Carmelopoli

lunes, 9 de marzo de 2009

Domingazo

Si alguien aún no conose Cádi, si alguien toavía no se ha enamorao de esta perla de bellesa, lú y alegría no podría habé hecho ná mejón ayé que pasearse un ratito por mi siudá. Y el posesivo lo digo a boca llena, aunque la tenga que compartí con má gente, porque no es que esto sea Seseña y yo sea Paco el Posero. Lo que pasa es que un domingo como ayé es de eso que te llenan de orgullo y te sertifican en el hecho de que lo má mejón que me ha pasao en la vida es nasé gaditano. Aunque también entiendo que con un día como ese que dispierte tanta envidia entre la gente de otras siudade que no puedan soportá que en su siudá se alcanse al nivé de maravillosidá que alcansó ayé Cádi.

Es que se juntó tó. Un dominguito de categoría, con esa lú que se derrama en Cádi cuando la primavera ya viene aparesiendo por la altura del Río Arillo a punto de entrá en la siudá, el calorsito que empiesa a hasé ya y el viento que estaba en ese puntito de calma que convierte a Cádi en un superlativo de la bellesa. Habría hecho un domingo perfesto pa desvirgá la playa este año, pa recorré el paseo marítimo, pa tomarse una servesita en la calle Sorrilla si no llega a sé porque, ademá, había Carnavá. El Carnavá chiquito que hay que empesá a pensá en cambiarle el nombre por reCarnavá, porque de chiquito tiene ya poco. Es má, el Carnavá chiquito dio lugá al Domingazo.

Es un auténtico lujaso podé escuchá otra vé má a los detestive de la GIA, a los trasnochadore, a la sesta de los carapapa, a los makina, a los bombero del Mato chico, los sorro que son sorra,...  No ya de grati como en la semana de Carnavá, que eso está bien, sino de propina, que sabe toavía mejón. Es como la paga de los atraso, que tú no la espera y es el dinero que mejón te sabe de tó lo que te pagan en el año.

De toas forma, si hay que santificá a alguien despué del Domingazo es al Góme y a los Rosado, aunque se sabe que ninguno de ello son de mucho visitá la iglesia. Porque nunca le agradeseremo lo sufisiente al Góme y a los Rosado que aquel año desidieran inventarse otro domingo má de copla en la calle, de cuplé picantone en la escalera de Correo y de risa entre mansanilla y servesita como el de ayé.

Ademá de tranquilito, porque a pesá que se está poniendo de moda en el mundo entero lo de viní al Carnavá chiquito, lo de chiquito todavía echa pa trá a mucha gente y se puede escuchá sin tanto barullo y, sobre tó, sin ruido. Pero que nadie se crea que éramo cuatro gato que había gente como pa considerarse sobrepoblasión en cualquié otra siudá del mundo. Pero en Cádi no, que en Cádi cuando se puede crusá la calle Columela de la plasa Las Flore al Palillero sin quedá estrujao contra la paré de Punto Roma nos parese poca gente.

Pero fue un gran plasé. Y eso que hubo elemento asverso contra mi. Por ejemplo, que ayé no hubo carrusé de coro y pegarme estos garbeo por los alrededore de la plasa con mi Chari es mucho meno produstivo que con mi cuñao Angelin que nos da tiempo de vé má chirigota y arrejuntarno un poquito má con las gachí en las bulla. Pa colmo mi Chari se empeñó en que la invitara a comé porque disía que era su día. "El día de la mujé trabajadora, es como mi segundo santo". Y por má que le insistí en que ella no ha trabajao en su via, no hubo manera de que pagara ni uno de los cartucho de pescao que compramo en la freiduria Uropa.

Ni el gasto, ni conosé a la hermana de la Bicho, que ya os contaré otro día cómo es la gachí, ni siquiera el gol de Tarí con sus castas toa, lograron arruinarme el día. Porque había tanto arte flotando por el aire que cualquié pamplina, cualquié cosa mala paresía ná de ná.

Lo único malo es que ya sí que se ha acabao. Hasta el año que viene que como la finá será el 12 de febrero po empesará tol tinglao ante y, probablemente, pa la semana de despué de Reye ya estará empesando el concurso. O sea, que si te pone a contá, en dié mese estamo de vuelta. Parese mucho, pero no es ná. Pa quitarse el mono están los emepetrese y los festivale de Carnavá. O asercarse a Madrí a vé las chirigótica en el Teatro alfí, entre la calle de la Madera y la del Pé, que esta publisidá la doy de grati que yo sé que en Madrí hay mucha gente que me lé.

De toas forma, no vendría malamente que a alguien se le ocurriera creá un carnavá rechiquito la semana que viene y otro la semana siguiente. Vamo, que cada domingo hubiera el numberito de ayé. Pero pensándolo bien, creo que no sería buena idea, porque los gaditano acabaríamo muriendo de gusto, con lo sojo en blanco y vuelto del revé despué de tanto plasé sensoriá. Y el que resista el plasé sensoriá, de sirrosi, que tanto Carnavá, al finá, no hay hígado que lo aguante.

3 comentarios:

manolo Rubiales dijo...

Qué peaso de envidia me da, Carmelo... de verdá, y mientras yo pasando el domingo poniéndole antifase a las moscas, que es lo único que es distraido en este pueblo... En fin... Qué pena nasé gaditano y tenerse que buscá las papa lejos de Puerta Tierra. Los muerto la crisi.

Titto Rosales dijo...

Toda la razón Carmelo. Que gustito da escuchar a 7 trasnochadores cantando ya con el resto de voz que les queda en la puerta de correos mientras todo el mundo está antento y contento para poder escucharlos desde todos los rincones visibles.

Ya cuando terminaron los trasnochadores creía que había alcanzado el culmen de mi carnaval 2009, y que se había despedido de mi por la puerta grande. Pero yo no quería asimilarlo, así que seguí buscando por la calle, y pude paladear, como postre, unos cuantos cuplés de los agentes de la gía. Ahí sí, definitivamente se acababa el carnaval oficial 2009 y ya sólo quedaba aprenderse las coplillas del concurso de pe a pa y esperar al verano a ver los festivales con los nuevos componentes de Juan Carlos y eso, pero, sin querer asimilarlo de nuevo, marché hacia la Viña...por si acaso. Y la sensación fue como cuando vas a pagar una cuenta abultada en un restaurante de 2 platos y postre (no sé si tú estás acostumbrado a esto, Carmelo... a lo de pagar la cuenta me refiero) y te dice el camarero: bueno, una copita, que invita la casa. Bien, pues esa copita era de ron de 12 años por lo menos, de esas que te sirven en vaso ancho, sólo con hielo: "Semana cultural Versalles-Viña".

Sí, al final mi carnaval se despidió por la puerta grande, el placer de poder escuchar, presumiblemente por ultima vez en directo, a esta gran chirigota callejera, que dentro de su estilo puede ser la mejor, y que no le hace falta un teatro para ello. Y ya sí que me di por satisfecho, y no quise tentar a la suerte, por que lo único que podría mejorar eso sería ver al Selu en cualquier callejón desperdigado, y como la probabilidad era baja, me fui para casa, cabizbajo, pero con una sonrisa en la cara y un buen sabor de boca en el pecho.

Y ahí, terminaba el carnaval, y empezaba el otro carnaval: el carnaval de aprenderse las coplillas relevantes de este 2009, el de meterse los discos en el mp3 y en la radio del coche, el de ensayar con los coleguitas en todas las reuniones posibles, con su contralto improvisado y su segunda espontanea. El carnaval que se canta en semana santa, en la barbacoa del carranza, en los conciertos de la playa, en la playa en general, en la barbacoa en el campo. El que se tararea mientras vas al trabajo, el que se le canta a la guiri de turno en el oido un sabado tonto para impresionarla un poco y enseñarle nuestra fiesta... en definitiva, empieza el recuerdo, la nostalgia, la morriña de este carnaval que acaba de pasar, y que es el que nos ayuda a sobrellevar de la mejor manera estos 11 meses previos al próximo carnaval, lo que nos mantiene con fuerzas para después poder vivir ese mes y pico de extasis carnavalesco y comenzar de nuevo el ciclo.

Así que, adiós Carnaval. Bienvenido, carnaval. Y gracias por todo.

Anónimo dijo...

la xhio la xhio q soy...
no carmelo no hay hígado que awante mas carnavale,ehh!! jajaja
pero q gustazo ese domingo d los jartibles dios santo!

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner