Carmelopoli

viernes, 4 de abril de 2008

El día que le dije No a Nuestra Señora

No eran má de las dié de la mañana cuando sonó el timbre de la puerta. Empieso a está un poco hasta los cojone de que cualquiera venga a mi puerta a dispertarme y darme el coñaso. Abrí y había dó guardaespalda que me pidieron que le acompañara. De la esperiensia que tengo ya me he dao cuenta que el nivé de los guardaespalda depende del nivé del guardaespaldado y esto guardaespalda eran de mucho pedigrí, con sus agafa Rainbrain y su pinganillo en la oreja. "Como mínimo, del Borbón", pensé.


Sin en cambio, con lo cabreao que estaba porque me habían vuelto a dispertá le pregunté de malos modo que adónde íbamo a ir, que tenía cosa que hasé. "A San Juan de Dió", me respondieron. Evidentemente, me vi obligao a asestá. Quise sabé quien era quien solisitaba mi presensia. "¿Visente Sánche?" Negaron con la cabesa y miraron hasia el sielo como queriendo disí que era alguien má importante. "¿Jorgue Moreno?" Repitieron el mismo gesto. "¿Má pa arriba que Jorgue Moreno? Entonse sólo puede sé Ella". Asintieron con la cabesa y miraron al suelo en un respetuoso silensio mientra que crusaban sus mano delante de su herramienta. 

"Disirle que me visto y voy pa allá" les propuse pa poderme arreglá tranquilo. "Tenemo órdene estrista de la másima utoridá de no aparesé por el despacho de San Juan de Dió sin su presensia", me respondieron. Me tenía que vestí a la bulla, pero iba a vé a Nuestra Señora a su despacho asín que me puse mis mejore gala: la chaqueta de la boda, que me está un poquito estrecha y unos pantalone americano. Camino de San Juan de Dió acompañao por los gorila (perdón, por los empleado de seguridá) me hasía paja mentale pensando lo que podía queré Nuestra Señora de mi. "Es mu pronto pa que me proponga sé pregonero. Iguá le va a poné mi nombre a una calle. Podía sé la calle Servante, porque al fin y al cabo, el Servante también era famoso por escribí y, al meno, yo tengo las dó mano..."

Cuando llegué al despacho había dó gachone con una libreta de pie allí delante. "A Serrá y Sabina ni se os ocurra traerlo que son unos rojo. Un buen consierto de Raphael acompañao de mi querido pregonero..." Cuando llegué se hiso el silensio. Me arrodillé ante Ella y fui a besarle los pié, pero había estao visitando obra y tenía una mijita fango en las bota y me contuve.

- Asquí estoy, Carmelo, organisando los consierto de verano.
- ¿Pero eso no lo lleva el Baluarte?
- Si le dejo al Baluarte, nos organiza unas olimpiadas de matemática y un consierto de música de esa de iglesia. Si es que lo tengo que hasé yo tó, Carmelo. Lo tengo que hasé yo tó.  Y ensima ahora se han llevao a Loaisa. Me están dejando mu sola.

Hiso una pequeña mueca de tristesa, casi impersestible pa alguien que no sea tan oservadó pa las cosa de Nuestra Señora como yo.

- Pero por eso te había llamao, Carmelo. - Cada vé que escuchaba mi nombre en su boca me se erisaban los pelo hasta de los sobaco- Nesesito que sustituya a Loaisa.
- Pero, yo no tengo esperiensia - ojeté.
- ¿Tú cree que eso es un poblema, Carmelo? - (Ainsss)- Mira al portero o al de la Fondí. Vente a mi lao y yo te lo enseñaré tó.
- Señora, que ambos dó estamo casao.
- No, Carmelo. Te enseñaré tó del mundo de la política.
- Señora, yo es que no sé si seré capá. Ademá, a los consejale de fiesta le dan mucha caña los carnavalero y yo llevo mu malamente las crítica.
- ¿Concejá de fiesta? ¿Y entonse de que meto a Visentito, que sólo vale pa eso y a lo justo? No, Carmelo, tú vendría de mano derecha, de númbero dó, de hombre de confiansa, de consejá de urbanismo.
- Yo no me veo de consejá de urbanismo, Señora. Eso tiene que sé complicao.
- ¡Qué va! Sólo hase falta  gana de trabajá y mucho amó por Cádi.
- Hombre, yo de amó por Cádi tengo dó o tré esportone. Pero de gana de trabajá no tengo ni media milésima.
- Iguá he esagerao con lo de las gana de trabajá. Ira, vente cormigo y ve lo que hay que hasé y así te lo piensa.

Y me fui con ella a pasá la mañana. Fue una cosa impresionante. En una mañana, inaguró tré semáforo, se reunió con dó asosiasione de mujere, una de minusválido y la asosiasión de la libertá del cangrejo casturao en cubo de plástico, saludó a cuarenta y siete viejo (contao) y beso a setenta y tré vieja (má o meno), se recorrió la calle Ancha como en quinse ocasione, subió y bajo del coche ofisiá, visitó las obra del segundo puente (el que llevará su nombre), las que están hasiendo en la playa de cortadura, las de Santa María del Má, la de la casa de la calle Sagasta, estuvo en la presentasión de un libro, jugó a hasé monigote con los niño de una guarderia, dó colegio y un intituto, le hisieron quinienta catorse afoto pal Diario, La Vó, el Viva Cádi, el Adene y hasta pal Cádi Informasión, consedió  siete entrevista, habló por teléfono con Arena (poco tiempo), Mariano, Alberto, Antonio Muñón, Martíne Are, Julio Pardo, Ramón Velasque,... le echó un broncaso a Pepeblá, otro al Saplanita, le dio la enhorabuena al portero y al de La fondí (que los dó van siempre junto a tos lao), tuvo negosiasione con los equipo del Trofeo Carransa,...

Llegaron las dó y yo estaba con la lengua afuera mientra que Ella mantenía la sonrisa como una rosa sólo un poquito chuchurrumia.

- Ha visto como tampoco es pa tanto. Es que hoy tengo yélá porque acabo de llegá de Montevideo. Pero bueno, que siendo tú, me vale con que haga esto toas las mañana. Y despué por la tarde...
- ¡¡Por la tarde!! Por la tarde siestaso y no hay quien me levante. Lo siento, Señora, pero yo no estoy capasitao pa eso.
- No me diga que me va a disí que No, Carmelo -atacaba a los sentimiento, porque Ella es que es mu lista.
- Si, Señora, le vi a disí que No.
- Y, ¿qué hago yo ahora?
- Ira, lo de vivienda se lo da al Saplanita, al calvo de Procasa le da comunicasión. Si quiere al niñato de la banderita de España en el reló le da fomento, que le hase falta fomentarse. Y, por supuesto, le pide al eterno que no se vaya.
- Pero si ya lo tiene desidio.
- Con lo que le gusta a ese San Juan de Dió, basta con que le diga, ira Pepeblá que quería... y ya te está disiendo que se queda.
- Vale, Carmelo, lo haré asín, pero yo contaba contigo.
- Señora, no me presione, porque si asestó yo iba a durá meno que Garsón en el gobierno de Felipe. ¿se acuerda usté? Po iguá, me vería obligao a dimití y eso no está bonito. Prefiero disí que No de antemano.
- Pero, ¿es por mi?
- No, Señora, yo por usté haría lo que fuera. Meno ponerme a trabajá. Yo me quedo como asesó esterno y cunado quiera, sólo tiene que llamarme.

Le di mi númbero de móvi y Ella me dio el suyo pa quedarse má tranquila. Ya la tengo agregá y le he puesto como tono una musiquita inédita de lujo que me ha regalao el otro día mi amigo Bustelo, que la tenía guardá pa mi Sergio, pero creo que el móvi de Nuestra Señora merese má la pena. 

Me marché, mientra que Ella sacaba el tuperware con ensalá de macarrone con casón en adobo que traía de su casa. Ella está mu dolía, pero en el fondo yo sé que me dolió má a mi. Por eso  el 3 de abrí será pa siempre el día que le dije No a Nuestra Señora.

4 comentarios:

mentidero dijo...

Joé quillo como te lo montas, pisha.

Oye y si tu me hacías un fav´ño yo te lo agradecía pa toa la vida de verdad.

Mira tu que te llevas bien con ella un puestecito de trabajo, una cosa sencillita como el que tengo, vamos,Bombero, ajin volvía yo pa i Cai, pero ya mismo vamos.

Bueno a decir verdad algo más descansaito,pués como ya estoy mayor, y me queda poco pa la jubilación ( a los 60, pisha, ya mismo)man dejao pa telefonista de bombero( eso si sin tocarle al parné)

Aunque si ves que es complicao dejalo, no vaya a tené que empezá a entrá otra vez a los fuegos.

saludos desde El Bierzo.

Paco Rodríguez dijo...

Sabia decisión Carmelo, en politica pero en todos los ideales te reprochan mas que no hagas una cosa, a agradecerte todo lo que has realizado.

Pero podrías haber pedido la concejalía de descanso, y podrías haber realziado un maratón de siestas tipicas gaditanas

Manue Rubiales, gadita en el exilio, dijo...

Carmelo, picha, tu e que na má que vé la parte negativa der asunto político.. no hablas ná de los almuerso de trabajo, a base de bien, de las mariscadas para prepará las estrategias, de darle besos a las muchachas, que no sólo hay que besá a las vieja der centro DIA... Yo que tu reflesionaría con má tranquilidá.

Carmelo dijo...

Mentidero, picha, la cosa es que lo de los bombero no lo lleva ella sino que es cosa de la Mancomunidá y ahí yo no tengo mano. De toas forma, endespué de no trabajá está lo de currá de bombero que te lleva tol día tocándote los huevo y si tiene dó aviso al mé ya es mucho. Y si ensima es de telefonista... No vive tu bien, cojone. Y yo que me alegro, por sierto.

Paco, yo solo habría asestao la consejalia de parque y jardine pa colocarte de numbero dó y darte un buen sueldesillo de esto que se dan en política. Al fin y al cabo, poca gente sabe má que tú sobre parque y jardine.

Manolo, yo esoy dacuerdo con las cosa buena de lo de la política, pero es que yo vivo mu bien asquí en mi casa, y me da mucha peresa cualquié cambio posible y que pueda suponé contraé oblgiasione. Porque las obligasione y yo nos llevamo mu malamente, peó que los chino con los tibetano.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner