Carmelopoli

miércoles, 23 de julio de 2008

Bromista

Se lo dije a mi hermano. "Yo no me quedo con el Moi". Pero como iba a renová el deneí que hay unas cola que ni las entrada de la finá del falla y le daba miedo llevá al niño porque tal y como está la cosa con lo de los estranjero, iguá entraban en comiseria los dó y salía sin el sajaraui, se empeñó en que me quedara al cuidao toa la mañana. "¿Por qué no se quea con la Rosi?" "Es que la Rosi tiene que llevá a Andreita a clase de batuca y a Luisito a natasión y despué va a depilasión que se va a hasé las ingle brasileña que tiene aquello como los sobaco una portuguesa".

Totá, que entre una cosa y otra me trajo por la mañana al niño a mi casa y no vea el numberito. Pa desayuná no puede tomá manteca colorá porque viene del serdo que es que la costumbre de esta gente es de carajote, porque toavía si no comieran verdura lo entendería pero perderse cosa como el choriso, la mortadela o la manteca colorá es una gran carajotá. Como no me quedaban mardalena le di un vaso leche y a tirá, pero el joio por culo disía que tenía hambre. Se ve que ha aprendio las cosa importante."Má hambre pasa tú en tu tierra", pensé, pero como uno tiene un corasón que no le cabe en el pecho de Yola Berrocal me lo llevé a la calle pa comprarle una cuña de esa de cocholate de las del horno La Torre. "Con ese matahambre ya va despachao hasta que vuelva el Luí" le dije pa que no empesara a pidirme ná cada vé que pasara por delante de una barraca, que los niño de hoy en día son mu caprichoso, no como mi Sergio que me lo llevaba yo a dá paseo por Cádi y con un paquetito de mojama de la esquina de la calle Abreu le aguantaba pa tol día.

Dá una vuelta por Cádi con el Moi es un auténtico sufrimiento. El niño tiene mu metio en el coco las cosa de su pueblo y no quería cogé ni una calle con nombre de santo. No vea el rodeo que tuvimo que dá pa no cogé por San Antonio, San Pedro o San José. Pa colmo cuando pasaba por la puerta de una tienda de vente duro de esa en la que hay moro se mete pa dentro y grita "Marrueco cabrón, Sajara libre". Yo me escaqueaba pa no pasá mucha vergüensa hasta que el niño quiso entrá en el locutorio que hay en la plasa mina endonde me hiso la entrevista el Chapu y yo no se lo consentí, porque no estaba dispuesto que se metiera con el chavá que hay allí, aunque sea de Marrueco. No vea el berinche que cogió. Se puso a llorá como un poseso y ahí entendí yo la frase esa que le dijeron al último rey moro en España de lo de llorá como mujé. Este lloraba como un coro de mujere despué de que sierren las rebaja. Ensima la gente me se queaba mirando y disía "No le pegue al niño, hombre"... "hay que vé que poca pasiensia tienen los padre"... y cosas asín que yo no sé quién le mandaba a la gente meterse en mis cosa. Una señora me se vino y me dijo, "vi a llamá a la pulisia, por malos trato a niño, hijoputa".

Ante de que el niño me buscase un ruinaso de los bueno, me lo llevé corriendo y le compré un bombón helao en la tienda pija esa que hay en la esquina entre Sagasta y San Pedro. Como estaba má calmaito le dije "ahora vamo a correo que vi a echá una postá pa la Vane, despué compramo un pescaito en la plasa y pa casa a esperá al Luí". En correo compré un sello pa mandá una postá de Cádi a la Vane, pa que la tenga de recuerdo allí en los Estado Tó Unido de América, que se acuerde de la bellesa de su tierra. Escogí una postá con una foto del Teatro Falla, que aunque a la Vane le da iguá, seguro que a la Cacelin le encanta.

Estaba en la plasa comprando unas caballita pa que mi Chari las asara y pegarme un lujo de eso maravilloso que permite Cádi de unas caballa con piriñaca pa almorsá cuando empesé a escuchá sirena y un montón de jaleo. Del tirón me fui pa afuera a vé que pasaba. Había un cordón pulisiá alrededó de correo. Estaba allí curioseando pero el Moi tiraba de mi como queriendo irse. Pensé que vé tanta gente de uniforme, con casco y pistola le daba una mijita de jindoy.

- Espérate, que me quiero enterá qué ha pasao, que ya tengo pó pa mañana contando esta aventura.
- Yo sé -me respondió el niño.
- ¿Como que tú lo sabe? -le pregunté sorprendió.
- Tcchhhhhssssss. Seguro y yo cuento tó.

Totá que cogimo el camino de casa evitando la pulisia, las tienda de vente duro, las barraca, las calle con nombre de santo y tó las retisensia que el niño porculero pone. Cuando llegamo a la casapuerta le pregunté otra vé:

- Cuentáme, qué ha pasao.
- Alarma bomba.
- ¿Alarma de bomba? ¿De quiene, de los de tu tierra?
- Mmmm. Alarma bomba, bolsa pegatina "Gora ETA".
- ¿Qué han puesto una bolsa con una pegatina de Gora ETA? ¿Vamo a esplotá? ¿Van a volá Cádi? ¿Van a volá a los leone de correo?
- No, solo broma, pa susto España por pueblo sajara.

Le fui a preguntá que cómo sabía él tó eso, pero me fijé que la riñonera que llevaba cuando salimo de casa ya no la tenía. Será hijo de Mahoma el niño este. Cuando llegó mi hermano Luí pa recogerlo el niño me miró y con dó gesto espresivo me amenasó con cortarme el cuello si le contaba algo. Evidentemente, no le dije ná a mi hermano. Totá, sólo había hecho una broma inosente de un niño.

4 comentarios:

p.damian dijo...

pues anda k no a tenio,trabajo la pasma,en cai hoy,joder k si un,alijo de droga,k si una amenaza de bomba,esta la policia mas ocupa k en marbella,y mira k aqui estan acupaos,k los z,no dan a vasto,han terminao con marbella,y ham empezao con estepona,carmelo manda,al saharauy,pal sahara,por k una persona k no come halufo,o tiene mucho colesterol,o no es digno de vivir en cai,ni siquiera 1 mes

Bermauntier dijo...

Vaya niño mamón, Carmelo, pero es gracioso y no le vayas a dejar que lea los comentarios vaya que sepa que yo le he dicho mamón y ponga askí en Córdoba otra riñonera de esas, que tú sabes que askí tenemos cosas de moros y tal pero no queremos tener tanto.
Tú me entiendes.

Anónimo dijo...

ioputa el morito! la que lia el mamon! ese chiquillo no sabe lo que se pierde sin come serdo, que pena! ya se podian haber puesto tontos y desir "los moro no podemo come col de brusela" pero serdo... yo me pregunto, de verda les merese la pena estar vivo? seguramente no, por eso tienen tantas guerras y esas cosa, porque tota si no pueden come jamon, ni choriso, ni panseta, ni chuletita... lo mismo les da que una bomba los mande pal otro barrio, tota, eso ni es vida ni es na!
saluditos. mari.

salvochea dijo...

Carmelo, pisha, como dicen por aquí , del cerdo me gustan hasta los andares.

Cuentan por estos lares que en Cuaresma los monjes como solo podian comer pescao y cosas que no tuviesen cerdo o carne y tal, tiraban los cochinos ya previamente mataos al río y un poco más abajo del mismo los cogia otro monje como quien pescaba un atun.

Así sorteaban la abstinencia y se ponían moraos.

Tu dale al niño no jalufo chungo, dale jamoncito del gueno sin decirle lo que es y verás como le gusta.

Que ya conocí yo allí en el Sahara a alguno que probó el jamón, el valdepeña y los cubatas y decía que le gustaban más que un buen polvo al tio.

Ahora eso sí, el morabíto ha salio un poquito hijode.......

Tu por si acaso ten cuidao que igual acabais los dos en la trena por terrorista.

Saludos desde El Bierzo.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner