Carmelopoli

jueves, 4 de febrero de 2010

Gachise

¿Se habei fijao la cantidá de pulisia que hay por Cádi? Son como los busone, están por toas las esquina. Yo me creía que era por los Cuartos de Finá del Carnavá, pa protegé al jurao de lo que le pudiera pasá despué de habé dejao afuera algunas. O preparándose pal sábado, pa lo que se puede liá con el corte de Cuarto a semifinale. Pero no. La rasón era otra. Pobre de mi isnoransia.


Estaba yo en casa, serían las sai de la tarde, cuando llamaron a la puerta. Abre la Vane y me grita: "Carmelo, vienen a buscarte". Cuando saco la cabesa y veo a dó nasionale, con las peaso de metralleta a cuesta por poco no me cago por las pata abajo. Los miré, me miraron y me preguntaron: "¿Carmelo Gómez Ramírez?". Yo no supe que contestá pero mi cabesa se movió de arriba pa abajo. "Acompáñenos, por favor". Yo me había quedao en blanco pero una vó dentro de mi que no se de dónde salió dijo "Yo no ha hecho". Los nasionale ni se ismutaron. "Acompáñenos, por favor".

Yo creía que me iban a esposá, pero no. Me puse enmedio de los dó pulisia y yo iba escoltao. Con lo bien armao que iban (y lo digo sólo por lo que se veía) no habrían hecho falta esposa. Yo iba escoltado por la pulisía nasioná y pensaba que escoltado van los preso, pero también los político y los árbitro cuando hasen un mal arbitraje. tenía duda de cuál era mi categoría en aquel momento. El coche Seta estaba aparcao justo alante de mi casapuerta. Me metí adentro y me entraron gana de echarme a llorá. Me veía ya en el Jusgao.

"Le prometo que lo de Martíne Are ha hecho cachondeo, que yo me meto con él porque lo asmiro..." Los nasionale no contestaron. Iguá ese no era el tema. "¿Quiéne han hecho? ¿Los de Las consiensia del Carnavá? ¿Los del sueño de Febrero? ¿Las de Con un par? ¿Los de las trenta moneda? ¿Los de Se buscan donante? ¿Los de Nerva?..." La cantidá de enemigo que tengo, pensé. Con toa esa getne me he metio yo este año y seguro que me se olvida alguna. "Esijo que me den informasión. Tengo derecho a sabé las rasone de mi detensión". Yo gritaba y los nasionale no me hasían ni puto caso. Entonse empesé a cantá por Los Chicho "Libre, libre quiero sé, quiero sé quiero está libre..." Si me llega a vé el Taka me hase un pasodoble contra la opresión pulisiá. Tanto canté y tan malamente que se puso a chispeá y uno de los dó nasionale se giró y me dijo "Cállese, señor Carmelo, que no está detenido. Está en una misión de alto secreto".

Ya estamo. Noche de Carnavá y me llevan por ahí afuera. A vé si el Mojama o el Borbón o quien sea tienen sintonisao Andalusía Televisión, porque si no, me pierdo la funsión. Lo que yo no me esperaba fuera que me soltaran tan pronto. En el Palasio de Congreso nos bajamo. Crusamo el jall, subimo las escalera y nos metimo en un despacho. Allí estaba la Bibi.

- Carmelo, ¿qué pasa, hijo? ¡Cuánto tiempo y tiempa hase que no te veía!
- No me vi a acordá de tu puñetero pare, porque es el que te ha buscao el currelo este que tiene ahora. ¿No me podía habé llamao al telefonillo, como siempre? -le reproché.
- No, perdona, pero es que aquí y acá estoy de ministra y tengo mucho trabajo y trabaja pendiente. Por eso he mandado a dos policios y policias a buscarte.

¿Me iba a enfadá con ella? Pa una vé que hay una ministra de Cádi. Y ademá, que la pobre es asín, tan poquita cosa, está tan verde y tiene un buen puntaso, pa que nos vamo a engañá. Que en este caso no es sólo la erótica del podé. Ademá, que bastante tiene con tos los facha (y facho) que le dan caña por las mañana en las arradio.

- Bueno, ¿y que quería? -le pregunté.
- ¿Sabrás que estamo en Cádi selebrando unos encuentro de mujere por la igualdá? -me dijo ella en plan pregunta retórica.
- No, no lo sabía. Es que con esto del concurso, me acuesto a las tanta y cuando me levanto han pasao hasta los telediario. No me he enterao de ná. Vamo que se acaba el fin del mundo, o algo má importante, a Cristiano Ronaldo le sale un herpe, y no me entero.
- Po presisamente por eso te llamábamo, por el concurso.

Resulta que había un montón de gachise en Cádi de los gobierno de toda Europa pa unas jornada sobre igual dá. Que digo yo que no sé qué jornada son sobre igual dá, si no hay hombre. Bueno, igual dá. Totá, que querían ambientarla en el espíritu de Cádi y llevarla al Falla, pero como están toas las entrada vendía, son tantas gachí y no está el de los Moranco pa colá a quien él le dé la gana, po desidieron que era mejón cogé una sala del Palasio de Congreso, poné una pantalla gigante y verlo por Andalusía Televisión. Con tradusión simultánea, por supuesto. El poblema es qu ela tradusión no podía esplicá algunas cosa, y pa eso me nesesitaban a mi, pa que les esplicara un poco de Carnavá. Casi ná.

- Ahora, te va a tu casa, te ducha y te arregla que tenemo que da buena imagen por la presidensia uropea. A las dié tes quiero vé por asquí.

Escoltao por los pulisia de ante y en el coche seta volví a mi casa, me duché y con el jabón me di hasta detrá de las oreja. Que no fuera por mi lo de la buena imagen. Mi Chari quería que me pusiera el traje de la boda, pero no me serraba, asín que me puse lo má arreglao que tengo en versión suplente. Jersey de cuello vuelto y pantalone vaquero. Pero los bueno, los que me compré un día que fui a Puerta Tierra, a Moda Ferrari.

Llegué a tiempo pa inisiá mis esplicasione:

"Van a vé una sesión del concurso del carnavá de Cádi. Este concurso es el má antiguo del mundo y se selebra desde el día despué de que Caín le reventara el coco a su hermano, según parese porque dijo que no le gustaba su comparsa y que el pasodoble al pare le recordaba mucho a algo que ya había escuchao ante. Este es el concurso má largo del mundo, porque duran trentiun día má o meno y han estao cantando de tos lao. Ahora que son las fase definitiva, ya sólo cantan de Cádi y alguna infiltrá. En el concurso hay cuatro modalidade distinta..."

En ese momento me cortó la Bibi. "Carmelo, no hase falta, que ya les bemo dao un dosié." Estos político tó lo arreglan iguá, se pasan un dosié y se cren que eso se lo lé alguien. Me callé la boca porque me lo había mandao la señora ministra y porque ya iba a empesá el coro de La academia.

"Coro misto de Luí Rivero, el de Guadalupe que se ha pasao al coro este año", dijo la tradusión una de las ministra del fondo, que me parese a mi que era lovena. Al meno eso me dijeron cuando me la presentaron. "La ministra es lovena". No vea la gachí como se había leío el dosié. A toas les encantó que fuera un coro misto. "Carnaval de Cádi very igual dá" dijo la Bibiana. Por los cojone, pensé yo. Pero no le corté el punto. Ya habían visto a toas las mujere que iban a vé en esa noche de funsión. Pero la más flipá fue la sueca con la última cuarteta de Abba que se subió a la silla y se puso a bailarla. Eso es una patriota.

La segunda que salió por la tele era la chirigota del Sheri. "Esta es mu buena chirigota". Asvertí previamente. "Le escribe un tío del Loreto, pero eso no quita pa que sea buena chirigota". "Zanzare" dijo la ministra italiana que era la que estaba má buena, que pa eso la había escogio Berlusconi. "No. En Zare no, en Pepi Mayo. El tipo es de Pepi Mayo". Se ve que esa parte no venía en el dosié de los cojone. Las gachí pegaron una carcajá en cada cuplé y otra en el pupurrí en la cuarteta de la persecusión.

El tradustó simultáneo era bueno, pero yo quería hasé mis pinito con el inglé que estoy aprendiendo viendo la BebeSé a la hora de acostarme. "Dis is comparsa" dije cuando venían los de Nene Chesa. "Very sentimental" y me puse la mano en el pecho pa que entendieran el consesto de sentimental por si mi inglé no llegaba a tanto. Lo que me dejó flipao fue que despué del primé pasodoble me dijera la de Chequia: "meresido homenaje a Adela del Moral. Gran coro La jaima. Buen tango el de la Tertulia de doña Frasquita". Con la boca abierta.

Despué llegó la chirigota del Ardentía. Iba a esplicarle que Juanito era el espiker de la Caleta (espiker of de Caleta) pero me se antisipó la ministra portuguesa. Esa no hiso falta que me la presentaran que con el traje de tirante que llevaba se le veían los sobaco y ya sabía yo que era la portuguesa. Es que, en la sala hasí un caló del carajo y estaba yo con mi jersey de cuello vuelto y mi camiseta interió de abanderado piojitero pasando má caló que un buso en Esija. Lo que no habría dao yo por cambiarme como los chavale de la chirigota.

Uno de los punto culminante fue el cuarteto del Gago. Las carcajás retumbaron en tol salón. Sobre tó cuando salieron los mamarrachis. "Mariachis típicos españoles", dijo la polaca. Se ve que tanta laca le había esponjao el selebro, como a Tamara-Ambar-Yurena. Tal y como acabó el cuarteto me se asercó al ministra danesa pa que le mandara los prósimo capítulo porque se había quedao enganchá al culebrón. "Yo te mando los capítulo y tú me manda unas caja de galleta", le propuse. Otro habrían prefirio el intercambio con la ministra holandesa, pero es que esa no se enteraba de ná. Como si estuviera fumá, la gachí.

La tele era enorme y con una definisión que ni Toesli define tan bien. Fítetú si era grande la tele que el flequillo de Fernando Pére paresía la visera del Carransa. De toas forma, por mu grande que era la tele, yo siguía sin verle la grasia al duque de la calle Ancha. A la Pá Santana sí, pero es que la Pá Santana tiene un huequesito en mi corasón.

Despué llegó la chirigota de Los famosos del Taka. "¿Dódne están Los Morancos?" dijo la holandesa. Lo que yo te diga, fumá. "Esto no son esos famoso, esta es la chirigota del Taka", le respondí. Despué del segundo pasodoble inisié una esplicasión sobre quiéne eran los del Seprona, pero teniendo en cuenta la cantidá de podé político y de pulisia que había allí, la dejé ensiguía. No se quedaron mu conforme, de toas forma, las ministra con el pupurrí de la chirigota del Taka. La fransesa y la alemana se pusieron a bailoteá un poco. Pero nadie le siguió el rismo.

Con el coro de Julio Pardo se quedó encantá una de ella. "En mi país buscamos la libertad, hemos tenido batallones de la libertad, como este". Era la ministra Antonia, que por confiansa las demá la llamaban Tonia. Hasta cuando me la presentaron me dijeron "La ministra es Tonia", pero yo no tenía el sufisiente trato como pa llamarle por el diminutivo. El coro le gustó mucho a la mayoría y es que es lo que tiene el coro de Julio Pardo que le encanta a los turista.

Estando Los empapao en la pantalla me se asercó una ministra a preguntarme si Manolín Gálve era el mismo de Las viuda y por qué estaban tan flojito este año. Yo tuve cuidao porque me habían dicho que esa ministra era un poco guarrilla. "La ministra es lobaca" me dijeron cuando me la presentaron. No tenía pinta de sé una lobaca, pero ya sabemo que esta gente saben disimulá mu bien. Por si acaso yo le dije que sí con la cabesa y me señalé el pinganillo (el de la oreja) como si no me funsionara y se fue ensiguía a por otra pesa. La tía lobaca.

Cuando salió por la tele la chirigota de Los de San Juan se levantaron un par de ministra. Era ya mu tarde aunque se iban a perdé a Los Santo, pero ella sabrían. Lo que no me gustó ni mijita es que, ante de irse, una de las gachí dijera "el Carnaval de Cádis no vale nada. Me aburre". "¿Quién es esta?" le pregunté a la Bibi que estaba a mi vera. "Esta es la húngara", me dijo. Entonse me levanté y dije "Ungara, ungara, un garajo pa ti". Es verdá que fue salirme del protocolo pero pa mi que el tradustó no lo tradujo y me puede salvá del broncaso. La Bibi me miró con mala cara pero yo le dije que me habían tocao lo mío y que yo por lo mío, ma to. Como Belén Esteban que estaba presisamente en la chirigota.

Salieron Los Santo y se escuchó un murmullo en la sala. A má de una se le reastivó la líbido. De toas manera, el momento culminante fue cuando cantaron el segundo pasodoble, que las ministra hasta se pusieron a aplaudí. "Nais, nais", disía la Al finá, la ministra griega me dijo que habían estao flojito y que no creía que fueran a pasá a la finá. Es que a los griego siempre les ha gustao lo de dá por culo.

Con la comparsa de Algesira Menudo bibliotecario se fueron queando dormía. La única que mantuvo el tipo fue la tetona. Bueno, me dijeron que era la ministra tetona, pero yo tampoco le veía tantas teta. Hasta se le saltaron las lágrima con el pasodoble de la mujé de Valdivia. Las demá roncando como bendita, que a esas hora ya no tenían cuerpo pa ná.

Regresé a casa andando, porque ya los pulisia no me hisieron ni puto caso. Como ya no me nesesitaba el Gobierno de España, po a pata del palasio de Congreso hasta el Mentidero. Cuando volvía a mi casa pensé, buenos má que le he dicho a mi Chari donde iba, porque si llego a volvé a estas hora y le digo que he pasao la noche con trante mujere, me echa de casa.

5 comentarios:

Valdepeñitas dijo...

No quiero parecer un pelota de mierda...pero ha valío la pena esperar una semana p'a leerte de nuevo. Sembrao, has estao sembrao; mu bien de letra, mu afinaito y mu bien traido...Como dice La Mariajimene en La Copla: yo te vi a dá un diez. Ole!

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Valdepeñitas, las unicas pelotas de mierda las formas los escarabajos peloteros y tampoco me incluyo en ellos, pero sí en decir que ha merecido la pena esperar. Buenísimo, sin duda.

Besos.

Marisa

Manuel Rubiales dijo...

Buenísimo Carmelo, le he partío la caja con lo de la ministra lovena, de lovenalandia, por lo meno

オテモヤン dijo...

オナニー
逆援助
SEX
フェラチオ
ソープ
逆援助
出張ホスト
手コキ
おっぱい
フェラチオ
中出し
セックス
デリヘル
包茎
逆援
性欲

giakkomo dijo...

Otia un chino Carmelo multinasioná con dos cojone .

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner