Carmelopoli

miércoles, 4 de marzo de 2009

La vida sigue

- ¿Cómo está Carmelo? 


Si yo fuera Pinocho, mi cuñao sería Pepito Grillo, pero como yo soy Carmelo, él es el Angelín, siempre dispuesto a hurgá en lo má profundo de mi susconsiente pa encontrá algún poblema o alguna inquietú. Que no lo hase por malas idea, ni muchísimo meno. Al revé, lo hase porque en su consesto de amistá él no puede entendé que yo no le cuente mis poblema.

- Bien, como siempre -le dije enmientra que inisiábamo nuestro paseo aprovechando que ayé Lorenso dio una buena tregua.
- ¿No lo echa de meno? -me volvió a preguntá, tratando de meté el deo en la llaga. ¿Qué digo el deo? El codo quería meté el cabrón en la llaga.
- Angelin, picha, que ya son muchos carnavale. De momento me quito el mono con mi emepetré escuchando los pasodoble de Los enterao y el estribillo de Los trasnochadore -le espliqué cuando girábamo en la tienda de bonsai que han puesto en la plasa Viuda, que hay que tenerlo cuadrao pa poné una tienda de bonsai en la esquina entre Sacramento y la plasa Viuda. ¡Pon un vidioclú o una barraca, como tol mundo, hombre!
- Pero este Carnavá ha hecho mu espesiá.

La frase me sonó en lo má profundo de mi interió interno como la caida de una bomba atómica de esa que está hasiendo el del turbante y las barba de Irán y no volverán con sus propia manita. ¿Se estaba poniendo mimosón el Angelín? No me lo podía cré y asín se tuvo que reflejá en mi cara. Lo miré como miró el tartaja del secretario del Jurado los papele cuando vio que por las suma Los enterao eran tersero.

- Carmelo, cojone, que no lo digo por eso. Que yo estoy falto de cariño y esas cosa y ha estao bien lo de salí los fine de semana a vé ilegale y a poné rabo a las turista. - Sobre este particulá quiero hasé un insiso. Nosotro lo único que hisimo fue antisiparno a las ordene del presidente del Gobierno. Si él dise que hay que follá al turismo ruso, nosotro empesamo poniéndole rabo que es lo que nos dejaban. Tampoco sé si eran rusa o no, pero como hablaban raro, pa mi eran rusa. Vuelvo a Angelín- Pero tú sabe que a mi no me pone mirando a Rota ni tó los marine americano.
- Me había asustao, cojone -le confesé.
- Pero si yo lo digo por lo del periódico. Que hoy marte te habría tocao escribí. El sábado, tré día y el marte y hoy he cogio La Vó al revé lo he abierto por la tersera página y lo único que había era la programasión de la primera cadena bocaabajo. El rincón del más gadita profanao. Si por lo meno fuera la programasión de Onda Cádi.

Lo que son las cosa que no me había acordao yo de ese detalle. Ayé me habría tocao publicá otra colusna. Me acordé del día en que el Chapu me mandó el correo por si quería escribí en La Vó. Los gachone quedaron en llamarme al día siguiente y hasta serca de una semana despué no me llamaron. No vea el chorreo que tuve que aguantarle a mi suegra que disía que se habían queao cormigo, que era mentira, que me acordara de lo que había pasao con lo de la entrevista. Y yo cavilando y dándole vuelta al coco porque no quería llamá no quería molestá y al finá tuve que llamá al Chapu porque no aguantaba má y pa colmo lo cogí en su tierra durmiendo el resacaso. Y eso que lo llamé serca de la una de la tarde. Yo creía que los vasco eran gente de currá, de madrugá. Se ve que lo de Cádi no va en los gene sino en el osígeno que relaja, te quita los malos habito de levantarte temprano y esas cosa.

Aquel día el Chapu me confirmó que contaban cormigo pero hasta que no me llamó Manolo Castillo y me lo aseguró mi Chari no terminó de creérselo. Desde aquel día se llevó preguntándome "¿cuánto te van a pagá?" "¿te pagarán en efestivo o por cheque?" "¿eso lleva Iva?" "¿te descuentan las retensione?" Lo pesá que se puso la gachí con el parné. Pero peó se puso cuando le dije que yo no había hablao del tema económico, que yo lo hasía por amó al arte. La hijaputa me puso ese día pa sená una afoto del Gernica de Picasso, sin colorine como disía Juan Carlo. "¿No ama el arte? Po ahí tiene te come el arte". 

Al finá le tuve que preguntá por lo del paganini a los de La Vó, pero entonse perdieron La Vó y se quearon mudo. De toas forma, yo ya estaba pagao cuando vi la primera colusna, un domingo publicá. Mi homenaje a Antoñito Martín, pa que despué digan que traigo mala suerte, homenajeo a Martín y se lleva el primé premio que él ya pensaba que no volvería a consiguí un primé premio hasta que no se presentase al concurso de disfrase del Sentro de Día de la calle Saragosa, que tampoco le quea tanto a Antoñito.

- Carmelo, picha, que te ha comio la lengua el gato, dí algo cojone -el Angelin con ese fluido verbo que le carasterisa me sacó de mis pensamiento asorto.
- Es que estaba recordando las cosa de mi esperiensia periodística.
- ¿Cómo cuando cogimo la primera colusna tuya le hisimo sien fotocopia y la tiramo en el descansillo de tu suegra? Esa fue buenísima -recordó el Angelín.

La verdá que fue buenísima porque ya tenía gana de restregarle a la gachí mi ésito periodístico despué de tó la metralla que me había estao tirando desde la "no-entrevista".
- Pero te digo una cosa yo estoy seguro de que tu suegra compraba La Vó.
- Si era por leerme no hiso falta, picha, que le metimo fotocopia cada colusna en el busón.

Al recordarlo nos echamo a reí.

- Seguro que La Vó ha mejora en las venta grasia a tu colusna -dijo mi cuñao mu convensio.
- En Las Venta no sé, porque no soy José Tomá, pero en los kiosco un día me tuve que jartá de dá vuelta pa encontrarlo porque no queaba ni uno -le recordé.
- Ahí está, por ti. Seguro que era por tu colusna. - Esto es un amigo que te levanta los ánimo en los día difísile. Entonse trasendí esa relasión nuestra y quise ir un poquito má allá hurgando en sus sentimiento y sus sensasione:
- Y a ti ¿te han gustao mis colusna?
- No -me dijo el tio sieso, asín sin medias tinta.
- Ahhh. Es que en tresienta dié palabra me costaba má esplicarme y ademá, que con lo que me se ocurrió de empesá siempre con una letra de una copla po estaba má condisionao y a vese no me terminaba de queá reondo.
- No, si lo que disía no estaba malamente. Lo que pasa es que ha habio un detalle que no me ha gustao ni mijita, Carmelo. Y si no te lo digo reviento.

Me preparé pa lo peó.

- No me ha mensionao ni una vé. Mucho Juan Carlo, mucho don Bustelo, mucho Martíne Are, mucho el Selu, pero a mi, a tu cuñao Angelin ni una vé.

Llevaba rasón. Había hecho no se cuanta colusna pa La Vó y no había mentao el nombre del Angelín.

- Es que no he tenio la ocasión -traté de esplicarme.  
- Ya, Carmelo, si no pasa ná. Yo creía que te estaba endiosando, te estaba poniendo mu tonto por lo de escribí pa La Vó y por eso me isnoraba, pero me he dao cuenta de que la fama no te ha cambiao.
- Asia, Angelin, picha y perdóname. Tú no te procupe que te prometo que si vuelvo a escribí en cualquié otro periódico, mi primera colusna irá pa ti. Y de toas forma ya sabe que en mi bló tú ere un secundario de lujo.
- Astó de reparto, se llama ahora -me matisó el Angelín.
- Eso, po un astó re reparto que má quisiera la Pene Lópe con tó sus osca.

Y a partí de ahí entramo en un debate sobre si Pene Lópe es familia del Paco Lópe, el que va a sé presidente de los vasco y las vasca que nos ocupó tol regreso a mi casa y una servesita en el bá del Gordo que gustosamente apunté en mi cuenta como compensasión y como demostrasión que la vida sigue, pero despué de este Carnavá, algo ha cambiao.

3 comentarios:

Paco Rodríguez dijo...

¿De que columna hablas?

teresa domínguez dijo...

De la que Carmelo se creía que iba a estar escribiendo siempre. La verdad es que este año con Carmelo y MOni la Ninfa, la voz del Carnaval ha estado regularcita. Otros años tenían gente con más calidad.
Pero Carmelo tiene un blog INSUPERABLE. Sigue en tu blog, Carmelo, que es donde GANAS

Carmelo dijo...

Paco, la colusna es una que escribía yo cada tré día en la tersera página de La Vó del Carnavá tal y como te ha dicho la Tere.

De toas forma, Tere, no es que yo me creyera que iba a está escribiéndola siempre sino má bien al contrario. Si me la ofresen pa siempre yo la rechaso que pa siempre lo único que tengo es mi amó por Cádi.

También te digo que no creo que el nivé de La vó del Carnavá bajara porque yo escribiera 310 palabra cada 3 día. Creo que el nivé era bajito por otras cosa, pero eso ya se lo diré si me preguntan los amigo de La Vó que no está bonito ir criticando por la espalda. Aun reconosiendo que ni el Carmelo de Cádi ni Moni la Ninfa tenemo el nivelaso de los colaboradore del Diario como el Pastrana con su estilo consiliadó, Antonio Riva con su prosa clara y lusida o Luisito Rivero con su humildá. De toas forma, en La Vó estaba Pepe Monforte que es palabras mayore.

Y Paco Rosado que nunca se cansa de escribí de Carnavá aunque pa acordarse de una letra que él hiso hay que buscá entre papele amarillo.

Pero que bueno, que yo sigo con mi bló... y con la Carmelopedia que amenasa con volvé.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner