Carmelopoli

viernes, 10 de julio de 2009

Desnudismo

Yo siempre había hecho un gran fan del desnudismo. Hasta hoy. El desnudismo astivo, osease ponerse en pelota no lo prastico, má que cuando salgo del baño, me se han olvidao los calsonsillo en el ropero y está la ventana abierta. Pero la esibisión pública la tengo desabituá, esensialmente porque tampoco es que la naturalesa me haiga regalao un gran cuerpo y cuando me bajo los calsonsillo no me rosa con el suelo. Que si yo tuviera el badajo como un braso de gitano ya te iba a disí yo si no lo iba a enseñá cada vé que pudiera. Sin en cambio, el desnudismo pasivo me encanta. O me encantaba, hasta hoy. Lo de ponerte en la balaustrá de la playa Vistoria a echá una miraita a los pesone que se asoman cada verano, que cada verano hay má por sierto, me paresía uno de los grande plasere del universo, porque yo de siempre ha hecho un gran morsegadó.


Te puedo disí, inclusives, que la idea del Terrada de poné una playa desnudista en Cádi no me paresía mala idea. Ya sé que tiene cosa mala porque si tú pone una atrasión de ese tipo, por poné un ejemplo, en la playita Las Mujere, se iba a poné aquel trosito de asera lleno de viejo mirando y las obra de Cádi se quedarían sin jubilao que controlasen, con el claro detrimento de la calidá de la obra que eso podría suponé. ¿Cómo iban a hasé esos muchacho de ferroviá el futuro puente de Nuestra Señora Teófila Martíne derecho sin uno jubilao controlando? Y desde luego, si a los jubilao le da a escogé entre verle tó lo negro a unas cuantas gachise y mirá como ponen ladrillo en el agua, la mayoría escoge lo negro, aunque eso le pueda costá la salú, que alguno de ello tienen el corasón tan débi que si se empalman, cascan. Pero creo que cualquiera de ello asume que no hay forma má bonita de morí.

También es verdá que si pone la playa desnudista más pallá de Cortadura hay meno repercusión en el jubilao y el que quiera ir se tiene que dá un paseito, que eso hasta que le benefisia a la salú, aunque como Nuestra Señora ha puesto ya el autobú que te lleva hasta Torregorda, aquello iba a sé el camión de los satirone, que iban a gastá el bonobú colorao yendo hasta Santibañe a vé gachise en cuera. Pero no es el único poblema de las playa desnudista.

Y no me vengo a referí al riesgo de seguridá que es poné una playa desnudista, porque toa esa gente que se tumba bocabajo y acaba dejando la arena con má boquete que el campo de furbo del Clú Deportivo Beirú. Sino que estoy hablando de que esos desnudista tienen familia y esa familia sufre. Y o si no fijarse en lo que me ha pasao a mi hoy, que le he cogio coraje al desnudismo.

La cosa es que como la Vane estaba asquí en casa metía un poco agobiá y nosotro nos íbamo pa La Caleta po a mi Chari no se le ha ocurrio otra cosa que disirle que se viniera a la playa con nosotro. Bueno, con ella, porque pa mi Chari y la Vane yo soy como la última rebaná del pan bimbo: inúti y presindible.

- Ay omá, es que a mi lo de jugá al bingo no me gusta.
- Po te viene y te pone allí al lao nuestra, por lo meno toma un poquito el solesito, que va a perdé el moreno -dijo mi Chari sin darse cuenta del doble sentio de la frase que, sin en cambio, sí que castó la Vane.
- El moreno no lo perdí, lo dejé y ya mismo estoy en la playa a vé si me busco otro que me alegre la cueva, que esto tiene que tené hasta telaraña con una semana sin usarlo...

No es que yo me corte porque la Vane diga esas cosa, pero cuando el progenitó de una está delante, una debería cortarse. Pero la Vane o no se corta, o no me considera su progenitó. Como prueba lo que pasó una vé que llegamo a La Caleta. Llegamo junto que yo creo que yo no hasía el recorrio de mi casa a La Caleta con la Vane desde que el Mora era hospitá, el Valcarse colegio y Santa Catalina una cárse, no como ahora que es un sitio pa que los gafapasta vean el atardesé de La Caleta con música chilau, como si el atardesé de La Caleta nesesitara música ambiente, cuando eso es un espestáculo por sí mismo.

Totá, que llegamo a la playa y estaba el Angelín, las compañera de mi Chari de la selesión gaditana de bingo, Paco el Bigote, el Migué,... la patulea que nos juntamo siempre en nuestro resinto acotao de La Caleta y la Vane se quedó un poquito atrá. De repente, cuando estaba charlando con el Angelín enmientra que me quitaba las chancla de velcro nueva que me he comprao en el Carrefú, noté comosi mi cuñao no me prestara atensión. Lo miré a la cara y tenía la boca abierta y lo sojo un poquito desencajao. Miré a Paco el Bigote, que estaba a su lao y, como el Angelín, su sojo se perdían en un punto que queaba a mis espalda. Un punto, que no era un punto sino un cuerpo. El cuerpo de Vanesa Góme.

Es que la gachí se había quitao el vestidito que traía y debajo no llevaba ni bañadó, ni triquini, ni biquini. Por arriba ná. Y por abajo un tanguita negro estrecho cuyo cordón se encontraba sumergio entre los cachete del culo. Del tirón les eché la bronca a los mirone "Por favó, que es la Vane, que la conosei desde que era una niña..." "Po ha cresio, ha cresio" me dijo el Angelin. "Ha cresio ella y las gemela" remachó el Migue. Me di la vuelta y me aserqué con disimulo a la Vane.

- Vane, que me parese que te se ha olvidao la parte de arriba del bikini. Y la mitá de la parte de abajo.
- No, Carmelo, esto es asín. Pa que no me queden marca -me esplicó.
- No, si la marca del tanga no se ve. Está ahí perdio..
- Es que en Vistahermosa es lo que se lleva.
- Pero es que esto es La Caleta, no Vistahermosa. Que asquí hay mucho mirone.
- Po que miren. Que má sufre el que mira que el que enseña.

Pero ese refrán está incompleto. Porque má que el que mira y que el que enseña, sufre el pare de la que enseña. Sobre tó si sus amigo se llevan tol día morsegando a su hija que paresía que no habían visto un cuerpo como ese en su vida. ¿No tienen interné? ¿Nunca han visto el canal Play boy? Pero si vinieron a saludarme hasta Manolín y Fali que eso no me saludan nunca, ná má que pa vé má de serca el canalillo de la Vane. Y el Migué y el Bigote toa la tarde con la discusión de si eran operá o naturale. Si hasta llamarón a Ramón el Muerto que nunca viene a la Caleta (de ahí el mote) pa que viera el espestáculo y el gachó hasta ha recuperao un poquito el coló viendo a la Vane en tangas menore.

Y mi Chari sin disí ná. Aunque por lo bajini las amiga la estaban criticando. Pero ella, cuando se ha dao cuenta, ha dicho: "Y la que no pueda controlá a su mario, que lo amarre corto o que le quite las gafa. Igualito que el mío, que no mira". Nos ha joio, si era mi hija. Que si fuera la de otro no iba a mirá yo ni ná. Con las gafa de só, por supuesto, pa que no se diera cuenta, pero habría morsegao de lo lindo, que en La Caleta lo de las teta tampoco es tan habituá.

He acabao tan jarto que me he tenio que vení y le he jurao odio eterno al desnudismo.

8 comentarios:

Borja Cegato dijo...

Que bueno Carmelo eres un fenómeno picha, no nos deje nunca.

Al final vamos a ser hasta familia, tambien soy Góme de primero.

Un saludo y gracias por estos ratitos.

maruja dijo...

Carmelo, se te ha acabao la buena vida, ahora te vas a enterar de las puas que tiene un peine con la Vane en casa y además te llama Carmelo, con to el morro.¿ Tu te has planteao hablar con el Pite y regalarle un 5 jotas si reconquista a la Vane? Mu malamente veo yo la cosa Carmelo, me da la impresión de que este verano, vas a tener que dejar de ir a la Caleta, porque la Vane y la Chari juntas son un peligro.

Manuel Rubiales dijo...

Po yo no me lo creo, Carmelo, necesitamos pruebas, por ejemplo unas fotos, pa sersionarnos que es verdá eso de que la Vane ha hecho toslé... Y no es porque yo sea tela de verderón, como tú ya sabe, es que me he enganchao a las película del CSI.

takatanxinxinpompom dijo...

Carmelo, la vane no tendrá facebook, verdad?

El futuro bloguero dijo...

No te queda de sufrir Carmelo, porque no creo que renuncies tu a la Caleta.

Abrazo solidario

Paco Rodríguez dijo...

¿y las tiene caidas?

gOUEL dijo...

ejem... esto... yo te lo arreglo hijo de mis entretelas, dame el movil de la niña y dejame hablar con ella. Que hoy en dia no te puedes fiar de nadie, que son tos unos guarros.

Anónimo dijo...

No te pongas así Carmelo, que ahora las tetas sirven hasta para anunciar quesos. Dejalos babear y que vean lo que habeis sido capaz de "fabricar" tu Chari y tú, y si esto no te consuela, piensa que lo terrible sería que se pusiera tu suegra en toples; en cuanto se corriera la voz, cerraban to los chiringuitos y se quedaba Cádiz sin un alma por las calles.

La semana próxima me voy "pallá" y ya le he dicho a ni santo que a La Caleta no se puede ir porque está el "viru" de la gripe los pollos.Es que, este santo mío es muy bueno, pero le gusta el queso más que comer con los deos.

La de la Fidelidá

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner