Carmelopoli

viernes, 25 de junio de 2010

Mala pata

Me cago en los muerto de Peneque y la mare que parió el desarrollo sostenible, el medio ambiente y la naturalesa urbana. Bueno, y en la poca vista de mi Chari. Aunque ella es la que meno culpa tiene porque la pobre salía de la sosiasión despué de habé ganao una racha de tré bingo consecutiva, con el monedero lleno y en esa sircuntansia mi Chari no conose, ni rasona, ni mira un escalón, un parterre o un árbo.


La cosa es que el lune mi Chari se cayó de mala manera. Como digo, fue saliendo de la sosiasión y se pegó un jardaso de categoría. Se trompesó en el bujero de un árbo de la calle San Rafaé, se dobló el tobillo y en vé de agarrarse al árbo, trató de apoyá las mano y con el peso se rompió una muñeca. En verdá, con el peso de mi Chari se podría habé roto toa la colesión de la Barbi y la Barriguita. Pero sólo se rompió una muñeca. Bueno, y el tobillo.

Lo suyo habría hecho que no biera puesto las mano y se biera roto la boca, lo único que no podría hasé sería hablá y comé y no habría habio mayore consecuensia. Pero no, se ha partio el tobillo y no puede andá y como también tiene escoñá la muñeca po no puede cogé la muleta como si fuera catalán. Totá, que en el seguro, la enyesaron. (¿La enyesaron o le enyesaron? al finá tanto madrileño hablando en la tele me van a confundí). Bueno, po le pusieron un yeso (má bien dó) y la mandaron a mi casa inúti perdía. Tré semana de reposo, como mínimo.

El lune estaba en cama y no había muchos poblema. Tól salón pa que yo viera el España-Hondura. Me las prometía felise sin darme cuenta de la de consecuensia que conlleva que mi parienta esté en cama. Porque ya cuando acabó el partio me cosqué de que no había ná pa sená y es que a la usensia vitá de mi Chari se une la usensia física de la Vane y la Cacelin que podrían habé echao un cable al mantenimiento de las tarea doméstica.

Pero lo peó estaba por llegá al día siguiente. Mi Chari estuvo dando por culo toa la mañana. "Carmelo, harme caso". "Carmelo, ¿qué está hasiendo?". "Carmelo, cuéntame algo". "Carmelo, ¿adónde vá?" "Carmelo, qué caló, traéme agua". "Carmelo, me duele". "Carmelo, me estoy aburriendo". Totá, que tomé la desisión de desmontá la cama de la Vane y ponerla en el salón. De esa forma, al meno, podíamo vé la tele y mi Chari no daría tanto por culo. Eso era lo que yo me creía. En el salón se ha hecho la reina. Bueno, ella ya era la reina, o casi mejón la distadora, pero ahora es peó toavía.

Está allí dando órdene. "Carmelo, dame el mando". "Carmelo, recoge eso". "Carmelo, hay que ir a la plasa". "Carmelo, hay que poné la lavadora". "Carmelo, no te we ocurrirá ir al bá del Gordo a vé el furbo con la ropa sin recogé". "Carmelo..." Me va a gastá el nombre la hija la gran puta y yo tengo un poblema de personalidá. No sé si soy el Carmelo de Cádi o la chacha de Lo que el viento se llevó.

Porque hay que vé la de cosa que tiene una casa. Yo sabía que en la plasa no te venden el casón adobao ni las sardina asá. Sin en cambio, creía que cuando dejaba los calsonsillo en el sofá, ello sólo se lavaban, se planchaban y volvían al cajón pa que yo me lo volviera a poné. Pero no. Pa que los calsonsillo vuelvan al cajón lleva un proseso complicaísimo. Entre esas cosa poné una lavadora. Pero pa poné una lavadora hay que tené el grado de efe pé terminao y de eso, hasta ahora se está encargando mi Sergio. Pero lo demá, es cosa mía. Si hasta he estao fregando los plato. Y asando caballa. Que ya llevo una semana comiendo caballa asá porque es de lo poquito que yo soy capá de hasé en la cosina. Lo malo es el pestaso de mi cosina que no se sabe si es una casa o los bajo del camión del Chicla.

Como comprenderei, en esta sircuntansia he tenio que redusí mi presensia en el bló y suspendé mis comentario del Mundiá. Si la gachí no me ha dejao vé los partio. Los de las cuatro porque no me deja ir al bá del Gordo y los de las ocho y media, que son los que da la cuatro, porque mi Chari coge el mando y en el minuto sinco dise. "Tanto furbo, tanto furbo. Estoy cansá de tanto furbo. Vi a poné Telesinco a vé si está la Esteban". Porque, por lo visto, el furbo cansa, pero la Esteban no. Cuestión de punto de vista.

Pero mi suspensión se ha acabao hoy. Porque presisamente en el día de hoy ha vuelto mi suegra que estaba de vacasione y por las tarde se va a vení un ratito pa visitá a su hija. En ese ratito vi a aprovechá yo pa conestarme, pa escribí pó o, al meno, pa descansá una mijita. Yo creo que nunca me he alegrao de la presensia de mi suegra como hoy cuando ha aparesio por la puerta. Ya ha avisao de que ni me se ocurra disirle que haga ná de la casa que echa no está pa limpiá mis mierda ni plancharme las camisa. Como si a mi, a estas altura, me importara salí a la calle con unas arrugita má o meno en la camisa. Ademá, que ahora llevo siempre puesta la camiseta del Cádi y esa no hay que plancharla. Porque en estos momento, má que nunca hay que demostrá el cadismo.

De toas forma, ya las tengo yo toas dicha sobre mis visita a La Caleta. Estoy perdiendo hasta el coló que cuando se recupere mi Chari y vuelva a la Caleta me van a confundí con uno de Salamanca. Pero bueno, cosas peore pueden pasarte. No sé cuále. Pero seguro que te pueden pasá cosas peore.

3 comentarios:

Valdepeñitas dijo...

Van como van y pasa lo que pasa...Al final va a ser verdá eso de que "el dinero es mú malo". Ahora (fuera parte lo del bló) tendrás que administrar tu tiempo en cosas prácticas del hogar. Tanto pasodoble de El Niño y Juancarlos te daran el puntito p'a estar a la altura. Un tío de nuestro tiempo...Aro, joé....

Sonia dijo...

Jajajajajaja... Chapó el pó.

Una cosita, cuando termine el mundial a ver si nos informas de los fichajes chiri-comparsísticos que se fraguan en La Caleta y de los que seguro estás al tanto.

¡Ah! Y si tienes un huequito, ofrécenos una serie de consejillos sobre el 23, 24 y 25 de Julio, que toca irse a Cádiz en el Carnaval de Verano. Tú sabe, recomendaciones de qué esquinas son las más recomendables pa ver las agrupaciones más punteras, dónde comer..., y esas cositas.

¡¡Zenkiúverymach!!

Saludos ;-)

Marisa Pérez Muñoz dijo...

¿Lo ves? No sabes cuanto vale una cosa hasta que te quedas sin ella y sin pretender llamar cosa a tu Chari, ahora habrás comprendido todo el trabajazo que tiene que hacer en casa cada día la pobre tuya.

Besos y mejoría.

Marisa

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner