Carmelopoli

viernes, 7 de noviembre de 2008

Aragón no paga a traidore

Cuando en mi móvi suena el "popopopom" sólo puede sé el señó presidente de la Asosiasión de Autore del Carnavá. Pese a los año, ese es su politono, porque no ha vuelto a hasé ni una chirigota que se le aserque a aquello. Totá, que cuando cogí el móvi ya sabía que Paco me iba hablá en ese tono tan espesiá que se le ha quedao despué de tanto año de lucha obrero-sindicá (pone tono de grito en manifestasión pa lerlo):


- Ju An Carló, No va a sa-lí, es-te a-ño en Car-na-vá.
- Pero eso, ¿cómo puede sé? -le pregunté sorprendio por la notisia.
- No-lo-sé. Ne-sesitamo tu-a-yuda -me dijo y me pasó a Ramón Peñalvé que es su sombra y ayudante y ya me esplicó bien de qué iba la cosa.

Resulta que Juan Carlo llevaba desde el marte sin ir a los ensayo y había desidio pasá de la comparsa este año, nadie sabía mu bien porqué. No quería atendé a nadie. Ni siquiera iba por su ofisina. La cosa no pasaría a mayore si no fuera porque los de Canal Sú se habían enterao y querían recortá en la negosiasión por retranmití el concurso alegando la ausensia de una de las estrella mediática de este Carnavá. Paco (a travé de Ramón), me pidía ayuda.

Con el encargo, me puse mano a la obra. Lo primero era localisá a Juan Carlo. Bueno, lo primero era buscá un tradustó, que ya conosemo cómo se las gasta Juan Carlo. Totá, que me fui a vé a Angelín que estaba en el Bá del Gordo negosiando con Muñón pa vé si le vendía el Cádi. Le conté lo que pasaba y el Angelín se levantó y dejó con la palabra en la boca al almarsenero (ma bien con la sílaba, que el almarsenero no había pasao del Bubububu-enas tarde).

Nos fuimo direstamente pa su ofisina porque yo no me creía que Juan Carlo pudiera pasá má de un día sin ir por allí. Sin en cambio, el Pollito, dando salto desde detrá de la barra, nos confirmó lo que me habían dicho la pareja Cárdena-Peñalvé. "Lleva desde el marte sin vení. Rescatarlo, buscarlo. Porque sin él vi a tené que serrá el negosio. Él era mi prinsipá fuente de ingreso". Lo dejamo llorando como un niño chico, nunca mejón dicho.

Nos asercamo allí al lao, al locá de ensayo, que Juan Carlo lo tiene montao serquita de la ofisina, pa no tené que andá mucho. El grupo estaba allí casi al completo.  Era pa vé la estampa de aquello chavale , cabisbajo, hundido, como si se hubiera muerto el padre putativo de la mayoría. O algo peó. Me los quedé mirando  "Asquí falta alguien", pensé, pero no le di importansia. Les preguntamo endonde podía está Juan Carlo. "Estará inpirándose", dijo el Ruben. "Estará inpirandose", dijo el Lolo en tono de contralto. "Iguá se está inpirando", dijo el Careca. Supuse que despué del pasodoble de Araka, lo de inpirarse se referiría a pensá. ¿En donde puede está pensando Juan Carlo?

Angelín me se queó mirando:

- Si fuera Paco Alba, estaría en La Caleta, pero como es Juan Carlo, seguro que está en el Vitoria. 
- Po anda que no es largo el Vitoria -le contesté. 
- Da iguá, tenemo una misión que cumplí y la vamo a cumplí, cueste lo que cueste.

Era increible la vehemensia (que pa los que se quearon en primero de la Eso, sinnifica las gana) que le echaba el Angelín pa rescatá a su ídolo, a pesá de haberlo traisionao el marte en la obra de Martíne Are:

- Angelín, ¿te ha fijao que en el locá faltaba gente? -le pregunté.
- Aro, Juan Carlo.
- No, má gente. 
- Yo he contao catorse. Falta sólo Juan Carlo -me contestó convensio.
- No, cojone, que este año Juan Carlo no canta. Bueno, cantá no ha cantao nunca. Este año no sale. Faltaba alguien.
- Po es verdá.

Con la charla avansábamo por el Paseo Marítimo de vuelta a Cádi pa vé si localisábamo a Juan Carlo por el camino. De repente a la altura de las Cuatro Colusna vimo una bisicleta tirá.

- Esa es la bisicleta de Juan Carlo -dijo ismediatamente el Angelín-. Estará por asquí.

Efestivamente, sólo tuvimo que echá una miraíta pa encontrá a un gachó con la camiseta a raya roja blanca y negra que el Cádi sacó el año pasao pa vendé má Cocacola. Era Juan Carlo. Nos asercamo sigilosamente, porque no queríamo que nos echara cojone y nos mandara a la mierda. Él estaba sentao en la playa, echao contra la paré del paseo, con lo sojo serrao y tarareando. Era la música del pasodoble de Los Condenao. Al asercarno le cogimo la letra: 

"El poeta es enemigo del hombre que lo traisiona. 
No soporta que sus vose, su grupo y sus componente, 
le abandonen y le canten en el Falla a má poeta
el poeta es como es, y al carajo el gordo ese..."

Ya está. Faltaba Ramoni. En el locá de ensayo faltaba Ramoni. Y seguro que ese era el mosqueo de Juan Carlo. Habé visto a Ramoni en el Falla cantando por Martíne Are. O peó toavía. No haberlo visto y que se lo hubieran contao. Diseñé un plan mentalmente y lo empesé a ejecutá de forma taimada (pa los de la Eso de ante, esto no sé lo que quiere disí, pero lo escuché el otro día en la tele y quea bien).

- Hola Juan Carlo -dije, en tono amistoso.
- Quien hiso camino pa venirme a buscá, puede andá el camino pa atrá y marcharse por endonde vino.
- Dise que nos vayamo -dijo el Angelín, tomándose en serio el papé de tradustó. Es que son muchas hora escuchando pasodoble de Juan Carlo que le tiene cogio tó los giro.
- Ya, ya esto lo he entendio -le respondí-. No me vi a ir hasta que no sepa qué te pasa -le dije convensio
- El gran hombre que tenía en el sentro de mi corasón, se hiso pequeñó al traisioná el amó que le di. Vi su braso poné ensima del braso de otro hombre con quien ni el hambre ni el nombre, justifican que esté.
- Dise que se siente traisionao -me esplicó Angelín.
- Pero, no tiene que tenérselo en cuenta. Debe comprendé que él está pa eso, que tiene que buscarse la vida. Y es que el chavá ademá lo hase bien -le dije yo justificando a Ramoni.
- Yo perdoné a los Catalane, que cabesaso me dieron; yo perdoné al cuartetero que no quiso sé Jesucristo, pero a un hombre que traisionó mi confiansa y tesón, yo jamá lo perdonaría.

Iba a contestarle, pero el numberito del Angelín me cortó. El gachó se tiró a los pié de Juan Carlo y empesó a gimoteá:

- Lo sientoooo. Yo no quería. Me dejé llevá. De verdá. No te vaya. Tú ere el má grande. Fue el calentón del momento, pero no lo sentía. Tenía que disí algo, el silensio, Martíne Are, el retorno. Pero no lo sentía, te lo prometo.

El cabrón estaba confesando su traisión, lo que le disnificaba como persona pero nos redusía las posibilidade de solusioná el poblema.

- Que no es por ti, cojone, que es por Ramoni -le dije cuando estaba terminando de lloriqueá y se quedó má en fuera de juego que Raú contra la Juventu.
- La rasón de quien tiene rasón, es llevá la rasón como sé rasioná.
- Pero si es por lo de Ramoni, no te procupe, que mañana mismo está otra vé cantando contigo. Si esto ha sio un canturriqueo de dó noche. No es ná serio. Si ha dejao al poeta de su vida por ti. ¿Te parese poco? -traté de convenserlo.
- Un motivo es poco motivo para que motive mi ausensia del lugá en el que estuvo mi presensia en la historia de mi tierra, mi amada y mi pueblo.
- Dise que hay algo má -esplicó el Angelín algo recuperao trá su confesión y su ridículo, en el orden en el que se prefiera poné ambo término.
- ¿Qué má te pasa? ¿No es sólo lo de Ramoni?
- Todas la vose que suenan llevan sonando en el nombre, de aquel otro hombre que nunca quise sé, pero fue el sé que ocupó siempre mi espejo, solo porque se fue y ha vuelto meno niño y má viejo y nadie se acuerda de mi, que me hise viejo, cantando por mi tierra, mi amada y mi pueblo.
- Dise que...
- Ya, Angelín, carajo, que lo estoy entendiendo. Pero si de ti es de quien má habla tol mundo. Si el año pasao ya la liaste con lo del pasodoble. Este año lo del Ramoni, la antología. Déjale algo a Antonio.
- Un carajo pa él. Si quiere sacá una comparsa que cante en el concurso como tol mundo y verá como mis artista le ganan, el tío cabrón -Juan Carlo tenía uno de esos ataque de cupletero.
- Ya está, ya está, picha. Amo a vé. ¿Tú no disía que a tu pisbu terri cuando lo achcuchaban escribía cuplé? Po há lo mismo. Escribe un pasodoble de eso que tú hase cagándote en tó lo que se mueve, pero sin bajunada y te quea tan ancho.
- La palabra es el arma que mejón representa la fiebre que canta este pueblo que siente por mi tierra, mi amada y mi pueblo.
- Ahí esta, y ahora anímate y vete pal ensayo que te están esperando. Y deja ya de escuchá el compá de Los Condenao que está dando un porculo del carajo con la tierra, la amada y el pueblo.

Lo acompañamo hasta su ofisina y entró en oló de multitude. El pollito tiraba papelillo desde detrá de la barra. El Pingüino hasía el contralto como si fuera a rompé los tímpano a alguien. Tó era felisidá. Monté al Angelín en la mobilete y nos volvimo pa Cádi con la tarea hecha. Cuando se bajó, no me quedó má remedio que disirle:

- Asín que fuiste tú.
- Sí, pero Carmelo, no se lo cuente a nadie.
- No te procupe, Angelín, no te procupe.

8 comentarios:

kikzgades dijo...

¡Qué me gusta cuando te inmiscuyes en los entresijos carnavaleros, Carmelo! Lo malo e que ta entretenío y te pasa meno por aquí. Por cierto, tu cuñao vaya tela...

manolin rubiales dijo...

Quillo, yo no puedo creer que se lleven tan malamente el Martinez Ares y el Juan Carlos, si es que son los dos buenísimos, yo creo que en el fondo se admiran. La competencia es buena, pero coño, sin mosqueos. Yo me confieso Martinarista, o sea, superviviente, como decía en "la niña de mis ojos", pero flipo con el Aragón, y en ocasiones soy juancarlista, ¿soy un traidó por eso...? A los gaditanos nos gusta disfrutar con las coplas, lo demás, bah, pelillos a la má, peaso comparsa, por sierto, "la calle de la má". Se me ve el plumero, ¿no...?.

Bermauntier dijo...

Malonín, polla, se te ve tela el plumero. Yo creo que soy más de Aragón aunque reconozco merítos al niño, por supuesto.
Lo importante es ser carnavalero y disfrutar, y que se te pongan los vellitos de punta, eso sí que sí y me da igual que sea con Ares, con Aragón, con Tino... ¡y hasta con Ripoll! El carnaval como le gusta a tu cuñao, que vaya crack está hecho.
Tú, por supuesto, estás inmejorable, lo que yo daría por descifrar una metáfora de Wancarlos en mi carrera y no las de Góngora, que no las entiende ni Cristo.

Jose Maria Barroso dijo...

Bueno, yo no quiero ser el que ponga la nota amarga a esto pero me pregunto, despúes de mencionar el Carmelo al Aragón , ¿Cuántos años se va a pegá sin entrar en una final?
Y no es que yo diga que el Carmelo sea gafe pero el día de la lluvia iba paseando cuando me lo crucé por la calle y me dice: "pa mi que va a llové" ....


Saludos!!!!

Raùl Junquera dijo...

Pues yo como el Manolin, lo flipo con el are y con el emule, con el aragòn y con la rioja, con el tino y con el desatino, con el ripoll y con el gilipoll, con bustelo y con los embusteros, me da iguà el nombre que lleven delante, si me gusta me gusta y aunque los autore o componente sean alguno de los que no crusarìa ni una palabra si estuviera cara a cara, cuando me pongo a escuchà carnavà pa mì toas son wena, hasta las callejera, que por asquì el CARMELO puso una vè un video que ya quisieran muchos de renombre, de fanombre o solnombre, lo que sì creo que el Carnavà no son solo estos que siempre se nombran, si asì fuera, pos estàbamo apañao, en vè de un concurso esta gente se creìa que estàban en urovisiò o el festivà de Viña del Mà y hasta te cobrarian por cantà sus coplas en la la Alameda un sàbado de botellòn y verìamao a los de las SGAE recaudando derechos de autò el dìa de las barbacoas der trofeo...

Carmelo dijo...

Kiski, joé, que solo ha hecho un día sin escribí, y porque estuve liao buscando a Juan Carlo. Pero de toas forma, está bonito que me echei de meno, que en mi casa, me llevo los día sin entrá y ni se coscan.

Manolín, ¿que no se llevan malamente? Tú no sabe la cara que tenía el Aragón los otros día. O ya no te acuerda del cuplé de Los angele caido...

Bermaun, yo soy má de Bustelo, que me tiene enlasao en su bló, aunque lo tiene má parao ultimamente que las obra del Olivillo. Pero ya se sabe, tantas música por hasé que disen que lo han visto en Cádi corriendo con la guitarra en una mano y las partitura en la otra del ensayo de Quiñone al del Cascana y de allí del Manolín.

Barroso, que yo ya he hablao del Aragón y ha llegao a una finá con los Veneno. Que mira que no sé yo si se lo meresía. Con la de cajonaso que se ha llevao a vé si ahora es culpa mia.

Raulito, dí que sí, que el Carnavá lo hasemo mucha gente desconosia (bueno, nosotro nos conosemo pero na salimo por Canal Sú) y no solo los cuatro de siempre. Lo que pasa es que los cuatro de siempre hasen buen Carnavá y la gente como yo, regulero tirando a chungalé.

Raùl Junquera dijo...

Si

Carmela dijo...

Que me reido quillo, que me reido..... Hay q ve lo pillao q ties al cabesa.....Pero Carmeloooooooooooooooo, tu ta dao cuenta del peaso guion de cortometraje gaditano q tas escrito con lo de la busqueda del Aragon, pon-pon???? Pero si esto es pa rodarlo.... al cine con esta busqueda!!!!! Peaso de papelon el del tradutó, jajajaja.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner