Carmelopoli

viernes, 31 de julio de 2009

Lisiao

Qué pena me da de mi mismo, de verme asquí enserrao, en esta casa vasia... No es que yo este ahora de maruja, es que me he escoñao, me he lesionao como si fuera un furgolista en pretemporada. Y eso que yo no asumo riesgo, que nunca he hecho deporte ni ná que se le paresca. Pero pese a eso me he jodio.


Porque si tú ere Sarkosy y tiene que cumplí cada noche con la Carla Bruni, al día siguiente no te puede ir a hasé deporte, porque por la noche te ha tenio que quedá sequito y lo del deporte es un riesgo innesesario. Aunque Manolo Rubiale (y alguno má que yo conosco) estaría deseando darle las buenas noche a la Bruni, pero con la pinta de loba que tiene la gachí, pa mi que al día siguiente no escribiría ni un pó, ni siquiera de los guarrone eso tan suyo. Pero al Sarkosy le va la marcha y despué de pasá la noche con la parienta al día siguiente se va a corré (con los pié) y por poco se quea en el sitio.

Pero mi asidente no ha tenio ná que vé con eso. Ya sabei que deporte y trabajo están fuera de mi vocabulario. Lo mio ha hecho una auténtica carajotá. Yo volvía tan tranquilo de La Caleta por la calle la Rosa pa comprarme un yugu de eso que ponen con una jartá de chocolate por lo alto y con la boca babeando pensando en el yugú y en la puretona pelirroja que los vende, no me fijé y metí el pie endonde no debía. Totá, que me se torsió el tobillo y en vé de engordarme la barriga con el yugú, o el tuyamentiende con el escote de la puretona, lo que me se engordó fue el tobillo que me se ha formao una bola como la cabesa de Ramoni. Tuve que volvé a mi casa arrastrándome en plan soldao españó en Alganistán, que es el paí en el que las playa no valen ná porque están llena de alga.

Cuando llegué a mi casa mi Chari me dijo que me pusiera hielo, pero yo le dije que un carajo, porque el hielo de la nevera lo tengo reservao pa los cubata y no estaba dispuesto a malgastarlo en mi tobillo. Pero, como siempre que no le hago caso a mi Chari me esquivoqué. Estuve toa la tarde sin moverme del sofá, lo que tampoco es mu novedoso pa mi, pero por la noche no he podio dormí de los dolore y cuando me he levantao el bulto del tobillo no era la cabesa de Ramoni sino el propio Ramoni en sí mismo completo.

Yo iba a irme a urgensia, pero la Vane me he dicho que no hasia falta. Ella como tiene estudio de primero de monitora de arobis y de magisterio en educasión física, me ha mirao el tobillo, me ha dicho que eso era un desjinse y me ha resetao una pomada que huele como los bajo del camión de focsa, una venda elástica y reposo.

Pero no vayai a crerse que lo de reposo es una cosa agradable, que la Vane me ha dicho que el reposo tiene que sé asoluto. En otras palabra, que no puedo ir ni a La Caleta, al meno en tol fin de semana. Y ahora, ¿qué hago yo tirao en el sofá, con la caló que hase, sin podé ir a la playa? Y no vayai a crerse que mi Chari, mi Sergio o la Vane se han quedao asquí cormigo a ayudarme. Han tirao tos pa La Caleta y a mi que me sursan. Qué verdá es que la sosiedá no le hase caso a los lisiao. No hay ná como sé uno de ello, pa darse cuenta. Si por lo meno me dejaran montarme en los cacharrito eso que ha puesto Nuestra Señora pa que los tullio se bañen. Pero ni eso.

2 comentarios:

Borja Cegato dijo...

Venga Carmelo ahora unos días quietecito no te vayas a quedar cojo picha,tanto yugu y tanto yugurcito de pelirroja.

Un saludo y que te recuperes pronto y aprovecha el tiempo que vas a tener en hacer estos peazos de pós.

El futuro bloguero dijo...

Coño que putada Carmelo...

Que te mejores..

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner