Carmelopoli

viernes, 14 de mayo de 2010

Solidaridá con los que sufren

Este bló siempre tiene sitio pa dó cosa. Una es, por supuesto, pa Cádi. Si este es el rinconsito má gaditano del espasio sibernético, Cádi es siempre su motivo único y prinsipá, su eje sentrá, como Belén Esteban en Telesinco. Siempre hay sitio pa Cádi y siempre hay sitio pa la solidaridá. Pero que naide se procupe, porque no son cosa contrapuesta sino complementaria. Porque Cádi es también mu solidaria. Es casi una gran oenegé. Si no, no se esplica que asquí haigan encontrao cobijo gente como Visentito Sánche o Chiqui Pére Peralta.


Por eso, yo ofresco hoy mi rincón, mi bló, mi espasio y tó lo que pueda ofresé a la solidaridá, a la gente que lo está pasando malamente. A los que están sufriendo en estos momento, a esos porejito a los que se le anunsia una etapa de padesimiento estremo. Los que van a llevá sobre su espalda el paso de España: los funsionario. Porque no hay derecho a lo que les han hecho.

Se respira indisnasión por los bare gaditano. El lune no se hablará de otras cosa en el piojito. Lo de bajarle los sueldo un sinco por siento a los funsionario es una medida desastrosa. Lo peó que puede hasé un presidente del Gobierno. Lo de quitá los dó mil quinien no es tan grave. Lo de no subí las pensione tampoco porque, al fin y al cabo, le subían un uno por siento de tresiento leuro que son tré leuro, po tampoco pierden ná las viejesita. Pero lo de bajarle el sueldo a un funsionario y bajárselo un sinco por siento me parese indisnante. Porque es un dinero que van a dejá de cobrá, que un funsionario, como poco se lleva sus dó mil leurillo al mé y un sinco por siento de eso dise la calculadora que son sien leuraco. Sien leuraco al mé por catorse paga son mil cuatrosiento al año que les van a trincá a los funsionario y eso puede quebrá una economía familiá.

Tú imagínate esa pareja en la que él trabaja en Tráfico cobrando las multa y ella en Hasienda, de inspestora. Esa gente este año no pueden alquilarse una caista en Santi Petri porque se les ha descuadrao el presupuesto. Y si no le suben el sueldo, al finá su chiquilla no podrá ir a hasé el bachillerato a Inglaterra pa aprendé inglé y podé comprendé los libro que ha sacao el Diario en bilingüe. Es una auténtica tragedia pa esas persona, pa esas familia y por eso, desde asquí yo quiero mostrá mi más enérgica protesta y brindarle mi apoyo. A sé posible, lo de brindarle con una servesita fresquita.

De toas forma, como no basta con que yo proteste, les vi a proponé a tanto y tanto funsionario que en Cádi van a sufrí los recorte, las medida que deben tomá, de forma inminente como fórmula de protesta contra este gobierno que se seba con ello.

Lo primero será llegá un sinco por siento má tarde. Si tienen que entrá a las ocho y se cuelan a las ocho y cuarto po, a partí de ahora, apareserán por la ofisina a las ocho y diesisiete. Lo mismo con los café. Ahora se lo tomarán un sinco por siento má lento. Por eso mismo, la hora que echaban en desayuná ahora se convertirá en hora y dié, mostrando asín su oposisión frontá y parietá a los recorte que van a padesé. Lo mismo con la hora de salida. Si ante recogían la mesa a las tré menos dié, en cuantito que entre en vigó el recorte, a las tré meno vente ya está la mesa recogía. Y de día de asuntos propio hay que cogerse uno má. Pa lo que sea, eso es lo de meno. Y las vacasione, un sinco por siento má larga.

A la hora de hasé las cosa, también deben mostrá su rechaso. Por ejemplo, pa ponerle sellito a los papele. Si ante ponían dié sello a dié papele a lo largo del día, a partí de ahora le pondrán nueve y de esa forma se descontarán el sinco por siento y un pico má por la indisnasión que sienten. Con los ordenadore está la cosa má complicá. Le podríamo pidí a Bil Gate que hisiera los tablero del buscamina un sinco por siento má grande. O que le pusiera a las baraja del solitario un sinco por siento má de carta, pero eso no puede sé medida inmediata. Asín que, de momento, lo que deben hasé tó los funsionario es mandá un sinco por siento má de correíto con powerpoin de los de me quiere mucho y yo tes quiero a ti una jartá. Un sinco por siento má de mensaje en el Feisbu y, por supuesto, un sinco por siento má de visita a los bló que cada uno guste de visitá, esensialmente este porque ya se sabe, que gran parte de mis lestore son funsionario en hora de trabajo y, por eso mismo, yo me muestro solidario con ello.

Repartamo riquesa y lo que van a perdé los espas, los restaurane y las discoteca porque los funsionario no van a tené parné pa gastá, que lo recuperen los dueño de los bló. Al meno los que cobren por esto. Que la cosa se ha puesto mu chunga pa los funsionario porque, al fin y al cabo, los parao no pierden el tiempo en un despacho, pero los pobre funsionario, ensima que los tienen allí de ocho y cuarto a tré menos vente, se van a llevá menos parné. Pobres sufridore. Yo, estoy con ello.

24 comentarios:

juan dijo...

seño Carmelo, refrecionando me dao cuenta de que tie toa la rajón, i no hay derecho,lo que les vie encima a los probes funcionarios, no lo quijiera pa mi yo. en ejo estoi contigo. un parao.

El futuro bloguero dijo...

Bravo Carmelo.

Me recordaste la chirigota que cantaba sus penas a los funcionarios, y al final se les había echao el día a los pobres...

jajajaa

Valdepeñitas dijo...

Y ¿que me dices del Ibex-35?... que es igual que una montaña rusa. Lo que estarán sufriendo los inversores con tanto vaivén. Se está poniendo la cosa mu chunga; a ver cómo le afecta al Carnaval 2011. De momento el pó está subiendo su índice de arrimaos. A por ellos, joé!

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Resulta Carmelo, que aunque el pó es tan bueno como siempre, es tan injusto como a veces.

Te ruego que no metas en el mismo saco a todos los funcionarios, ni te mofes con tan fina ironía igual de los que lo merecen como de los que funcionarios y todo no llegamos a final de mes sin haber pisado en la puta vida un Spa (que ni sé lo que es).

No todos los funcionarios tenemos sueldazos, igual que no todos somos tan hijos de puta como muchos que sin ganarse el sueldo lo cobran a final de mes.

Englobar en uno a "los funcionarios" es tan injusto como decir que "todos los de Cádiz son maricones" o que todos los de Valladolid somos "Fachas"... el mismo sambenito que duele en igual medida por no ser cierto.

Mi marido es funcionario y con tres hijas, he tenido que partirme la espalda cosiendo hasta 20 horas diarias en mi casa para poder llegar a final de mes y ninguna de mis hijas está educada en el pijerío al que aludes.

Dentro de muy poco mi funcionario, pasará a jubilarse con una mísera pensión después de 40 años de servicio... haciendo sus horas, gozando eso sí, de días "moscosos" que empleaba en ayudarme a instalar las cortinas que yo confeccionaba, porque el “sueldazo” de funcionario no era suficiente.
No se lo que es irme un mes de vacaciones "a cuerpo de rey" porque nunca me lo permitió el sueldo… así podría seguir hasta que le duelan los oídos a todos los que lean este comentario y piensen como tú… aunque ellos no sepan escribirlo tan bonito, porque para eso eres único.

Por otro lado, lo de ser funcionario no es de cuna, es por oposición, a la que pueden acceder todos los que lo deseen y tengan un mínimo de capacidad intelectual para aprobarlas. Los que no se presentan, no tienen derecho a criticar tan injustamente, ni a meter en el mismo saco a todos.

A los funcionarios que no pegan palo, a esos que han hecho que el mundo piense que todos son como ellos, sólo decirles que no sólo den el 5%, si no el 50 o hasta el 100% de su sueldo y se vayan a peregrinar para expiar sus culpas y así dejar su puesto libre para todos los que han esperado durante horas por un papel mientras ellos estaban en su hora de café… o de sudoku.

Besos.

Marisa

Manuel Rubiales dijo...

hoy sólo puedo decir que estoy con Marisa, mientras mis amiguetes ponían ladrillos y se compraban cochazos que ahora no pueden pagar, yo me gastaba los codos estudiando, ¿tengo que pagar yo la puta crisis?, yo que no he cobrado jamás esos tres mil euros que muchos de los que estan ahora en el paro cobraban por echarse el cigarrito al lado de la hormigonera, por mangar todo lo que podían en las obras, por darse de baja cada vez que se pegaban un peo..., cuando el pais subía el IPC hasta un 4,6 % y todos los convenios recogían esas subidas a los empleados públicos se les subía un dos, así durante 18 años. y ahora el pais parece estar contento porque el carajote de ZP ha optado por lo más fácil. Pues no, ni todos ganamos dos mil euros, más quisiera yo, ni todos se rascan los wevos, que como en todas partes hay de todo, y también son funcionarios los barrenderos, las limpiadoras de los colegios, los ordenanzas, etc, no todos son inspectores de hacienda ni secretarios municipales.
Joé, Carmelo, picha, perdona el tono, pero es que me ha costado mucho sacrificio sacar unas oposiciones y ahora estan tocándome el pan, y por ahi no paso.

Sonia dijo...

¡Cómo está el ambiente! Estoy totalmente de acuerdo con vosotros. Marisa, me encanta tu mensaje ;-) Carmelo, buenos má que son tus fans y mueren contigo, estos son los típicos pó en los que siempre entra alguno a liarla. Esperemos que no.

Este lunes entro yo en la función pública y mira cómo me lo paga Zapatero, no hay derecho, ya se podía haber esperao un poquito más, ome. Emigro a tierras murcianas, aunque espero poder leerte con la misma asinuidad, Carmelo. Así que ya no aparecerá tanto Córdoba en tu panel de control amarillo pero, cuando veas Murcia, piensa que puedo ser yo.

Ay, que me pongo melancólica ya. Espero no echarte de menos.

Más saludos que nunca ;-)

P.D: ¡Carmelo, qué grande eres! (Tenía ganas de decírtelo, jaja)

erfitadecai dijo...

En todos los ámbitos laborales, excepto en el autonomo, existe un tanto por ciento de cafeteros, sudokueros y rascahuevos. y todos los funcionarios no ganan lo mismo, no es igual un tesorero o interventor, que un ordenanza o una limpiadora, que tambien hay funcionarios mileuristas, con su hipoteca y sus penurias, joder.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Sonia, que te vaya bien en tu nuevo destino. Seguiremos leyéndonos por estos mundos internéticos.

Besos.

Marisa

manolo rubiales dijo...

También se podían decir algunas cositas de los autónomos, a quíenes de nosotros a la hora de pagar la factura por el trabajo de un autónomo no nos han preguntado si queremos o no factura, si decimos que no nos ahorramos el IVA y el empresario realiza un chapú que no va a declarar a hacienda, eso se llama fraude fiscal, así que heroes poquitos, que si unos toman el cafelito otros distraen los impuestos. Ni blancos ni negros, todo quisqui es gris.

Anónimo dijo...

Para Maisa y compañia: sacarse unas oposiciones no da derecho ni muchos menos a que no te toquen el sueldo ni a que no tengas que sufrir la crisis. a ti te han tocado el sueldo pero a muchos otros directamente los han echado del trabajo. Para Manuel rubiales te digo mas de lo mismo si tus amigos no tienen culpa de la crisis y mientras tu estabas estudiando ellos estaban partiendose el lomo en una obra. Un saludo carmelo

Marisa Pérez Muñoz dijo...

La crisis amigo anónimo la estamos sufriendo todos, incluídos los autónomos y algunos funcionarios.

Lo que yo he querido decir antes de que tú sacases de contexto lo que te ha parecido, es que no es justo que una vez más, seamos "todos" los funcionarios los que paguemos el pato... y los jubilados y dependientes.

Hay muchos otros sitios de donde sacar ese dinero, pero de siempre parece que os jod... molesta que algunos tengamos un sueldo fijo y hasta os alegra que nos quiten lo que es tan nuestro como lo tuyo tuyo.

Si yo tengo un sueldo, no me alegro porque tú estés parado. Me pides solidaridad, pero yo no veo la tuya por ningún lado.
Parece que tu lema es: "si yo estoy jodido, jódete tú".

Y por supuesto que NADIE tiene derecho a tocarle el sueldo a unos pocos. Puestos así, que le toquen el sueldo a todo el que en este momento tiene trabajo y que le quiten el dinero que cobra en el paro a todos los que tienen trabajo a escondidas... Y que obliguen a tanto ladrón confeso a devolver hasta el último céntimo, verías tú como se llenaban las arcas del estado en un santiamén.

Besos.

Marisa

Javier dijo...

señor Carmelo llevas mucha razón pisha, y a los que no esten de acuerdo con tu post que lean el marca.
Vamos ome no se va a poder hablar u opinar ahora de los funcionarios... Si al final va a tener razón el titulo de esa chirigota que se llamaba ''los funcionarios una raza superior''

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Señor Javier, ¿dónde he puesto en mis comentarios... o el resto de comentaristas, que no se pueda hablar u opinar sobre funcionarios?

Simplemente son puntos de vista diferentes, y a no ser que estés ciego o que hayas opinado sin leer los comentarios completos, eso es lo que hemos hecho.

Aun así, si tan solidario se ve que eres, dale tú el 5% de tu sueldo a la misma causa que abanderas.

Yo lo que digo es que le quiten mucho más al que cobra en demasía por tocarse los bajos a dos manos, y a los que cobramos menos (aunque ser funcionarios es nuestro pecado), que nos dejen llegar a final de mes igual de mal que siempre; que injusticias hay muchas en todas las profesiones y abusos también y siempre terminamos pagando el plato roto los mismos.

Si yo estuviera segura que ese 5% de mi sueldo, va a solucionar el problema, estaría encantada.
Aun así, todo lo que he leído hasta ahora, son mofas hacia los funcionarios, y alegrones en masa de que vayan a quitarnos ese dinero de NUESTRO SUELDO, pero muy pocos parabienes a que GRACIAS A NOSOTROS , se va a salvar la economía española y si me apuras un poco, hasta la mundial... Ya que os alegra tanto ver jodido al prójimo, que sea por algo.

Si tú tienes una fábrica de muebles, y yo necesito una silla ¿puedo ir a cogerla y me la llevo sin pagar?
Si tú tienes muchas sillas, ¿qué más te da que yo te quite una? Te jodes y me la llevo que pa eso tienes tantas.

Eso es lo que hacéis: alegraros de que nos bajen el sueldo por el mero hecho de que vosotros no lo tenéis tan "fijo".

Si tanto os alegra que me bajen el sueldo a mí, que os lo bajen a vosotros... o jugamos todos o rompemos la baraja ¿no?

Besos.

Marisa

Tramposilla dijo...

Yo soy funcionaria. Llevo trabajando en la Administración desde que salí del colegio hace ya más de 25 años. Eran tiempos en los que era más fácil encontrar trabajo, pero, aún así tuve que pasar unas oposiciones para poder tener mi "sueldo fijo". Sueldo que no me dá para poder comprarme una casa en Cádiz, con lo que tengo que vivir en San Fernando, en una barriada tan aislada que necesito tener coche. Mi coche es un Daewo Matiz. Mi hija estudia bachiller en un Instituto Público y va a estudiar una carrera que todo lo más lejos que va a tener que ir será a Puerto Real. Este año voy a tener que renunciar a mi semana de vacaciones por algún pueblo de España para poder amueblar la habitación de mi hija. Suelo llegar bien a fin de mes porque he tenido como maestra de Economía a mi madre, que más quisiera Zapatero ficharla para su Gobierno, pero, aún así, cuando me viene algún gasto "extra", mi presupuesto se me desmorona. Me preocupa muchisimo cómo va el país, y, por supuesto, no me alegro del mal ajeno. Y si hay que apretarse aún más el cinturón, soy la primera en hacerlo, porque además, estoy acostumbrada a hacerlo. Pero no podéis dejar de comprender que los funcionarios estemos cabreados con estas medidas adoptadas contra nosotros que somos, según cita Zapatero en su discurso: "Son los mismos que nada han tenido que ver con el origen, el desarrollo y las fases de la crisis. Son, por el contrario, los que han sufrido sus consecuencias. Y son, ahora, los que mayoritariamente deben contribuir a los esfuerzos necesarios para corregir los efectos de la crisis". Y los culpables, mientras tanto, aplaudiendo tales medidas mientras debaten su próxima prima de beneficios. ¿De verdad pensáis que no tenemos derecho a estar cabreados?. ¿Porqué a la gente les alegra que nos bajen el sueldo, y, sin embargo, no se cabrean porque el dinero se gaste en estupideces?. A la gente que se alegra del mal ajeno sólo quiero recordarles un refrán: "Cuando las barbas del vecino veas cortar... pon las tuyas a remojar". Un saludo :-)

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Y punto.

Besos.

Marisa

Javier dijo...

Señorita Marisa con la educación que me inculcaron mis padres y un colegio público en el cual estudie en pleno barrio del Mentidero, me dispongo a contestarle... Según usted me acusa de no haber leido los comentarios el cual si que los he leido (aprendí a leer en dicho colegio), además yo opine por opinar sin intension de que nadie se sintiera ofendido, si a usted le a ofendido mi comentario lo siento, pero voy a volver a opinar de nuevo si no le importa.

Según usted dice en un comentario ''Mi marido es funcionario y con tres hijas, he tenido que partirme la espalda cosiendo hasta 20 horas diarias en mi casa para poder llegar a final...''

A ver minimo un funcionario cobra 1.200 euros por tirar por bajo, ahora no me vaya usted a decir que se parte la espaldas como un albañil... Ahora me diras que en su tiempo el se partio los codos estudiando unas oposiciones, que si que es verdad que hay que prepararsela y que hay que estudiar demasiado, pero vamos que nadie ha muerto por estudiar que yo sepa.

Yo estoy en paro porqué me dedique al comercio (no he tenido la voluntad de preparme nunca unas oposiciones), me echarón de la tienda porque como en todo los sitios se ha notado la crisis y hubo recorte de personal. Estoy en el paro cobrando una mierda de 400 y pocos de euros, mi novia trabaja y cobra unos 600, en mi casa entra lo que en su casa ya entra solo con el sueldo de su marido (que a lo mejor su marido cobra más) y yo no lloro tanto hija.

Dice usted, No se lo que es irme un mes de vacaciones "a cuerpo de rey"
Yo no me he ido a cuerpo de Rey ni de infanta en mi vida, y no me he muerto por no irme.

Seguro que usted cuando vio que su marido tenia un sueldo fijo se metio en una hipoteca, tuvo sus hijos, se pegaria algunos lujos... Y ahora que llegan las vacas flacas vais ''llorando'', sin haber pensado en el pasado lo que podia pasar en el futuro.

Señorita Marisa que hoy en día nadie tiene un sueldo fijo y hay que hacerse la idea, y que a más de uno le gustaria ganar lo que un funcionario va a seguir ganando aun quitandole ese 5%.

Saludos Javi.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

señorito Javier, si algún día necesito un asesor fiscal o un director espiritual buscaré tu ayuda.

Marisa

Javier dijo...

Por aquí andare para lo que usted necesite, de to menos dinero que ta la cosa escoña :P

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Tranquilo, dinero no necesito que tengo un sueldo fijo

Marisa

Javier dijo...

pues ya que teneis un sueldo fijo, no lloreis tanto porque os quiten un 5%, demasiado que vais a cobrar algo. Preguntale a algun parao.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Pensé que siendo de Cádiz y habiendo estudiao en pleno barrio del Mentidero entenderías la ironía de mi ultima frase... que jamás hubiera tenido la desfachatez de escribir por dar en los morros a nadie. Ni es mi estilo, ni he pretendido ofender.

Y me quejo porque gracias a mi libertad de expresión puedo hacerlo.

Me da igual si entiendes o no mis razones; es mi opinión y la tuya tuya.

Tramposilla dijo...

Se solicitó a un prestigioso asesor financiero que explicara esta crisis de una forma sencilla, para que la gente de a pie entienda sus causas.

Este fue su relato:

Un señor se dirigió a una aldea donde nunca había estado antes y ofreció a sus habitantes 100 euros por cada burro que le vendieran.

Buena parte de la población le vendió sus animales.

Al día siguiente volvió y ofreció mejor precio, 150 por cada burrito, y otro tanto de la población vendió los suyos.

Y a continuación ofreció 300 euros y el resto de la gente vendió los últimos burros.
Al ver que no había más animales, ofreció 500 euros por cada burrito, dando a entender que los compraría a la semana siguiente, y se marchó.

Al día siguiente mandó a su ayudante con los burros que compró a la misma aldea para que ofreciera los burros a 400 euros cada uno.

Ante la posible ganancia a la semana siguiente, todos los aldeanos compraron sus burros a 400 euros, y quien no tenía el dinero lo pidió prestado. De hecho, compraron todos los burros de la comarca.

Como era de esperar, este ayudante desapareció, igual que el señor, y nunca más aparecieron.

Resultado:

La aldea quedó llena de burros y endeudados.

Hasta aquí lo que contó el asesor.

Veamos lo que pasó después:

Los que habían pedido prestado, al no vender los burros, no pudieron pagar el préstamo.

Quienes habían prestado dinero se quejaron al ayuntamiento diciendo que si no cobraban, se arruinarían ellos; entonces no podrían seguir prestando y se arruinaría todo el pueblo.

Para que los prestamistas no se arruinaran, el Alcalde, en vez de dar dinero a la gente del pueblo para pagar las deudas, se lo dio a los propios prestamistas. Pero estos, ya cobrada gran parte del dinero, sin embargo, no perdonaron las deudas a los del pueblo, que siguió igual de endeudado.

El Alcalde dilapidó el presupuesto del Ayuntamiento, el cual quedó también endeudado.
Entonces pide dinero a otros ayuntamientos; pero estos le dicen que no pueden ayudarle porque, como está en la ruina, no podrán cobrar después lo que le presten.

El resultado:
Los listos del principio, forrados.
Los prestamistas, con sus ganancias resueltas y un montón de gente a la que seguirán cobrando lo que les prestaron más los intereses, incluso adueñándose de los ya evaluados burros con los que nunca llegarán a cubrir toda la deuda.
Mucha gente arruinada y sin burro para toda la vida.
El Ayuntamiento igualmente arruinado.

Resultado ¿final?:
Para solucionar todo esto y salvar a todo el pueblo, el Ayuntamiento


BAJO EL SUELDO A SUS FUNCIONARIOS!!!!.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

¿¿Tramposilla?? ¡¡Clara como la luz del amanecer gaditano!!

No se puede explicar mejor.

Besos.

Marisa

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Tramposilla, antes no tuve tiempo. Con tu permiso, se me ha ocurrido una moraleja para tu “cuento”.

Resulta que en ese pueblo, habitaban unas cuantas gentes que no necesitaban tener burro porque vivían austeramente cerca de una fuente que aunque con cuentagotas, les daba agua sufriente para beber y regar el pequeño huerto del que comían. Al no tener burro, no pudieron venderlo ni endeudarse para recomprarlo.

Pasaron años viendo como sus vecinos, que presumían de burros, se reían en su cara por la vida austera que llevaban y se jactaban de que teniendo burro se vivía mejor y se podía incluso dilapidar sin temor cuanto dinero cayera en sus manos viviendo incluso por encima de sus posibilidades con tal de aparentar ante los otros.

No contentos con ello, los vecinos que tenían burro, hicieron correr el rumor de que los otros eran vagos porque se conformaban con ir a la fuente y comer de lo poco que les daba su pequeño huerto, en vez de pedir créditos para ampliarlo y convertirlo en fructíferas explotaciones.

Así durante años se les tildó a unos de ricos y a otros de idiotas.

Resultó que cuando vino la venta y reventa de pollinos, los unos se endeudaron para seguir enriqueciéndose fácilmente y los otros continuaron igual: con su chorrito y su huerto. Nada cambió para ellos, hasta que llegaron los “burros flacos” por culpa de la ambición desmedida de los unos.

El alcalde encontró la solución: sin pedir opinión a los otros, cerraron el chorrito de la fuente y el huerto se lo redujo a unos cuantos tiestos, así ayudarían a paliar el desastre que no habían provocado.

Conclusión: los unos se alegraron de que jodieran a los otros, que no tenían culpa y pagaron la pena.
Mientras el cura del pueblo –que era el que más burros tenía porque los había heredado o recibido como limosna- continuaba pidiendo el 7% en la casilla de la declaración de la renta.

Marisa

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner