Carmelopoli

sábado, 22 de mayo de 2010

Intercambio

Estábamo ayé en la plasa de San Antonio, mi cuñao Angelin y yo, contemplando esa masnífica obra de la naturalesa que es el jardín que ha montao Carmen Obregón, ayudá por Paco el Jardi y, según las órdene de Nuestra Señora. Ese jardín que es casi un bosque con su rampla, su cascada, su lago y sus vaca. También tiene su guarda de seguridá porque en el campo no hay niño tan cabrone como los que corretean por San Antonio un vierne por la tarde. De repente, en ese bucólico entorno, va el Angelín y dise:


- Carmelo, ¿tú sabe lo que es un suingue?
- Uno que baila el suin. De la época de Fórmula Quinta, Los Brinco y tó eso. Ante de que Paco Alba se retirara.
- No, picha, en el tema sesuá. Un suingue en el tema sesuá -me preguntó el tío satirón.
- Eso es uno que está soltero, ¿no? -contesté yo.
- No, cojone -me reprochó el Angelín- eso es un singel.
- Pero un singel no es un disco con una sola cansión -pregunté yo-. Como si Martíne Are reditara el pasodoble del Papa.
- No, carajo. Bueno sí. Pero que no es eso que me distrae má que el escote de Miriam Peralta en el susmarino. ¿Sabe lo que es un suingue o no?
- No, Angelin, picha, que ere má pesao que Juan Carlo hablando de su suegra.

Entonse me esplicó que un suingue es un nota que hase intercambio. Pero no un intercambio cualquiera, como cuando los niño cambian estampita. No. Un suingue es un nota que hase intercambio de pareja. Que coge, se va a una fiesta con su parienta y allí se cosca de otra parienta de otro suingue que le gusta y la parienta de uno con el otro y viseversa. Un degenerao, poco má o meno.

- Po resulta que han montao un encuentro en el Novo dosienta pareja de intercambio de cuarentiocho paíse. Ahí, en el Novo. Un encuentro internasioná, asquí a poco má de trenta kilómetro de gachí deseando conosé otros gachone -me soltó.
- Bueno, y eso tú me lo cuenta, ¿pa qué?
- Po pa que vayamo, cojone, ¿pa qué va a sé? -me contestó. Pero yo no pude contené una carcajá como si biera escuchao un cuplé de Juan Carlo. Pero de los de hase mucho tiempo.
- Enga ya. Ni tu parienta ni la mía van a queré ir. Amo, es que yo a mi Chari ni se lo propongo, que con lo tensa que está cormigo me pone en lo reondo la calle y el domingo duermo yo con la alemana de la calle San Fransisco. Y pa gritarme prefiero a mi Chari. Ademá, que no, que no voy yo a una cosa de esa de intercambio y cambio yo a mi Chari por otra, que me se caería la cara de vergüensa, a ese pobre hombre al que yo le largue a mi Chari, la noche que le va a dá.
- Que no, Carmelo, que no es asín, que no iríamo con nuestras parienta -me esplicó el Angelín.
- Po si no vamo con nuestras parienta y vamo con otra, ya no nesesitamo intercambio, porque ya bemo intercambiao previamente. Nuestras parienta en casa y las chati con nosotro -le repliqué.
- Joé, Carmelo, cuando te pone tonto ere peó que la mayó de las Borbona -el Angelín era a esas altura como el volcán islandé. Echaba humo-. Que no amo a llevá a ninguna mujé. Nosotro vamo solo.
- Que no, que eso tiene que está lleno de feto malparío. Porque si un gachó tiene una piba buena, pa qué va a queré descambiarla por otra una noche.
- No Carmelo, que esta mañana lo he escuchao en Radio Cádi al Carlo Alarcón y han dicho que eso estaba lleno de piba buena. Pibone -me respondió el Angelín.
- ¿Y tú te lo cré? Que al Carlo Alarcón cualquié cosa le parese un pibón, que los capilla, en verdá, son mu satirone. Ademá, si hay tantas piba buena, a nosotro no nos van a dejá entrá solo.
- No, nosotro entramo y disimo que bemo queao con las parienta pero que vienen despué y las amo a esperá adentro. Le damo coba a los nota. Que esos del Novo son mu pijo y no tienen la maldá del Mentidero nuestra.
- Angelin, picha, despué soy yo el carajote pero tú tiene meno luse que el seisiento de Angel Cristo. Si entramo los dó solo, ¿a quién carajo amo a intercambiá? Tú te aserca al nota y le dise, "cambiame a tu parienta por la mía que viene en media hora". Bueno, en sinco minuto, porque si las piba están tan buena, como dise que ha dicho el Alarcón, a mi no me dura má de sinco minuto. Me cuesta los sinco con mi Chari, imagínate con un pibón.
- Carmelo, no me cuente esas intimidade que me entran gana de gomitá -me soltó el cabrón del Angelín.
- Cuidao, que habló Roco Sifredi. Enga ya, Angelín que tu plan cojea.
- Espérate, he pensao otra cosa -me dijo como si se le biera aparesio la virgen. Bueno, el simi en este caso no es mu bueno-. Hasemo que vamo de pareja. De pareja de mariquita y que estamo buscando el intercambio con una pareja de liviana. Pa probá nueva esperiensia.
- Por ahí sí que no paso. Angelín, por ahí sí que no. Yo no me hago pasá por un parguela, por un mondrigón ni pa ganá dinero. Por ná en el mundo enseñaría yo pluma. Y meno contigo cojone.
- Carmelo, picha, ere má antiguo que el pregón de Cantinfla grabao en una sinta Beta. Modernísate abre tu mente -me respondió el cabrón. Yo lo miré con los ojo como plato. Pero como plato de pisa. Casi como bandeja de horno.
- Aro, yo abro la mente y tú me abre el tu ya me entiende.
- Contigo es que no se puede Carmelo, picha. No se puede. Tú verá como el Tato se apunta.

Me dejó en San Antonio y se fue a buscá al Tato a su casa pa proponerle que se fueran al Novo a lo del intercambio. Y lo convensió. Al meno eso es lo que me ha contao esta tarde. Me ha contao que fueron al hoté, que intentaron entrá hasiéndose pasá por parguela, que no los dejaron entrá y que cuando estaban yéndose se le aparesieron dó alemane de metro noventa que querían conosé el lado oscuro de los españole y por poco no lo cuentan. El Angelin y el Tato salieron corriendo ante de que le dejaran el serete como la bandera de Japón. Y de piba buena, ni una se crusaron.

4 comentarios:

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Eso les pasa por querer "meterse" donde no les llaman.

Mejor una Chari conocida que un "pibón" por conocer ¿No?

Besos.

Marisa

Mil Violetas dijo...

Hacía mucho tiempo que no me pasaba por aquí, pero me ha encantado volver a hacerlo.

Besos.

Valdepeñitas dijo...

El Angelin anda mas caliente que el cenicero un bingo... De los de antes de la crisis, claro. Carmelo, tú no te metas en ná... aunque te tengas que matar de amor propio. No vaya a ser la tentacion.

Javier dijo...

jajaja fijate si montasen un club de eso de intercambio en el Mentidero, lo que nos podriamos encontrar Carmelo.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner