Carmelopoli

miércoles, 12 de marzo de 2008

Derecho de familia

Ayé mi Chari me dio el día. Resién levantá, porque yo en el sofá no logró encadená onse hora de sueño como ante pero la hija de la gran puta sigue levantándose casi a las dose del mediodía, con el camisón puesto y las lagaña todavía en la cara me se vino pa mi y me dijo. "Carmelo, vístete que a las una tenemo sita con un abogao pa lo de la separtasión".

Evidentemente, a mi la idea no me hasía ni una mijita de grasia y le toque la fibra sensible, que no es presisamente el corasón sino el monedero. "Chari, chocho, tú sabe que eso cuesta un dinero". "Que va, carajote (ella sigue utilisando los mismo calificativo cariñoso del último mé), es un abogao de grati que te separta en el sentro de la mujé que hay en el Palillero". Se ve que llevan rasón los obispo y esta gente del pesoe se quiere cargá mi familia que hasta dan abogao grati pa separtarse. Pero ahora que lo pienso, lo de la mujé del Palillero lo ha puesto Nuestra Señora... Entonse es que es un servisio nesesario, seguro.

Totá, que mi Chari se puso el traje chaqueta de la comunión de mi Sergio que es lo má arreglao que ella tiene aunque de lo estrecha que le queda la chaqueta tiene que llevarla desabrochá porque una vé se la abrochó cuando iba por la calle San José y salieron los botone disparao como proyestile y se cargó una farola y el escaparate de la tienda de ordenadore que había allí que saltó la alarma y tuvimo que salí corriendo. Me imagino yo al pulisía locá redastando el informe "Rustura de cristá por ojeto contundente que por la forma y trayestoria parese sé ¡¡un botón!!" Pa mi que despué de aqué informe lo echarían direstamente del cuerpo y de la Pulisia, porque esa gente no sabe que los botone de mi Chari los carga el diablo. Yo me puse una camisa verdesita que tengo y el jersey que me regaló por mi cumpleaño una vé mi Chari cuando toavía estaba abierto el Palasio de la Moda. Yo le dije, asín como queriéndome hasé el cariñoso "Chari, ¿te acuerda? este jersey me lo regalaste tú". A lo que la mu cabrona respondió "Desde luego, vaya mil peseta que malgasté que eso me da a mi pa sei cartone en el bingo". Pa mi que con lo del bingo está osesioná, aunque no quise disirle ná.

Estuvimo allí un rato esperando en el jól que viene a sé como una sala de espera pero en plan pijo hasta que no resibió una abogá. Yo cuando vi que era abogá y no abogao ya me cagué por las pata abajo. Ademá, era de estas gachine que se ven que si pudieran le cortaban toas las picha a tos los hombre y hasian una esposisión en el Museo del Ná. No sé si me esplico, pero seguro que tos los gachone que me leei os habei encontrao alguna vé con una de esta. Y espero que ninguna de las presiosa mujere que leen este bló sea de este tipo. Y si lo son, que nunca las vea teniendo ellas una estijera en la mano.

"Venimo porque queremo separtarno". Dijo mi Chari. "¿De mutuo acuerdo?" preguntó la abogá. "Sí", dijo mi Chari que se ve que no terminó de entendé mi situasión el día que me arrodillé por el pasillo llorando y pidiéndole otra oportunidá. Ante eso, yo carraspeé. "Bueno, es que yo no quiero separtarme". "Pero yo sí". "Pero si yo sigo a tu lao, no nos separtamo, porque pa separtarno tiene que sé que uno no esté con el otro y si tú te va pa un lao y yo me voy contigo no estaremo junto si no separtao, ¿no?" Las dó me miraron con la misma cara que se le puso a la Espe el domingo.

"Es que estamos hablando de una separación de derecho, no de hecho". Yo es que cuando me hablan de término tesnico me pierdo. Iba a preguntá, pero entonse se entrometió me Chari. "Eso, eso, separteme pero de derecho, de derecho de familia". "Bueno, pero en realidad sería más rápido divorciarse que separarse". "Po endivorsieno", dijo mi Chari que se lansó del tirón.

"Tranquilícese, señora, vayamos por partes". "Ahí está, Chari, por parte, por parte, que tiene tu mucha bulla en separtarte o endivorsiarte. Seguro que tú tiene un querío por ahí". "Yo te he hecho fié toa mi via so desgrasiao, hasta que esta señora no disuelva el vínculo, yo te vi a sé fié, porque si tú ere feo asín, con un pá de cuerno, no me lo quiero ni imaginá". Aquella confesión me tranquilisó un poco, aunque lo de insultarme por toa la cara creo que estaba fuera de sitio, como Calderón en el banquillo del Cádi.

"¿Ustedes tienen bienes?". "Una casa", dijo mi Chari. "Bueno, la casa es mía, que me la dio mi mare ante de morirse". "Pero, si la donación se hizo constante matrimonio en la sociedad de gananciales, la titularidad es indiferente de ambos cónyuges". "Ahhhh", dije yo, aunque por la cara se tenía que notá que estaba má perdío que un boliviano en casa de Pepe Blá. "¿Y quién se queda la casa?" preguntó mi Chari muerta por el interé. "Eso lo tendrán que desidí ustedes en el Convenio Regulador". Yo ná má que escuchá la palabra Convenio me descompuse, que eso me suena a mi a cuando trabajaba y cada vé que nos revisaban el Convenio era pa quitarno día de vacasione.

"Permítame que le haga una pregunta". Dijo la abogá. "Su marido, aquí presente, la maltrata". Yo me quedé má rayao que la banda masnética de la tarjeta visa de la parienta del Becam. "No. Y que no se atreva a ponerme una mano ensima, que le corto los guevo, los echo en el puchero y le doy a comé la sopa. Vamo hombre". "¿Ni siquiera sicológicamente?". Ya tuve que interviní. "Que no joé, no te ha dicho que no". "Me dice usted que su marido nunca la ha acosado, le ha provocado desazón, desasosiego, malestar..." "Bueno, eso tos los día. Desde que lo veo cuando me levanto hasta que me quedo dormía, me provoca eso y cosas peore. Cuando deja los calsonsillo susio por medio. Cuando mete los calsetine dentro los sapato, cuando acaba de comé y se va al sofá sin recogé ni un plato, que me tengo que poné yo a recogerlo tó, cuando llega a las tanta borracho,... Pero que eso es normá". "Señora, eso puede ser considerado maltrato sicológico por minusvaloración del papel de la mujer en la relación entre iguales". Yo cada vé estaba má hundío, pa dentro de la silla, como Llamasare. Me veía que había entrao pa separtarme y que iba a salí del Palillero sin esposa pero esposao, valga el juego de palabra pa aliviá el momento de tensión. "Ya, pero es que yo no vi a desnunsiarle por eso. Yo vengo a endivorsiarme, no a que al inúti del Carmelo lo metan preso". "Es que si usted no denuncia, aquí no podemos seguir ayudándola" le dijo la tía y se quedó tan pancha. Como cuando el Lama dise que su coro es un cajonaso, po iguá.

"¿Entonse usté no nos va a separtá?" le preguntó mi Chari ya con la ansiedá metía en el cuerpo. La tía miró el reló con má mala idea que Alonso en un confesionario de Mersede. "No, yo si usted no denuncia, sólo puedo asesorarles. En ese caso, para el divorcio tendrán que buscarse un abogado y un procurador y será el juez el que determine la disolución del vínculo conyugal". "Ahhhh" el boliviano seguía en casa de Pepe Blá. "¿Un abogao y un procuradó? ¿Eso costará mucho, hija?". "Depende. Si es de mutuo acuerdo es más económico". "Po de mutuo acuerdo, de mutuo acuerdo". Entonces dijo las palabras mágicas "teniendo en cuenta que hay vivienda de por medio entre ochocientos y mil quinientos euros, pero pueden ustedes pedir un abogado de oficio". "¿De qué ofisio?" pregunté yo, ignorante de mi. "Pos de qué oficio va a sé, Carmelo, que parese tonto, un abogao, de ofisio abogao" replicó mi Chari. La gachí hiso como si fuera sorda "Los abogados de oficio prestán sus servicios gratuitamente siempre que cumplan ustedes con unos requisitos económicos. Vayan al Colegio de Abogados, en la calle Tamarindos y allí les informarán y ahora perrmítanme, que hay gente esperando".

Nos levantamo con mala sensasión. Era la primera vé que me ofresían gratuitamente algo y yo no me alegraba. Nos miramo mi Chari y yo. La hora que era ya no era plan irse ahora hasta Bahía Blanca al Colegio de Abogao. Mejón iría ella al día siguiente y asín nos íbamo acostumbrando a lo de está separtao. Que se ve que es el futuro que nos espera.

6 comentarios:

melkart dijo...

Oju Carmelo, tiene ese matrimonio tuyo menos porvenir que un espía sordo.

Cuando la mujer te dice que te tires del puente abajo, has de buscar un puente que sea bajo. Así que si te dice que se quiere separar y la casa es tuya, chungo, yo de ti iba ya buscando un piso chiquitito en la Isla o Pto Real.

Bueno como tienes confianza con Nuestra Señora igual te da uno de esos de cuarenta metros, pero pa tí solo te llega.

Y vete ahorrando que hasta los abogados de oficio salen caros.
Que esos no dan gratis ni la hora.

Saludos desde El Bierzo

m. dijo...

igual, si vos no tenés trabajo va a tener que hacerse cargo ella de todos los gastos. Y si te llevás los chicos a vivir con vos, ella los va a tener que mantener. Por lo menos, acá es así.

Raùl Junquera dijo...

Mira CARMELO, te lo iba a mandà por el privao ese de tu gmail, pero mejòn te lo digo por asquì, a mì estas mariconàs de los matrimonio si se separan o se dejan de separà, si follan o no follan, si està en el sofà o no està, a mì me la trae floja, dèjate de rollo CARMELO, que parese que tas vuelto carajote como cuando te fuistes pa los madriles esos o los barselona para lo del currelo ese que ar finà no saliò, picha cuenta argo que me parta la polla de reì y no me haga llorà mà por la gloria de tu awela, que sufro mà con tu via personà con la tigresa que con la vistoria del zETAp...

SALUDOS CARMELO!!!

oriental dijo...

...Carmelo, no te dejes avasallá, que motivos reales pa serpartarte no hay, lo que tienes es que volver a camelarte a la Chari. Besitos orientales.

Cris Lago dijo...

Jooo, mímala Carmelo!!Con la parla que tu tienes seguro que no es complicao....

Y cuando pases por mi Plaza saludaaa!!!

www.minombre.es/manuelrubiales dijo...

Enga ya Carmelo, tú lo que tiene que hasé e asaltá a la Chari a traisión, romperle los botone de la blusa a bocao, sobarle las "lolitas" y meterle ya un leñaso de aquí te espero en lo arto de la lavadora con el programa de sentrifugao puesto, ya verá como endespué se le quitan las gana de meterse en abogao.
Ea picha, un abrazo y un buen porvo.

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner