Carmelopoli

lunes, 27 de octubre de 2008

Cádi, tré mil año de pan

Hay quien se creia que los finisio sólo habían aportao a la historia de Cádi sus muerto. Hasta ahora cada vé que se hablaba de finisio y descubrimiento eran sarcófago, sementerio, lápida o tienda de ramo de flore pa ponerle a los muerto. Sin en cambio, las última escavasione arcológica demuestran que los finisio montaron en Cádi el primé horno de pan de la historia, con lo que Cádi, ademá de cuna del arte y cuna de la libertá, es la cuna de la piesa y el manolete.

Era lógico porque los finisio, que vinía de la siudá asiática de Sidón -que despué dio nombre al campo que está entre Benalú y Medina- cuando llegaron a Gadir y probaron los fideo con caballa comprendieron que estarían incompleto sin sus buenas barra de pan pa mojá la salsita. Por eso, el tatarabuelo de Amilcar Barca,  justo ante de comprá unos terrenito con vista al má pa dejarselo en herensia a su tataranieto pa que le pusiera su nombre a esa parte del Paseo Marítimo, montó en el Sine Cómico un horno de pan que, despué de tré mil año ha hecho descubierto hoy mismo. Un trabajo arcológico sin presendente que confirma que Cádi no es que tenga tré mil año de lú, tiene tré mil año de pan.

La Panificadora Gadir (asín se llamaba aquella empresa) era una empresa que funsionaba mu bien, a pesá de que la mitá de los trabajadore estaban de baja, que nuestra capasidá de escaquearno va en los gene. Lo que pasa que en aquella época se permitían los esclavo y eran los negro los que hasían la masa y la metían en el horno porque aquello quemaba mucho como pa que se asercaran uno de Gadir, Gadir.

La Panificadora Gadir esportaba sus produsto por tol mundo conosio. Alejandro Masno, desayunaba toa las mañana su carajillo del coñá que lleva su nombre con una tostá de pan gadirtano con mortadela en barra, que a Alejandrito le gustaba tela el temita de la mortadela. De hecho, se dise que el gran secreto pa que Aniba llegara hasta las afuera de Roma no fueron los famoso elefante sino unos bocadillo de pan gadirtano con chicharrone de Chiclana, de eso que le gustan a Manolo Rubiale. Incluso hasta Egisto llegó el pan gadirtano que Clopatra, con lo que le sobraba de la leche de burra se hasía unos sopone de miga que se ponía guarra la tía. 

Pero no tó fueron buenos tiempo en la historia de la Panificadora Gadir. Durante el tiempo del reinao del fenisio Al-bin-bo Barca, de la dinastía de los Barca de tó la vida, la panificadora derivó la produsión hasía un pan malage, asín hecho en formato de molde. Aqué pan tomó el nombre de su inventó (pan Binbo) pero el rey tuvo que asdicá por la presión del pueblo que no soportaba un pan tan lasio y se fue a Barselona a montá una empresa que hasía ese pan y que paresía desde entonse condená al fracaso.

La panificadora sólo se recuperó cuando llegó Yeyón al podé. Yeyón que había nasio en la colonia fenisia de Tiro (Pichón) escogió convertí esas barra de pan gigante en pequeños panesillo mínimo. Sin en cambio, cuando mejón iba la produsión de pequeños panesillo mínimo, los romano llegaron a Cádi aprovechando que la marea estaba baja y Yeyón tuvo que huí por el Puente Carransa pa intalá en Puerto Reá su fábrica de pequeño panesillo mínimo. Al finá Yeyón consiguió un acuerdo con los romano que descubrieron que sus pequeños panecillos mínimo iban del carajo con el garun. Aquella unión se perfesionaría con el paso de los año cuando el garun se convertiría en adobo y los pequeños panesillo mínimo en minipico.

Este es solo un nuevo descubrimiento arcológico que confirma que Cádi, cuando toavía se llamaba Gadir, era ya una urbe cosmopolita y completa. Sólo falta que sigan escarbando y encontrarán el primé refino de Amalia, el antesesó del Millonario, la tienda de ropa FenIsi, el primé Super Cádi y el primé garaje susterráneo inundao. Lo que no descubrirán nunca es un Mercadona de época fenisia, porque el Mercadona sólo llegó a Cádi grasia a Nuestra Señora.

3 comentarios:

Paco Rodríguez dijo...

También tendrá algo que ver Paz Padilla y su Panrico. A lo mejor es un mensaje gadirta subliminal

Bermauntier dijo...

Carmelo es de garditarno y de Gadir, Gadir ha podido conmigo.

Anónimo dijo...

Hay que ver lo que estoy aprendiendo con tus pó Carmelo, es un lujo, además, mientras los leo, se me olvidan las penas, y ya pa remate me jarto de reír.
(Ahora lo voy a leer otra vez pa enterarme bien de tó y reírme otro ratito.)

Un abrazo Carmelo.

Ana Flores

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner