Carmelopoli

lunes, 5 de abril de 2010

Carmelillo penitente

Tengo que disculparme y pidí disculpa por mi ausensia en los último día. Esensialmente las disculpa son pa aquellos que se habei tragao la semana santa en vuestra tierra y vuestra tierra no es Cádi. Los que se han ido de cachondeo por ahí afuera y los que se han quedao en Cádi han tenio distrasión sufisiente como pa no coscarse de que yo me he llevao cuatro día sin escribí un pó. Pero los demá, los que han padesio de este fin de semana en el que repiten Rey de Reye, Benú y Espartaco, que este año ha hecho rabona porque está líao con el divorsio con Patrisia Rato, aunque el rato le ha durao serca de 18 año, a eso sí le tengo que pidí disculpa.


Bueno, po como casi siempre había una rasón de peso que no es mi Chari, aunque mi Chari es una rasón de peso en sí misma. Esta vé la culpa fue mía, por carajote. O por buena gente. Que en la mayoría de los caso viene a sé lo mismo. La cosa empesó el miércole por la tarde cuando resibí la llamada de Asusena. "Carmelo, que mañana vamo a Cádi a pasá la semana santa y queríamo asercarno a saludarte que hase mucho que no vé a tu ahijado".

Yo me alegré del tirón porque me paresía fantástico que Carmelillo se viniera a Cádi a pasá la semana santa porque en su formasión de buen gaditano la semana santa es una asisnatura fundamentá. Es verdá que es mucho má fási lo del carnavá, que eso entra mejón, pero con Carnavá y sin semana santa no se es gaditano auténtico, no se tienen tós los consesto. Es como si en la escuela te enseñaran lenguaje, pero no te enseñaran matemática. Son dó elemento iguá de fundamentale en el gaditanismo.

Por eso, esperando a Asusena, Calisto y Carmelillo estaba yo imaginando los sitio a los que me iba a llevá a Carmelillo por Cádi a vé las prosesione: el Perdón por Arquitesto Asero y despué en la recogida; el Nasareno bajando por Jabonería; Afligido en la calle Torre; la Espirasión, las Siete Palabra, el Santo Entierro el sábado,... Sin en cambio, tós mis proyesto, tós mis sueño de educasión pa Carmelillo se vinieron abajo el Jueve por la mañana a eso de las dó de la tarde cuando me invitaron a tomá una servesita en el Quilla.

El poblema es que esta gente de por ahí arriba llama a tó Cádi y cuando disían que venían a Cádi a pasá la semana santa no se referían a Cádi Cádi. Ni siquiera a Puerta Tierra. Era que habían cogio un apartamento en Sahara de los Atune, como los madrileño de dinero. Osease, que en sus plane no había ni un penitente, ni una marcha, ni una horquilla,... Sólo playa, porque a esta gente del norte le da iguá que haga frío, como esté el só afuera se van a la playa, como si al finá fueran a pagá el alquilé según los día que no han ido a la playa.

Yo vi que la educasión de Carmelillo se podría vé irremisiblemente afestá por la medida de sus padre asín que les propuse del tirón que se fueran ello y que me dejaran al niño en casa que yo me hasía cargo. Eso sí, me tenían que dejá los pañale y los potito que yo no había trincao ná de los dos mil quinien de Setapé por el niño, asín que no tenía presupuesto pa lo que caga y come un niño de esa edá.

Yo creía que iban a poné resistensia, pero los pare me largaron el niño del tirón. No pusieron ni una pega. La que sí puso pega fue mi Chari cuando me vio vení con el carrito en casa, pero en cuantito que Carmelillo le hiso dó carantoña, ya se le cayó la baba a la madrina consorte y sólo se me quejó por lo bajini. Sobre tó cuando el niño a eso de las cuatro de la mañana se ponía a llorá, porque hay que vé los pulmone que tiene la criaturita. En ná lo estoy metiendo en la escuela de ortavillita de Dani Obregón pa que vaya cogiendo el tono, porque potensia no le va a faltá. Que mi ahijado me va a da el orgullo de sé el primero de la familia en colarse en una finá del Falla. Cantando me refiero.

Totá, que me he quedao con el niño y no he podio descansá ni una mijita. Lo he llevao a vé toas las prosesione. Sacrifiqué incluso mi sitio en mi prosesión porque creía que el Señó iba a está má contento con que yo profundisara en la querensia semanasantera de una criaturita. Ademá que ya el tema llevaba su propio sacrifisio. Por ehemplo, hise el esfuerso y salí de Puerta Tierra pa que viera la Orasión en el Huerto en Bahía Blanca. Y el Medinaseli. Hasta el Desendimiento y la Sanidá que esas no las ve nadie. Po nosotro también las vimo. Mi Chari estaba procupá porque el niño cogiera frío, porque el jueve por la noche hiso tela de rasca pero yo le recordé que el niño se estaba criando en Segovia y que estaba acostumbrao al frío, como los Jasky Siberiano o los oso polare. O las ensaladilla rusa que en cuantito que le quita el frío se cortan y las consecuensia ya las conosen bien en Las Paloma.

El poblema es que, a pesá de la pechá que le dimo al niño, el hijosumare llegaba a casa y no había forma de que se durmiera. Mi Chari se levantó algunas vese, pero la mayoría me tocó a mi y yo ya no sabía qué hasé. Le cantaba los pasodoble de Martíne Are y el niño en vé de dormirse se ponía a aplaudí. Los de Quiñone y se ponía a llorá. Al finá me desidí por cantarle el pupurrí de Los paria y el niño se quedó cuajao. Sin tirá pa arriba en los contralto, porque si no, lo desvelaba.

El vierne ya estaba destrosao, pero también fuimo a que viera la Espirasión, las Siete Palabra, el Ese Mater Tua, la Virgen de los Dolore y el Silensio. El poblema del Silensio es que hay que está callao y si yo que tengo una jartá de año lo llevo fatá, un niño con sai mese tiene una capasidá isnata pa dá porculo en el momento presiso y se puso a llorá en un momento en que estábamo enserrao. Entre eso y lo que le había pasao a la virgen, no vea la que se lió en un momento. Yo lo cogía en braso, lo balanseaba, le susurraba, le daba el pipo. Pero no hubo manera. No vea la vergüensa que pasé.

Buenos má que esa noche durmió mejón, pero como el Sábado este año no ha habio descanso, po también nos fuimo a vé el Santo Entierro. Y ayé domingo el Resusitao, que también tiene que conosé el niño la parte buena de la historia. Que no vea la alegría cuando llegaron los pare y pude descansá tranquilo por primera vé en el fin de semana. Es que yo ya no estoy pa estos trote de niño chico.

De toas forma, por mucho que yo me haiga esforsao en la educasión semanasantera del niño, pa mi que no ha cogio toavía los consesto. Aunque este es un trabajo a largo plaso. Tú verá como de asquí a dié año está saliendo de monaguillo delante de un paso. Aunque tal y como está la cosa, no sé si prefiero que el niño no sea monaguillo. Por lo que pueda pasá.

5 comentarios:

Auxi González dijo...

Anda, Carmelo, pisha, que te mete' en unos berenjenale'...

Valdepeñitas dijo...

Me imagino que en veranito, cuando el levante se ponga chungo, agarras los bartulos y te acercas unos diitas a Segovia a ver a la criatura. De comer te vas a poner bien y calor no vas a pasar. Piensatelo....¿o no?

Sonia dijo...

Semanasantera no soy, lo reconozco, pero respeto la cultura tradisioná andalusa y el dinerillo que deja en turismo, claro está.

Pero yo lo de monaguillo no lo veo. No sentencies al niño, Carmelo, que el estudio de Félix López Sánchez lo deja tó mu clarito.

Tengo un retraso de una semana, así que voy a ponerme al día.

Saludos ;-)

Santiago dijo...

El otro día no se me publicó lo que quería decir: mejon comprale un campingá y mándalo a los Caños...

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Si alguien ha echado de menos mis comentarios, que sepa que también he tenido mis poderosas razones...

Este "pó" lo ha publicado nuestro Carmelo el día 5, justo cuando yo viajaba a Rota a pasar una semanita visitando Cái y sus alrededores.

Al igual que Sonia, también tengo una semana de retraso y aquí estoy poniendome al día en la lectura Carmelera.

Me alegro que hayas pasado la santa semana con Carmelillo, aunque la jeta la han echado sus padres al dejartelo pa poder tumbarse a la bartola con niñero gratis.

Besos.

Marisa

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner