Carmelopoli

lunes, 20 de julio de 2009

Teoría de las probabilidade

Hay acontesimiento íntimamente relasionao que supone que el hecho de que se produsca uno de ello suele conllevá que se produsca el otro. El grado de relasión entre ambo hecho se llama probabilidá y puede sé má o meno alta. Por ejemplo, en la mayoría de las ocasione si, estando en el sofá sentao viendo la tele a eso de las onse de la noche, yo acarisio a mi Chari de forma reiterá en la parte del muslo la probabilidá de que un estraño movimiento selulá en su interió le provoque un ismediato doló de cabesa suele está en torno al noventa por siento.


Mi vida familiá se basa mucho en esta regla de probabilidade. También es estremadamente alta la probabilidá de que si una gachí se pone a hablá cormigo en cualquié rincón de Cádi, en ese momento aparesca mi Chari, mi suegra o algún familiá diresto que tarde meno de sero coma uno en contárselo a mi Chari. Ademá, contri má buena está la gachí, meno tarda mi Chari en llamarme al móvi y preguntarme qué estoy hasiendo.

Hay cosa meno probable, pero también posible. Si tú te pone a corré delante de ocho toro que bajan como loco por una calle de Pamplona esisten muchas probabilidade de que te lleve un buen costalaso. Las probabilidade de que te lleve una corná son meno y las de que con la corná la espiche son menos toavía, pero si quiere que la probabilidá de espicharla llevándote una corná sea sero, lo mejón que hase es no irte a corré los sanfermine.

Por siguí con el tema de tópico, despué de los toro, el furbo. En furbo son escasa las probabilidade de que un equipo que acaba de asendé a primera división lo echen de la competisión porque por debé, deben hasta de callarse y pagan meno que un moro en La Montanera. Son escasa las probabilidade, pero esisten.

Esto de las probabilidade se da en todo los órdene de la vida. Incluso en los má importante, como por ejemplo, el Carnavá. Los componente del grupo de Juan Carlo saben que las probabilidade de que el año que viene no canten con el Aragón son estremadamente alta. También los componente del coro de Julio Pardo saben que las probabilidade de que se lleven un primé premio son altísima. Prásticamente de forma inversamente proporsioná a las que tienen los componente del grupo del Vera de está en la finá.

Es que el concurso del Falla también tiene sus propia regla de probabilidade. Si tú ve que se levantan las cortina y lo que hay detrá es una comparsa en semisírculo, a oscura y con un tipo lleno de pourpurina y unos traje rojo, la probabilidá de que el contralto chille como si lo estuvieran matando al minuto y medio de la presentasión se aprosima al ochentisinco por siento. Igualmente, si lo que se aparese es un chirigota de pueblo y van vestio de gachí, las probabilidade de que los cuplese no sean asto pa menore de diesiocho año se aprosima al sien por sien.

En estos caso, cuando la probabilidá de que si se produse una cosa se produsca la otra es del sien por sien, el vínculo entre ambo suseso es tan fuerte que se habla de relasión causa efesto. El caso prinsipá que se pone es el de que si tú tira un ojeto equi hasia arriba cuando el ojeto equi deja de subí empiesa a bajá atraio por la fuersa de la gravedá. Sin en cambio, esto no se produse siempre porque en determinada situasione, si el ojeto equi llega al techo y el techo tiene la mierda que tiene el techo de casa mi suegra, el ojeto equi no baja sino que se quea pegao. Pero eso también es por la fuersa de la gravedá, porque es mu grave lo poco que limpia mi suegra.

Eso es lo que se llaman los fenómeno determinístico, los que siempre ocurren. Un ejemplo clarísimo lo tenemo en Onda Cádi. Si tú pone Onda Cádi má de trentidó minuto es totalmente seguro que verá la cara de Nuestra Señora. Es como lo de que si tú aparca el coche en doble fila y te aserca un momentito a lo que tus quiera que tenga que hasé siempre aparese un guardia a poenrte una multa. Y si lo deja en un bordillo amarillo, se produse ismediatamente una fuersa centrífuga en el coche del Seisdeo que hase que por allí surja de la nada una grua y la prósima vé que vea a tú coche sea en el pabellón de Cortadura.

Sin en cambio, el ejemplo gaditano má emblemático de fenómeno determinístico se produse con la llegada del sirco. Está completamente probao y demostrao que tal y como el sirco pone el primé carté por la Avenida, salta el levante. Sin esesione que confirmen la regla. Es una relasión causa efesto de primer grado. Asín que, si alguien comió arena ayé por la tarde, que se acuerde de toa la familia de Mis Aurori y el gran sirco mundiá.

5 comentarios:

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Hoy he tenido tiempo y lo leí a la primera, así además de "sin saber otra cosa más" me voy a la cama con una gran sonrisa.
¡¡Buen Post!!

Un abrazo.

Marisa

manuel rubiales dijo...

Anda los cohone... Menos má que el Newton no estaba en casa de tu suegra cuando el camelo aqué de la mansana, que si no todavía estaríamo sin la ley de la gravedá, y eso e tela de importante pa comprendé por qué delante de un pivón la "cosa" se eleva y delante de Rita Barberá la misma "cosa" desciende embalá.

El futuro bloguero dijo...

Grandes ejemplos clarificadores Carmelo.

Mucho más claro que la teoría del Eistin el Niuton y toas sus castas.

Anónimo dijo...

Si el techo de tu suegra lo levanta tó, yo de ti, teniendo en cuenta el razonamiento del Sr. M. Rubiales, montaba un "aula de levantamiento" para mayores de 65 años. Ahora están muy de moda las aulas-taller y universidades de la experiencia para mayores.Y ya pensando, pensando, se me ocurre que vuetra Señora puede subvencionar el taller pa que los viejos verdes la voten en las próximas elecciones.
Un saludo
L

Borja Cegato dijo...

Si abro El bló del Carmelo y hay un pó nuevo problabemente sea bueno.

Un saludo Carmelo.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner