Carmelopoli

sábado, 10 de julio de 2010

El peso de la caló

Aprovechando que mi Chari está mejorsita, me desidí ayé a volvé a La Caleta. Fue nuestro regreso que tuvo como gran ayuda la del médico que le ha quitao la escayola y le ha puesto una venda elástica. Como se entere de que la escayola se puede sustituí por venda elástica el dueño de la casa en la que está alquilao el Angelin, ya no arregla el gachó ni una vé má el techo la cosina, porque el dueño de la casa del Angelín con las obra es má duro que el mismísimo ministro Pepiño Blanco con su segundo puente, que con el retraso que lleva va a sé el tersero. Aunque el tema del puente lo vi a dejá pa otro día de crítica política.

Como iba disiendo, que ayé aprovechamo pa irno a La Caleta a echá la tardesita y cogé un poco de coló que nos estábamo queando má blanco que el culo de Iniesta despué de los día de baja playera que se ha cogio mi Chari y que a mi me han tocao de forma conyugá, que quiere disí, por cojone (con -yugo), porque si no, cualquiera aguanta a la parienta.

Totá, que estábamo allí sentao en la silla, mi Chari, y yo y llegó el Angelín que se puso al lao nuestra resguardaíto una mijita del levante que estaba porculerillo, aunque en La Caleta se note meno que en las playa de Puerta Tierra porque hasta pa eso tiene mi Caleta suerte. totá, que estábamo allí sentao, tomando el solesito, medio traspuestillo, los tré y al Angelín se le ocurre disí:

- ¿Tú te imagina que no biera nasio en Cádi, Carmelo? -me soltó sin anestesia el Angelín.
- Hombre, po si no fuera de Cádi me habría gustao sé de Barbate y haberme venio a viví de chico a Cádi -le contesté yo, rápidamente, entendiendo que dentro de la desgrasia de habé nasio fuera del territorio sagrao que delimita la bahía el Aslántico y las Puerta de Tierra, lo del pueblo sercano con llegada temprana a la capitá podía compensá la desgrasia. - Pero no creo que biera hecho posible porque mi pare, desde que mi mare estaba de sai mese no la dejaba crusá las Puerta de Tierra, por si acaso, no fuera a sé que tuviera un niño beduino. Asín que Barbate, mucho meno.
- No, Carmelo, me vengo a referí a no habé nasio en Cádi, habé nasio en otra familia, o en tu familia pero que tu familia no fuera de Cádi -me esplicó el Angelín.
- Pero eso es imposible. Yo no podría sé yo si no biera nasio fruto del amó y del Carnavá entre mi pare y mi mare -le contesté rechasando su propuesta por asurda. En ese momento intervino mi Chari:
- Lo que el Angelin te está intentando disí -¿cómo carajo sabe esta lo que el Angelín me está intentando disí?- que si tú fuera otra persona que no fuera de Cádi tu vida sería totalmente distinta.
- Aro, y la tuya, mi Chari, que no nos habríamo conosio -dije en tono romántico, pero resibí la respuesta de un aleteo de pestaña en plan, ni me lo cuente que me pongo pitosa asquí mismo.
- No puedo ni imaginarlo -refrendó mi Chari.
- Eso es. Yo, lo que tes quiero disí que si no fuéramo de Cádi las cosa serían mu diferente.
- Y mucho má chungo -completé yo enmientra que perdía mi mirada en el sielo caletero justo en donde confluye con el Castillo de San Sebastián.
- Aro. Porque, tú imagínate por un momento que biera sio tú de Jaén.
- Y pronunsiara las jota asín to rara, que al disí reló, paresiera un gargajo al finá que te atraganta-le añadió mi Chari.
- Ayé, con cuarenticuatro grado a la sombra, que con esa temperatura dise que hasta la saliva se evapora -continuó el Angelín.
- Que te trompiesa en la asera, te cae en la calle y en vé de una brecha te hase una quemadura de tersé grado -pensè en vó alta enmientra que me subía el caló. Pa superarlo abrí la nevera y le hise el boca a boca a una litrona fresquita.
- Con lo lejo que está Jaén de Cádi -serró el Angelín- que no hay ni autobuse.
- Pero no es cosa de distansia -retomó mi Chari-. Porque los miarma están ahí al lao y no vea el caló que pasan.
- ¿Tú te imagina a Carmelo miarma? -se cachondeó el Angelin dirigiéndose a mi Chari-. Devoto del Gran Podé, sosio del Beti, con su cadena de la Macarena.
- Como el gangoso, ma caena, ma caena -dijo entre risa mi Chari recordando el chiste de Arévalo, ese gran hombre que nunca hiso chiste de maricone ni de gangoso.
- Y leyendo a Antonio Burgo -sumó el Angelín.
- Dejarse de rollo, que me están entrando sudore -traté de cortá porque lo de Antonio Burgo me paresía mu fuerte.
- Y pasando caló, hoy. Sentao en la orilla del Guadalquiví pa vé si coge algo de fresquete, porque este con lo miseria que es no paga ni el peaje -añadió mi Chari.
- O trabajando. Porque los miarma no tienen prejubilasione, ni baja, que no tienen el arte de Cádi pa esas cosa.
- Hombre, Angelín, tampoco te pase, que no es que los miarma vayan a levantá el paí a estas altura -le corrigió mi Chari.
- Pero el caló no se lo iba a quitá nadie. Triana república independiente, pero ponerle aire condisionao.
Las carcajás de los dó se oían a la altura del Corralón. Yo cada vé me estaba acalorando má, le pegué otro buchaso al sumo de sebada embotellao pa vé si me se pasaba, pero no se habían quedao contento. Estaban dispuesto a empeorarlo.
- O que fuera de Jeré. Con el pelo engominao y su bandera de puta Cádi colgá en la mobilete -propuso el Angelin.
- Aro, y en la habitasión, en vé de la afoto de Nuestra Señora, una con el Pacheco dándome la mano -metí yo pensando en que si era yo mismo el que retomaba el cachondeo, se acabaría el cachondeo cormigo.
- La afoto de la inagurasión del sircuito. Y la camiseta asulina enmarcá en la salita. -Mi Chari no estaba dispuesta a dejá de cachonderase de mi.
- La de Mendosa. Y un autógrafo de Gorosito -empeoró el Angelin.
- Y en día como hoy, en vé de la playa tol día dando vuelta por el Ikea a vé si cogía un poco de fresquito.

Ya aquello era demasiao. Estaba notando en mi tol peso de la caló. Me levanté, me metí en el agua y estuve nadando hasta serca de agua tapá tratando de olvidá lo chunga que podría sé mi vida si yo no fuera de Cádi. Y el caló que habría pasao un día como ayé, sin sombrilla, servesita y bañito en La Caleta.

4 comentarios:

Paco Rodríguez dijo...

Ojú y si fuera parguela????

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Te lo digo yo... ¡¡¡Pa morirse!!!

¡¡Ojala vendieran brisa Caletera embotellada, que la compraría al por mayor!!

Besos.

Carmelo

Anónimo dijo...

Tengo que enterarme yo de lo que significa habitación en el idioma gaditano, porque en mi pueblo la habitación es el nombre que se le da a la alcoba conyugal, y no me imagino yo que nadie pueda tener un sueño reparador, por no hablar de otro tipo de reparación, en una alcoba que tenga en su pared colgado un retrato de Vuestra Señora.
Ya veremos en que queda lo del pulpo que este ZP cada vez que habla sube el pan o la gafa.


La de la Fidelidá

Anónimo dijo...

CARMELO IMAGINATE Q HAS NACIO EN EL NORTE Y NOS LO CUENTAS, JJAJAJAJAJ,

Related Posts with Thumbnails

Busca lo ques quiera

Google

Los pó del Carmelo, calentito en tu correo

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner