchego.

Zi la hay, me lo dise, ¿eeehhh?

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Que acento más raro tiene el Jesus Herrera este!!

Mañana cuando vuelvas a la Caleta, no beses de verdad la arena, tienes que hacer el simulacro hombre, que parezca que la besas pero te quedas a una distancia prudencial para no comerte un puñadito, que por muy de la Caleta que sea, es tierra al fin y al cabo.

Que siga la mejoría... ¡¡Y los Póses geniales, que llevas una semanita que te sales!!
Diga lo que diga tu suegra. ¡¡No sabe ella la suerte que tiene!!

Un beso enorme.

Marisa

manolo rubiales dijo...

Norabuena Carmelo, malegro de tu liberación, yo sé que ni la Ingri Betancú ha podío sufrí tanto como tú, secuestrao por curpa dun puto eginse, con una zuegra malage de guardia y con el escai del sofá haciendo burbujita. Ya era hora pichita.

El futuro bloguero dijo...

Esa Caleta, oé.

Paco Rodríguez dijo...

La caleta, independientemente de curar los males de amores como dijo Antoñito, es el mejor remedio de todas las enfermedades.

No hay mejor spá que relajarse en una piera, aunque te merodee alguna morena aun sin adobá

Al dijo...

Carmelooooo, que estuve en tu Caleta, en tu Viña y en ese Cadi de mis amores... te busqué para darte un achuchón, pero no hubo suerte ;)

Qué arte tienes, illo!!

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner