Carmelopoli

lunes, 19 de abril de 2010

La trampa sueca

Un trampa. Hoy mi Chari me ha querío tendé una trampa. Y casi me coge. Bueno, en verdá me ha cogio, pero por los pelo. Y es que me dijo mi Chari esta mañana:


- Carmelo, nosotro yo no he ido nunca a la feria.
- Tampoco bemo subio nunca el Everé -le contesté yo del tirón.
- Pero la feria nos coge má serca. Y esta noche ensienden el alumbrao.
- Por mi como si se le funden toas las bombilla.
- ¿Entonse no me va a llevá a la feria? -La verdá es que yo no sabía si estaba de cachondeo o en serio. Con la de tiempo que lleva cormigo mi Chari y hablarme de estas cosa. Pero, aro, yo entré en el tema como la comparsa de Luí Rivero en el Body bell, del tirón, hasta el fondo y a por toas.
- ¿Llevarte yo a la feria? Te llevo ante a cualquié otro sitio del mundo -y esa era la frase que estaba esperando mi Chari.
- Po llévame al Ikea, que lo abren mañana y he visto una estantería monísima en el catálogo que echaron ayé en el busón.

¿Al Ikea? No vi a disí que preferiría la feria, pero iguá estaban en el empate. El Ikea es un invento de los sueco que son la versión europea del diablo. Unos gachone que te venden una jartá de maera, unos tornillo y unas intrusione y eso lo tiene que convertí tú en un mueble. Pero no se conforman con eso, sino que te montan unas tienda grandísima pa que las gachí se pierdan y digan "uy qué mono esto", ·"uy qué bien quedaría esa mesa en la salita" y te lleva la mesa en un paquetón enorme y que pesa una jartá y que te toca a ti convertí en mesa.

Un invento diábolico y probablemente lo má antigaditano que pueda esistí, porque es una de esas cosa en las que paga por trabajá. Ante tú pagaba por un mueble y te llevaba un mueble. Hecho, completo. La estantería pa poné en el salón y ya te venía hasta con los libro eso hueco de relleno pa que paresiera la casa de un intelestuá, de eso que saben mové el caballo en el ajedré. Pero con los sueco del Ikea, no. Con esa gente tu no paga la estantería, tú paga por tené que montá la estantería. Maléfico. Por eso traté yo de tirá por la vía de Tarifa, que como tol mundo sabe no pasa por los alrededore del Tempú.

- Mi Chari, es que tú sabe que yo sólo piso el término munisipá jeresano si es pa ir al aropuerto. Si no, nada.
- ¿Pero no había hecho las pase despué de lo del Bienvenido? -me contestó en plan gallego, con una pregunta.
- Bueno, con lo del Bienvenido yo ya he desidio no meterme con ello. Pero de ahí a pisá suelo jeresano. Como que no.
- Tú siempre con tus puñetero prejuisio. Por tu culpa me queo sin ir a la feria y sin conosé el Ikea. Carmelo, no puede siguí asín, tiene que abrí un poquito tu mente. Tiene que quitarte los prejuisio.

¿Prejuisio yo? Ensima me lo dise la gachí que no le compra gafa de só a los negro porque dise que no son ligítima, como si las de la óstica fueran mejore. O que no lé La Vó desde que me echaron de colaboradó. Ella sí que tiene prejuisio. Pero, aro, yo me tuve que callá y tragarme el orgullo esperando a que a ella se le pasase el mosqueo, que es como esperá que el volcán de Islandia deje de echá gravilla.

Al finá mi Chari se puso de acuerdo con la Cacelin y con la Vane pa irse mañana al Ikea. Es que las niña quieren alquilá un pisito e iban a aprovechá pa mirá mueble. Pero a mi la elesión de Ikea y de Jeré me paresía un gran chungaso y asín se lo dije a la Cacelin:

- No vaya tú a estropearme el viaje -cortó del tirón mi Chari-. Si tú no quiere ir, no vaya, con tus castas toa. Pero déjano a nosotro sé felise.
- Te esquivocass Carrmelo -me dijo la Cacelin, siempre má dialogante. Viéndola a ella parese mentira que su presidente, el Jorge Bú, se dedicara a tirá bomba por tos lao. Aunque también viendo a mi Chari no se esplica que España tenga un presidente tan paraíto y tan poco peleón. Bueno, que estaba contando que la Cacelin me justificó su visita.- Ikea es prrrovocasión gaditana en Jerrré.
- ¿Gaditana? ¿Qué tiene de gaditana Ikea? -le pregunté yo.
- El cólorrr. Ikea es amarrrilla y asú. Cada jerrresano que pase por Ikea verrrá el amarillo y asú y en su interrior se acorrrdarrá de Cádi. Y tendrrrá que joerrrse -dijo mientra soltaba una carcajá entre malvada y atragantá porque el vaso de agua que estaba bebiendo se le fue por otro lao.

La verdá que el argumento era bueno. Primero fue el Área Sú y ahora el Ikea. El amarillo y asú se impone en Jeré. Pero eso no es sufisiente. Por eso yo he pensao que, como el Ikea da seisiento leuro al primero que se cuele con una estrofa flamenca sobre Ikea, había que gaditanisá la campaña y yo me he propuesto que esta gente vayan con su estrofa sobre Ikea, pero estrofa carnavalera. Un tanguillo del Ikea, en concreto. A vé si se llevan lo seisiento leuro, mi Chari me perdona (porque por seisiento leuro mi Chari perdona hasta al cura que nos caso, o a la amiga que nos presentó) y la inagurasión del Ikea se convierte en una gran fiesta gaditana. Con un contenido chungo, como el 1 de mayo, que es día de fiesta pa selebrá el trabajo. Po asquí iguá, una tienda de mueble que te toca haserlo por ti mismo, pero que en el fondo, lleva el mensaje implísito de la recolonisasión gaditana de las tierra que están ante de llegá a Trebujena.

Ya sé que está fuera de música, pero como ni en Jeré ni en Suesia tienen ni idea de Carnavá, po tampoco me vi a comé má el coco y el tanguillo dise asín:

Aquellos mueble de Ikea
que tanto en Cádi hisieron currá
que pa montarlo la gente
la que tiene que liá
son los mueble má raro
que en mi vida he visto yo.
Ni los sofá ni los romy
vienen montao
pero tó los armario
traen un mariquita tó desinchao.
Con las uña a alguno
vi yo apretá
los tornillo y las tuerca
de un mueble bá.
Estaba el Ikea
iguá que el Trofeo
cuéntale al Briole
tantos novelero.
Algunos sacaron
su tarjeta visa
pero en cambio otro
solo compró la salchicha
Contento están en Polanco
en el Barla y en el Leroy
los de mueble San Patrisio
y hasta los del Savoy.
Mi Chari también va a pasarse
pa comprá dó taburete
una lámpara pa la salita
y un cojín pa su serete.
Pero como no miren los sueco
por debajo de la chaqueta
el primer día ya se quea
el Ikea sin su moqueta..

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenísimoooo!!! jajajaa, me ha encantao el concepto de antigaditanismo totaaa, ajajja

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Entré muerta de sueño y ahora tengo los ojos como platos. Tu tendrás la culpa si ahora me tardo en dormir.

Besos.

Marisa

Fran Quintana dijo...

Tá weno Carmelo, un tanguillo ikeano, lo que nos faltaba... Los seisiento no sé si te los van a dar, pero no podrán negarte, ellos que son los especialistas, que "te lo has montao bien". Saludosss

Anónimo dijo...

buenísimo el tanguillo Carmelo! y se ve que con la Chari no te vale hacerte el sueco. Te veo en el Ikea.
Saludos desde Oslo!

Valdepeñitas dijo...

Sabia yo que la puta globalizacion nos traería a situaciones como ésta...Los tanguillos del Millenium. Lo mejor es que te hagas el "sueco" con lo que te traigan y lo monte ese vecino manitas que hay en tos laos...No ni ná!

Anónimo dijo...

Con los vecinos hay que tener mucho cuidado, que empiezan por montarte el mueble y terminan montandote lo primero que se les venga a las manitas.

Saludos
La de la Fidelidá

Sonia dijo...

Qué habrás hecho tú este finde pa tenernos tan abandonaos. No me extrañaría que tu Chari y tú os hubierais pegao un viajecito. Pero claro, conociéndote, no reconocerás que has salío de Cádi... Ains... :-P

Yo no te iba a perdonar dejarnos casi una semanita sin pó. Pero ante esta grandilocuente entrada, no tengo más remedio. Chapó

Saludos ;-)

Por cierto, no me has dicho naíta del cambio de "principal" en el Clú de Fans del feisbú. Espero que te haya gustao tu fotito tuneá

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner