Carmelopoli

lunes, 26 de enero de 2009

Invitado 2: Carlos Día

Desde siempre he querio encontrarme un día a sola con Carlos Día. Ese hombre que fue alcalde de Cádi por desgrasia de los gaditano y que estuvo a punto de hundí Cádi hasta que llegó Nuestra Señora pa salvarlo. Que nadie se asuste que mis intensione con Carlos Día son tremendamente pasífica que yo soy incapá de haserle daño a nadie. Bueno a alguno poeta de pueblo le hago daño con mis crítica pero no es mi intensión. Ademá que la culpa es de ello que traen comparsa mu mala.


Con Carlos Día la cosa es que a mi me plantea duda qué carajo hase un miarma dirigiendo los desisnio de la siudá má antigua de Osidente y querría habérselo preguntao.  Por eso, aprovechando que esta noche en el Falla cantaba mi amigo el Canijo, otro hombre que también es de esas tierra, pero que, al contrario de Carlos Día, ama Cádi y siempre trata de hasé lo mejón, desidí que era un buen momento pa invitá a este hombre a mi casa a vé a la sesión. Me fui esa mañana a Bahía Blanca, a la casa de Carlito a invitarlo.  De toas forma, Carlos asestó porque apena tiene vida sosiá. Nadie lo llama, nadie lo quiere y está deseando salí de su casa. Por un momento me dio hasta penita. Lo que tienen las cosa que cuando volvía despué de haberlo invitao me cayó un chaparrón del carajo. Eso me pasa por juntarme con quien no debo.

A las ocho ya estaban llamando al telefonillo. 

- ¿Quién es? -preguntó mi Chari.
- Soy Carlos.
- ¿El Lejonario? ¿Y la Pepa? -le dijo con gana de guasa mi parienta.
- No sé -dijo el esalcalde demostrando su frescura de idea.
- La Pepa en el segundo puente -dije yo-. Ábrele, grasiosa, que es Carlos Día.

No vea cómo se puso mi Chari, hecha un basilisco. Es que si yo soy fane de Nuestra Señora, lo de mi Chari ya es pasión descontrolá. No atiende a rasone. Yo traté de que se calmara y pa cuando Carlos ya había subio la escalera y llamó a la puerta, mi Chari había soltao el cuchillo de cortá el pan y las tijera del pescao.

Carlos se sentó en el sofá y allí estuvo los tré cuarto de hora sin hablá ni moverse. Él es que siempre ha estao acostumbrao a está sentao sin hasé ná, po ni protestó ni se quejó ni ná de ná. Si con cuarenta año ya era asín, ahora con la edá está toavía má tranquilo. Sólo se movió cuando el coro de Quico Samora y los Pastrana, Los Cañamaque, salió a esena. 

- Mira, la plasa de San Antonio. Esa la arreglé yo -dijo. 
- No, Carlos, que esa es la plasa de Mina -le corregí.
- Ahhhh. Po esa también la arreglamo nosotro.

Pa mi que no era asín, que la había arreglao Nuestra Señora, pero no le quise disí ná del tema. Carlos volvió a su estado naturá de letargo asoluto y ni siquera con el peaso de tango que ha hecho este año Quico respondió. Sólo cuando en el tango del coro hisieron referensia al Gordo soltó entre diente: "Cabrón, traidó. Ante disía que era sosialista y despué se pasó a la derecha". Me dejó anonadao por la espresión, aunque me acordé del año de La tienda la cabra que salían unos poco de dirigente del soe, con el Gordo, asín que no iba del tó descaminao. 

Despué llegó la comparsa de Arroyo de la Mié que venía representando un juisio. La Cieguita, dice que se llamaba y a mi Chari no se le ocurrió otra cosa que cantá aqué finá de cuplé de la ventolera. "...Digo yo hay Carlos Día, llégate por ese barco, que te operen los ruso, que lleva siego catorse año". Carlos se nos quedó mirando. Yo me lansé a por él y empesé a esplicarle mis duda sobre su astuasión como alcalde pero cuando llevaba minuto y medio de argumentasión el gachó se levantó y se fue al cuarto baño. Como cuando lo de las votasione en el parlamento por lo de la utopista. Este gachó cada vé que hay poblema se quita del medio. Por suerte pa él se perdió la astuasión de la chirigota de Almería Loco queria era vení, que vinieron y se fueron por donde vinieron.

Con la comparsa de Córdoba Que me lleven los demonio, estuve a punto de entrarle otra vé con el tema de sus año de la alcaldía, pero tal como se sentó en el sofá se quedó dormío y me dio cosa dispertarlo porque ya tiene una edá pa andá molestándole.

Sí lo disperté pa que viera la chirigota del Canijo, porque meresía la pena. Las Muchacha del Congelao consiguieron que Carlito se riera un par de vese, sobre tó cuando Rubén se pone a hasé el candao en el pupurrí en su versión Ariel del Procosú. Al finá mi Chari y yo de pie ovasionando la chirigota (nosotro es que lo vivimo) y le cojo y le digo:

- Ve como en Cádi no miramo el orígen. El Canijo es de Carmona y ahí lo tiene, dándole la vuelta al teatro.
- Igualito que tú que le diste la vuelta a Cádi, pero pa peó -añadió mi Chari.
- Si es que yo no me lo esplico. ¿Que hisiste tanto año de alcalde? -me lansé
- Yo arreglé el Paseo Marítimo. Y salvé al Cádi -dijo sin mucho convensimiento.
- Pa vendérselo a Gilygil -le grité ya con la rabia contenía.

Me miró con lo sojo humedesio. Paresía que se iba a poné a llorá.
- No fue culpa mía -confirmó mis previsione y rompió en lágrima.
- Carlos, picha, si es que no diste una -le dije yo un poco má calmao-. El Ave no llegó, el sementerio se lo llevaron, Astillero a pique. Ni un Corte Inglé, ni un Mercadona.
- Fueron Felipe y Chave que no me dejaban hasé ná -dijo casi sin vocalisá.

Mi Chari le preparó un tilita pa que se le pasara el sofocón y Carlos Día se lo tomó enmientra que cantaba la comparsa de Barbate del Cardoso que ha vuelto al concurso. Los que vienen en Platillo Volante, le gustaron bastante a mi invitado porque no pegó ni un bosteso. Tampoco con la chirigota de Fali Verdugo, Con los Ojito a la Virulé. "Ese es el de la carniseria de la calle Acasia." "No, Carlos, ese es el pescaero de la Plasa". El pobre por mucho interé que le ponga no se entera de ná. Al finá el juancojone se animó a cantá el finá del cuplé de Martine Are de ante y se reía y tó, por lo de los ojito a la virulé. Mi Chari también le cantó la cuarteta del pupurrí de Los borracho, pero eso no le hiso tanta grasia.

Con la comparsa de Tarifa, la de Los Notas, disfrutó sobre tó en la presentasión, pero enllegando el pupurrí yo vi que estaba bostesando y le dije que si quería se fuera pa su casa. Dijo que si se podía quedá en el sofá que había estao mu agustito, pero le convensí pa que se volviera a la suya ante de que empesara la chirigota de Algesira Los Ñañañaña y se hisiera mu tarde pa él. Al finá, pa despedirse, me dijo en el oido:

"Yo también prefiero a Teófila ante que a Román". Y paseando se volvió a su casa, aunque no estoy seguro de que llegara, porque con la caraja, es capá de haberse perdio por el camino.

5 comentarios:

Titto Rosales dijo...

Sin acritud, pero en realidad cansa tanta defensa a ultranza y apología desconmensurada a Teofila.

Paco Rodríguez dijo...

Tu habla, tu no te cortes hablando de la Teo, que como pierdan las próximas elecciones, veo a los espias de Madrid, buscandote por todos los discos duros del Mentidero.

Lo que si digo que departir con Carlos Diaz una noche y no sacarle tema, con todo lo que tiene que saber ese miarmill caletero, es un delito culturá

La Cibeles dijo...

Carmelo, mira lo que dice la prensa:


GUINDILLA:
A Teddy Bautista, presidente de la SGAE, entidad que cobró derechos de autor por coplas del carnaval de Cádiz en nombre de compositores falsos

Algunos creadores de las típicas coplas carnavaleras de Cádiz no salían de su asombro cuando descubrieron que la SGAE había estado cobrando derechos de autor por canciones compuestas por ellos, cuando ni siquiera estaban registradas. Algunos falsos compositores se apresuraron a apropiarse de estas coplas ante el desconocimiento de sus verdaderos autores. Durante años, y coincidiendo con el desarrollo de la popular fiesta gaditana, la Sociedad General de Autores exigió el pago en concepto de derechos de autor por estas canciones, sin que los verdaderos creadores vieran un solo euro. La SGAE se ha convertido en objetivo de las críticas de gran parte de la sociedad, precisamente por noticias como esta, que evidencian que algunos departamentos de la entidad no funcionan del todo bien. Si la Sociedad de Autores quiere ganarse la confianza de una sociedad cansada de ‘cánones’, debería poner más esfuerzo en evitar este tipo de abusos. Guindilla a Teddy Bautista por este ‘desliz’.


elconfidencialdigital.com
27.01.09

Carmelo dijo...

Titto, picha, lo siento que a ti no te guste Nuestra Señora. Pero aunque no te guste Nuestra Señora te puedo siguí gustando yo, ¿no?

Paco, que Nuestra Señora tiene el efesto contrario. Contri má hablo, má mejón le va a ella. Y de Carlo no te puedo disí ná, porque no le saqué ná. Está ya mu mayó, el pobre.

Sibele, ya lo había visto. De hecho esa notisia fue portada en el espesiá de Carnavá de MI periódico (que bien suena eso que paresco alguien importante) La Vó de Cádi.

Titto Rosales dijo...

Carmelo, tu si me gustas, lo que pasa es que veo tanta publicidad sin venir a cuento y me chirrían los dientes... lo único que me hace pensar es que hay objetivos detrás de eso, y no quiero pensar eso. En lo demás, estoy encantado con tu blog.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner