Carmelopoli

jueves, 9 de octubre de 2008

Endisimulando

- Carmelo, ¿va a llamá a la Gallega?


Acodao en la  barra del bá del Gordo mirando frente a frente a un Gambrinu chiquetito escondio en la etiqueta de un quinto, las pregunta del Gordó sonó como un chiste en un pupurrí del Lama, como un chillio en el repertorio de la comparsa del Jesú Bienvenido.

- ¿Cómo ta enterao? -le pregunte má lento de reflejo que Contrera, el difunto portero del Cádi.
- Picha, si lo ha publicao en el bló -me contestó con cara de recordarme lo ovvio, como cuando el jurao le da el primé premio a Julio Pardo.
- Cojone, no sabía yo que tú leía mi bló.
- Tó los día cuando me levanto lo primero que hago es meterme en tu bló pa vé si ha mensionao a este bá. ¿Tú sabe lo orgulloso que estoy yo de que mi bá se conosca en el mundo entero? Me siento como el dueño de la Bodeguita del Medio, como Pepe el Manteca y tanto dueño de bare que han pasao a la historia.
- Joé, Gordo, no sabía yo que te hisiera tanta ilusión picha -de hecho, no sabía siquiera que el Gordo tuviera interné. Si me apura, no sabía que supiera leé. Ya ve (allen), escondio detrá de esa barra hay un corasonsito de propietario de bá.
- Lo único que no me gusta es que nunca diga el nombre del bá.
- Pero, ¿tu bá no se llama el bá del Gordo?
- No, cojone, que tiene nombre y si tú le hisiera publisidá iguá podía cogé unos clientito, que con lo de la crisi está la cosa chunga.
- ¿La crisi ni la crisi? ¿A vé si va a resultá ahora que tú tiene hipoteca basura de esa? -le contesté, enmientra que me cagaba en sus casta porque me había cortao tol punto de pidirle otra ronda, pero de grati.
- No. Yo la basura, si es de carne la uso pa albondiga, de pescao pa cocleta y la demá, pal bidón.
- ¿Ve? Si a ti la crisi no te afesta. Convíame a un quintito en agradesimiento a mis mensione a tu bá -metí la puyita de la conviá.
- No, Carmelo. Te vi a dá otra cosa de grati.
- ¿Un Canasta? ¿Una tapa de ensaladilla? ¿Un paquete papa? -le metralleé con pregunta pa evitá que me dijera lo que me solía disí en estos caso "un carajo de goma".
- No, te vi a da un consejo.
- Bueno, si es de grati.
- Disimula, disimula.
- Y la mula dijo sí -le contesté pa siguirle el chiste.
- No, jioé. Con lo de la Gallega, disimula. ¿Tú creé que tú puede poné en interné que le va a poné los cuerno a la parienta?
- Es que yo no le vi a poné los cuerno a mi Chari, Dió me libre y la Virgen del Carmen me tenga en su gloria, sobre tó si se los pongo que pa allá que me manda la berraca esa y, sobre tó, su mare.
- Eso esplícaselo tú a ella cuando lea que os llamai, que os mandai mensajito. Si al finá con el bló va a consiguí salí en el Diario, pero en la página de suseso.
- No me diga eso, cojone, que me asusta.
- Es que no es normá, picha. ¿Quién se dedica a quedá con otras gachí y contárselo a tol mundo?
- ¿Juan Carlo? -le contesté un poco dudoso, pero acordándome de algunos grande cuplese histórico de las chirigota del Aragón.
- Nadie, picha. Ni el Aragón que lo cuenta despué cuando ya lo ha hecho. Yo creo que te tiene que callá esas cosa.
- Es que no pueo, a mi público le gusta, le interesa y yo me debo a mi público.
- Bueno y a mi me debe toavía unas poca de conviá -el Gordo siempre con lo mismo y a mi me ha esplicao mi Sergio no sé qué de la prescrisión de las deuda contraia en el ejersisio de la astividá bebedística.
- Quiero disirte, que yo no puedo dejá a mi público ahora a dó vela sin sabé cómo ha hecho la conversasión, que pasará, si nos vemo no nos vemo.

El Gordo se queó pensando, asín como cuando Chiqui Peralta se enteró de que en el congreso del pesoe había lista alternativa, entre sorprendio y preocupao. 

- Ya está -cambió la cara, como cuando Chiqui se enteró de que las lista alternativa eran dó- cuentalo como si fuera de un amigo.
- ¿Cómorr? -le pregunté.
- Que lo cuente, pero no diga que eres tú, dí que es un amigo. -Mi cara debió mostrarle que lo que me estaba contando me sonaba iguá que el pupurrí de un coro de Cuenca- Amo a vé, si tu no fuera Carmelo de Cádi, ¿cómo te gustaría que te llamaran?
- Carmelo del Mentidero -contesté má convensio que Asná en el Valle de los Caido.
- No, cojone. Si no fuera Carmelo...
- Es que yo no me imagino siendo otro.
- Bueno, po no sea otro. Yo lo que quiero disí que cuente tus cosa con la Gallega, pero no diga que eres tú, dí que es un amigo que se llama Sé punto Gé punto y ya tu Chari no se cosca de que te está adentrando por las Rias Baja.
- Ahhh. Tú lo que quiere disí es que, por ejemplo, yo cuente la llamá de ayé y diga "Ayé por la tarde mi amigo Sé punto Gé punto (que no soy yo), llamó a la Gallega que le cogió el teléfono a la primera. Mi amigo Sé punto Gé punto le propuso quedá mañana vierne y la Gallega le dijo a mi amigo Sé punto Gé punto, que vale, que se verán mañana a las onse en la cafetería..."
- Noooo, el nombre de la cafetería no lo puede disí.
- Vale, po no lo diré.

Vi haserle caso al Gordo y por eso os digo que mi amigo Sé punto Gé punto ya ha llamao a la Gallega y han quedao en una cafeteria de Puerta Tierra a las onse pa charlá de sus cosa. A vé si mi amigo Sé punto Gé punto me cuenta lo que pase con la Gallega y yo os lo cuento a vusotro.

9 comentarios:

ana flores dijo...

Ja, ja, ja, ja, ja, ja...
Me tienes con el alma en vilo Carmelo con la Gallega. Sólo una cosa, ten cuidado con la Chari cuando llegues a casa después de la cita, las mujeres tenemos un olfato muy fino, lo digo por si te arrimas mucho a la Gallega, claro que si el olor es a sudor le puedes decir que es por el paseo, que has ampliado el recorrido.
Menos mal el consejo del Gordo.

Un abrazo

Bermauntier dijo...

Carmelo, de esta te los cortan fijo. Vamos, que a mí lo que más raro me parece es que hayas quedado en Puerta Tierra.

Raùl Junquera dijo...

Intrigante pò..

Gonzalo dijo...

Carmeelo.. que se va a enterá al final..

El futuro bloguero dijo...

Dile a C.G. que se cuide mucho.

Ay madre... qué nervios.

Paco Rodríguez dijo...

La gallega es un tio, yo creo que es el Angelín disfrazao

Anónimo dijo...

A ver Carmelo, si es que estás vivo a estas horas, te habrás dado cuenta de que yo tenía razón y que no merecia la pena.Todavía confío que te habrás comportado y a última hora, por tu bien y el de todo tu familia, has renunciado a deslizarte por el "Camino a la perdición".
Que Dios así lo haya querido
La de la Fidelidá

salvochea dijo...

Carmelo quillo, yo no suelo dar ná que está to mu caro y con lo de la joia crisis mucho más, pero un consejo como el del Gordo, gratis totá,

Ten cuidao con acercarte po las rias baixas, que te van a facer aquelo da rapa das bestas en Galicia, solo que a tí te van a cortar la cola y soltarás rios de sangre por baixo, ya verás como la lias.

Xoga, xoga.

Desde Benidorm saludos.

mari dijo...

ay carmelo, que no sabes donde te mete! dile a tu amigo Sé punto Gé punto q como la ch punto le pille le va a corta los h punto, que esa no entiende a rasone! asin q dile q tenga cuidaito que se esta jugando la vida con lo de la gallega! los hombre no pensai eh? Sé punto Gé punto va a cambia un romanse que no va a acabá en ná, por toda una vida de felisidá y tranquilidá (relativa) con su querida mujé? dile q se lo piense mu bien, que despué se arrepentirá y le dará el coñaso a sus lectore pa que le den consejo pa recuperá a la parienta!!
suerte y besitos, carmelillo!

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner