Carmelopoli

sábado, 20 de septiembre de 2008

Confesión

Despué de mucho pensarlo, he desidio que tengo que confesaro una cosa que hasta ahora mantenía oculta a los lestore de mi bló pero que, pa evitá que sigan produsiéndose insidente desagradable hasia mi persona como el de los otros día he de hasé pública.


Lo confieso: estoy hasiendo ejersisio. No es que yo haga 2000 asdominale como el pichabrava de Asná. Ni siquiera 200. Ni 20. Vamo, ni 2. En verdá, tú me dise a mi que haga una asdominá de esa y no sé ni por donde empesá. Por supuesto tampoco es que me haiga apuntao a un jisnasio que eso sería una cosa imperdonable porque hasé ejersisio y ensima gastá dinero me parese una de las carajotá má grande que se pueden cometé. Evidentemente, no me he comprao una bisicleta de esa que te jarta de dá pedale pero no se mueven del salón. Tampoco me pongo alante la tele a mové las pata como hase la Caselin, con la Gui fí esa de los demonio.  

Estoy saliendo a andá por la playa. Me ha costao trabajo, pero ya lo he dicho. Tampoco es tan grave, ¿no? No me siento orgulloso, pero es que no me quedaba má remedio. Desde que el médico me dijo que o me cuidaba o no iba a vé el bisentenario me he alarmao. Tantas cosa buena tiene prepará Nuestra Señora pa ese año que si me muero ante no me lo perdonaría en la vida. Ni en esta, que evidentemente ya no habría posibilidá de perdoná, ni en la otra.

En verdá ya llevo casi un mes dando paseito por la playa, desde que fui a la revisión del médico del año empesé a caminá. Estaba yendo a darme los paseo por La Caleta. Bajaba por la rampa del clú y me iba andandito andandito hasta el finá de la Caleta. Mi Chari disía que eso era mu poco, que no se podía considerá ejersisio ni ná, pero yo los primeros día tenía hasta agujeta.  Sin encambio tan coñaso se puso mi parienta que le añadí el recorrido entero por el paseo Fernando Quiñone hasta el castillo San Sebastián y la vuelta, porque no es cuestión de quearme en el castillo hasta que haiga otra vé un consierto de Estrella Morente.

Sin en cambio, a mi Chari también le paresía poco y al finá los otros día logró que fuera al médico a preguntarle:

- Señó Dostó, que yo vinía pa disirle que estoy hasiendo ejersisio.
- Mu bien, Carmelo, ¿quiere un pin? -dijo el médico que yo creo que está un poco hasta el fonendoscopio de mi.
- No, es que ha venio a haserle una pregunta señó dostó -dijo la chivata de mi Chari.
- Es que, dise ésta que ando mu poco, que lo que hago no es sufisiente.
- Bueno, ¿y por dónde anda? -me preguntó el médico enmientra que apuntaba algo con uno de esos boli que le regalan los de los medicamento pa que despué se los mande a tol mundo.
- Por la playa.
- ¿Y hasta dónde llega? ¿Hasta el Hoté? ¿Hasta el Traca? -mi Chari negaba con la cabesa- ¿Hasta el castillo?
- Ahí está, justo hasta el castillo.
- Pero eso es mucho. Ir hasta el castillo de Cortadura y volvé, tó la playa la vistoria, está mu bien.
- No, si yo llego hasta el castillo San Sebastián -le corregí.
- ¿Sólo hasta el castillo San Sebastián? -se echó las mano a la cabesa- eso es mu poco.
- Bueno, yo me recorro la playa entera. Dió es mu inteligente y ha hecho la Caleta chiquetita y el Vitoria mu largo porque a los de Cádi Cádi nos gusta mucho meno de andá que a los de Puerta Tierra-le espliqué yo.
- Carmelo, eso y ná, es lo mismo.
-Po entonse no hago ná, ¿no?
- No, tiene que llegá má lejo. Si es por la playa, como mínimo hasta el Isecoté. Y si no, por la otra parte hasta Puntale. Pero una hora, hora y media de andá -me ordenó el mu cabrón.

Por eso desde hase una semana, má o meno, me estoy pegando unos peaso de paseo por Cádi saliendo de mi casa y llegando hasta el Isecoté (bueno, un poquito ante, que tampoco es cuestión de abusá). Me pongo mi camiseta del Campeonato de pesca del 2003, mis calsona del Cádi de massana, mis gargajillo todo terreno (porque sirven iguá pa ir por la arena seca, por la asera y por la arena mojá), mi emepetré con los mejore pasodoble de comparsa de la historia, mi gorra y mis gafa de só.

Yo creía que lo de la gorra y las gafa de só me daba una credensiá de anonimato que me permitiría dá esos largos paseo sin que nadie me descubriera y no tendría que dá esplicasione sobre unos hecho tan desagradable como esto. Sin en cambio, ayé, cuando iba por la altura del sementerio escuché una vó de lejo: "Carmelo, Carmelo" traté de haserme el longui, pero la gachí se vino corriendo detrá mía. Era una de las lestora habituale de este bló cuyo nombre prefiero omití "Carmelo, ¿qué hase por asquí? Andando. No te da vergüensa. Tanto rollo de que tú no hase ná, de que ere un flojo y al finá... ¡qué vergüensa! Ni tú ere un gadita ni ná. Ya no te leo má". Ni me dio tiempo de esplicarme porque escupió en mis pié y se dio media vuelta.

El insidente me quitó las gana de siguí asín que me volví  pa mi casa y sintiéndolo mucho, he tomao la determinasión de confesá. Sí, estoy saliendo a andá por la playa. Ya me podré quitá la gorra y las gafa de só, lo que propisiará que fomente el ejersisio con el levantamiento de braso y el giro de cuello cada vé que me encuentre a uno de mis múltiple conosido/amigo/lestore por mi recorrido. Mañana por la mañana repetiré a no sé que llueva. ¡Ajolá! que tengo los tobillo en carne viva con el rose de la hebilla del gargajillo.


9 comentarios:

raul junquera dijo...

Fitetù CARMELO, ahora a tì te recriminan que no ere mu de Cadi Cadi y yo me siento mà gaditano que nunca y ques quiere que te diga, lestoi cojiendo gustillo a esto de sè mu gaditano. Desde que estoy en el paro no doy ni gorpe, he apagao hasta er movi pa vè quien tiene coone a llamarme pa ì a trabajà, na mà espero er dia diè pa que me den la limosna en el inen, no voy al bà del gordo pero si me tomo la cervesita en el bà de la flaca, elemepetrè lo vendì y ahora llevo corgando el gualman que comprè hase 18 año en er mercaillo de la plasa donde estaba simago ante y no paro de ponè los casete que le compre ar Raimundo y ar Melli, la boda der siglo, los tribuno, rasa mora, lo simio, los cubata y argunos mà, fitetù que ahora es que les estoy sacando provecho, ahora me doy mi guertesita por er pueblo y me paro en la obra pa vè a la gente curralà, no vea picha como sudan, ojù què bastinaso y pensà que yo hase sinco dìa estaba ajì como ello y ma pedio prestà una caña de pescà a uno que dentro de una semana se va de la isla pal continente,a vè si er gachò no sa cuerda y me la queo pa darme unos lansitos a sì como si estuviera en la Caleta, es disì mucho lansà y nà de pescà, que asquì estàn quedando menos pescaos en el mà que obra en España, po eso Carmelo que despuè de una jartà de año afuera de Cadi ar finà no me hasè ni farta irme payà pa sentirme un gadita gadita, como en la CCC a distansia pero parese que er tìtulo sirve iguà y si tengo que hasè unas pràsticas un par de mese po nada como wen gaditano a vè si me busco una beca que me pague er viaje, que yo pa pagà ya no tengo ni un leuro y por ùrtimo espero que er mèdico no me manda a caminà que la barriguita mi tiempo y dinero me costò y è lo ùnico que guardo de recuerdo de la bonansa anteriò y ademà caminà no è de Cadi Cadi, ¿verdà CARMELO?... Pos eso pichurrìn, me voy pa la casa a vè si la gordi me tiene las papa frita con webo preparao pa senà, que estoy estrosao de tanto darle ar teclao y mañana tengo que madrugà... ja, madrugà.... jajaja..

Enga tio un abraso!!!!

Bermauntier dijo...

Carmelo, nada, si es bueno para tu salud y para que, por consiguiente, nos sigas alegrando los días, te jodes y andas, y eso es lo que tienes. Además, así te puedes deleitar con el paisaje de tu Cádiz, que no es feo. Así que nada, y te lo dice uno que tiene que ponerse también a andar porque el día menos pensado explota.

Un abrazo, Carmelo, y ya mismo como Fermín Cacho.

Paco Rodríguez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paco Rodríguez dijo...

Carmelo coje la linea siete o te cuelas por la puerta de atras, te paras en el resón, te tomas una cervecita leyendo el diario y te haces una foto con el movil que se vea esa parte de la playa, y se la enseñas a la Chari. Y déjate de tanto andar que te van a salir desoyauras en los webos

salvochea dijo...

Carmelo si es que como dicen por aquí, a cada cochino le llega su San Martin(época de matanza).
Ya te estaba viendo yo a tí mu poco dispuesto a hacer, no digo deporte, a hacer ná por tí mismo.
Se ve que nadie te ha dicho a tí, que el día que tu te vayas payá se va tu mejor amigo, pero claro tampoco es cuestión de darte la barrila, menos mal que tienes ahí a la Chari, que te cuida ( y no se porqué por que con lo mal que hablas de ella, no tenia que hacerte ni caso) y se preocupa que si no en na y menos estabas en la Caleta, si pero de cebo pa las mojarritas o sea que tiraban tus cenizas allí cualquier día.

Precisamente hoy salí a andar por el monte, empecé a andar a las 11 y media y acabé a las cinco y media de la tarde, eso es andar pisha.

Es que entre el azucar, el colesterol, la caida del pecho( no se porque, (pero se cae el hijoputa con el peso de la cerveza) etc,etc,etc, como no te cuides un poco estas acabao.

Lo que te pasa a tí es que estas mal acostumbrao, pichita.

Además quien cara...de lector te va a saludar, te saludarán los colegas, pero lectoresw del blog, mu raro,si con las pintas que salistes en la foto que pusiste no te reconoce ni la interpo, que digo la interpo ni la Chari, vamos.

Cachondeos aparte cuidate quillo, si no como nos vamos a informar de lo que pasa en Cai los que vivimos lejos.

Salud y fuerza al al canut.

Desde El Bierzo.

raul rodriguez dijo...

jajajaja er manué torreiglesia el guru der jubileta estaría mu orgulloso aunque pa sabé viví lo tuyo Carmelo.

raul rodriguez dijo...

Una cosa es un paseillo de rastafari por la playa, y otra el trecking, que de ahí no se saca na bueno

ana flores dijo...

¡Hola Carmelo!
¡Hijo!, no es para tanto, no es tan grave el delito, yo voy a seguir leyéndote desde luego, hasta que me dé un jamacuco o me muera, y tú sigas escribiendo, claro.
Si es bueno para tu salud y para que vivas muchos años, yo te apoyo, te animo, y hasta te admiro. Es que para el ejercicio soy igualito que tú, antes de que andaras me refiero, yo todavia no ando, ni voy al médico, les temo más que a la muerte, y te mandan unas cosa muy raras, no fumar, andar o ir en bici, una copita al día, dormir 8 horas..., sin olvidar las pastillitas, que te rematan. De momento no, y tengo una edad, y unos cuantos de vicios, pero me mantengo, quemaíta pero viva.

Sé constante Carmelo, cuídate mucho, un abrazo.

Manolin Rubiales dijo...

Carmelo, camarada, dime quien ha sio esa mala mujé que tascupio en las cangrejera, que ahora mismo le hago un pó y la dejo tiraita perdía, la pongo a la altura del alcalde de mi pueblo, y eso si que e está bajito, bajito... Dímelo, Carmelo, dímelo que te voy a vengá...

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner