Carmelopoli

domingo, 5 de octubre de 2008

Bienvenida

Ya están asquí en Cádi y yo les quiero dá la bienvenida porque compartirán los prósimo nueve mese con nosotro y se harán un poquito (o un muchito) gaditana. Han llegao atraia por lo que le contaron sus amiga que ya estuvieron en Cádi el año pasao: estudiá poco, mucha playa, buenos porrito y muchas gana de cachondeo. Asín que no se lo pensaron mucho cuando tuvieron que echá los papele a la hora de poné la crú: Cádi como primera osión y vámono que nos vamo. Ese es un detalle que a mi me enorgullese, porque tó aquel que escoge Cádi frente a otra posibilidade sea pa lo que sea, pa mi se convierte en un amigo. 


Porque podían habé escogio universidade de prestigio, como Salamanca; siudade culturale como Córdoba, grande capitale, como Madrí. Pero no, ella escogieron Cádi porque lo que querían era  pasárselo lo mejón posible durante nueve mese, currá poco y viví la vida y pa eso no hay ná mejón que Cádi. A los pare le dijeron que la universidá de Cádi había unos profesore con mucha fama en la rama de microeconomía moleculá y que por eso se venían pa acá. Mentira. De las que han venio no habría una capá de distinguí a un profesó de la universidá de Cádi en un pinícula de Brus Lí. En verdá eso les daba un poquito de remordimiento de consiensia porque al fin y al cabo ella son uropea (de la Uropa que se levanta temprano y sena a las siete la tarde) y en su tierra lo de escaquearse no está bien visto. Por eso, a toas ella le asaltaba una gran duda ¿sería la única que se había venio a Cádi a flojeá un año entero? Cuando han llegao a Cádi se han dao cuenta de que no, que son má de cuatrosiento los estudiante uropeo que tienen como ojetivo este año no dá un palo al agua y llegá de vuelta a casa con las cacha morena.

Estos primeros día te la ve revoloteando por tó Cádi como libelula, como mosca sin rumbo fijo. Son fásile de distinguí. Si son italiani, con sus gafa de só de dó por dó y sus vaquero caio por debajo del serete dando el cante cada vé que se pasean por la calle Ancha con bolsa del Carrefú en las mano llena de macarrone, tomate, base de pisa, espagueti, nata. Peó toavía si son alemana del norte, con el pellejo blanco como el interió de un bidón de Sentrá Lechera Asturiana, las calsona, las chancla. Esa se encuentran esensialmente en la parte del paseo marítimo con la toalla, que unos día la usan pa tumbarse ensima y otro pa taparse, pero la cosa es permanesé penene en la playa. También están las pobretona, las polaca, checa y de sitio de eso que se distingue porque van en grupo de mucha, suelen sé má fea y llevan siempre un cambalache en la mano pa encontrá un piso bueno, bonito y barato. 

Sea como sea, la mayoría no lleva ni una semana asquí y ya sabe endonde está la playa, el Carrefú, Muño Arenilla, la Punta y el Anfi. Se han jartao de dá vuelta por tó Cádi y ya lo conose casi entero. Es lo bueno que tiene Cádi que es pequeñito. Aunque no querían pero ya se han coscao de endonde está la facultá. Justo enfrente de la playa. Incluso han hecho su análisi sosiológico: "Con rasón la gente asquí estudia tan poco, llega a las dié a la facultá, se para endonde está el árbo, y cuando tiene que escogé entre universidá y playa, escoge playa". Igualito que en Bremen o en Bérgamo que lo má serca que tienen la playa es en el salvapantalla del portati. Presisamente ese es un buen sitio pa verla a toa junta, con su portati en la plasa de la Catedrá, en Mina, en Giniero la Sierva o en Telegrafia trincando de grati el guifi de Nuestra Señora.

Pero eso serán los primero mese. Probablemente hasta disiembre que vuelvan a su casa a pasá las navidade con la familia. En esa época, incluso, podrá verla corré por el paseo marítimo pa tratá de mantené sus hábito de Uropa y demostrarse que no han sucumbio al hedonismo gaditano. Será un intento baldío. Despué, a partí de enero no habrá ni portáti, ni interné, ni carrera ni ná de ná. Sólo fiesta. Porque la fiesta de un orgasmu en Cádi siempre se desarrolla iguá. Empiesa en el Carrefú comprando la botella de guisqui má barata pa llevársela a casa y tomarsela entre trentisai hasta que la vesina de abajo está hasta el coño de ruido y llama a los locale. Los fiestero se asustan y se van. Entonse desiden visitá un bá en el que una ha leio que había una fiesta orgasmu y que está tó lleno de guiri como ella y gaditano con gana de proba carne del norte de Uropa. Allí se toman una (o dó) generalmente invitá por alguno de esos gaditano que acabará ofresiéndole una piera de grifa de calidá sertificá que huele a culo, de las que les contó Ingri el año pasao que se ponían hasta arriba. Con el vasilón el gaditano aprovechará pa meté cuello y, con un poco de suerte la guiri acabará subía en lo arto de la torre de preferensia una vierne sí y un sábado también.

Cádi le dejara una huella mu grande en su interió: probablemente hasta grafiti se podrán encontrá en su interió en los que se lea "El Chino estuvo asquí", "Cabesa foreve" y otras frase de ese tipo. Lo que sea, pero nunca se podrán olvidá de Cádi y cuando vuelvan a Varsovia, Burdeo o Berlin les contarán a las amiga lo bien que se lo han pasao y pal año que viene, en vé de cuatrosienta serán quinienta, y asín subiendo. 

5 comentarios:

Bermauntier dijo...

Carmelo, las Erasmus u Orgasmus como se conocen coloquialmente entre la fauna universitaria, también son así aquí en Córdoba (me ha gustado eso de ciudad cultural jajaja). Vamos, conozco casos de Orgasmus más guarras que el copón. La cosa es así, ellas vienen de party y a intentar cogerlas mortales todos los días.
Mi facultad está cerca de la Mezquita y se puede hacer un bonito paseo. No es la playa, ni los bares son baratos, pero coño, merece la pena.

Raùl Junquera dijo...

Na mà vienen gachìs CARMELO??, joè que suerte tienen ahora, cuando yo estudiè en la Escuela Nàutica na mà traìan marroquì a estudià en Nàutica, le daban de comè, de dormì, le pagaban tò los libro y los rotrin que despuès nos vendian a dò talego, el gobierno españò le daba 36 talegaso tò los mese y dò viaje al año pa podè ì a su tierra, pero ninguno se iba y se queaban con er dinero y disfrutaban asquì la navidà y la semana santa cuando se suponian que estaban visitando a sus familia, pero lo que realmente visitaban era "el cangrejo moro" en la viña y furulaban mucho por la calle Patrocinio pa darse despùe el garbeito por la Salle viña. Estudià no estudiaban mucho, pero no vea tù la pechà de f...à que se dieron, a las niña de la Viña no vea como las tenian de loquita.

Y è que Càdi parese mà que una siudà una discoteca, mucha diversiòn y poco trabajà y meno estudià.

SALUDOS!!!

Paco Rodríguez dijo...

Lo digo yo antes que se me adelante otro. Yo creí que orgasmus era el letrista de los borrachus...

Gonzalo dijo...

jajaja, vaya telita con las erasmus. Aquí en la Universidad de Granada, como en tós laos, es igual, pero en vez de por la playa (o por la Mezquita), están en manadas por el Paseo de los Tristes, o por la Alhambra.

La cosa, es que ves un cartelito por la calle: Fiesta Erasmus en el bar tal, y te frotas las manos. Lo que pasa, que cuando entras, hay de tó menos extranjeras. Lo único que hay son tios, mirándose las caras, esperando a que entren las extranjeras. Pero no entra ni una.

Anónimo dijo...

Yo llegué en Septiembre del año pasado con una beca Séneca y este es el bendito día en que no he vuelto a mi casa...
¿Por qué será?
Porque es Cadi y punto

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner